Estados Unidos destruye la flota española del Pacífico en la batalla de la bahía de Manila

Estados Unidos destruye la flota española del Pacífico en la batalla de la bahía de Manila


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En la Bahía de Manila en Filipinas, el Escuadrón Asiático de Estados Unidos destruye la flota española del Pacífico en la primera batalla de la Guerra Hispanoamericana. Casi 400 marineros españoles murieron y 10 buques de guerra españoles naufragaron o capturaron a costa de solo seis estadounidenses heridos.

La guerra hispanoamericana tuvo su origen en la rebelión contra el dominio español que comenzó en Cuba en 1895. Las medidas represivas que España tomó para reprimir la guerra de guerrillas, como el pastoreo de la población rural de Cuba en ciudades guarnición plagadas de enfermedades, se retrataron gráficamente en Los periódicos estadounidenses y la opinión pública enardecida. En enero de 1898, la violencia en La Habana llevó a las autoridades estadounidenses a ordenar al acorazado USS Maine al puerto de la ciudad para proteger a los ciudadanos estadounidenses. El 15 de febrero, una explosión masiva de origen desconocido hundió el Maine en el puerto de La Habana, matando a 260 de los 400 tripulantes estadounidenses a bordo. Un tribunal de investigación oficial de la Marina de los EE. UU. Dictaminó en marzo, sin mucha evidencia, que el barco fue volado por una mina, pero no culpó directamente a España. Gran parte del Congreso y la mayoría del público estadounidense expresaron pocas dudas de que España era responsable, sin embargo, y pidieron una declaración de guerra.

LEER MÁS: ¿El periodismo amarillo impulsó el estallido de la guerra hispanoamericana?

En abril, el Congreso de los Estados Unidos se preparó para la guerra, adoptando resoluciones conjuntas del Congreso exigiendo la retirada española de Cuba y autorizando al presidente William McKinley a usar la fuerza. El 23 de abril, el presidente McKinley pidió 125.000 voluntarios para luchar contra España. Al día siguiente, España emitió una declaración de guerra. Estados Unidos declaró la guerra el 25 de abril. Al comodoro estadounidense George Dewey, al mando del escuadrón asiático estadounidense de siete buques de guerra anclado al norte de Hong Kong, se le ordenó "capturar o destruir" la flota española del Pacífico, que se sabía que estaba en el aguas costeras de las Filipinas controladas por España.

El 30 de abril, los vigías de Dewey divisaron Luzón, la principal isla de Filipinas. Esa noche, al amparo de la oscuridad y con las luces a bordo de los buques de guerra estadounidenses apagadas, el escuadrón se deslizó por los cañones defensivos de la isla Corregidor y entró en la bahía de Manila. Al amanecer, los estadounidenses localizaron la flota española: 10 buques de guerra obsoletos anclados frente a la estación naval de Cavite. La flota estadounidense, en comparación, estaba bien armada y bien dotada de personal, en gran parte debido a los esfuerzos del enérgico subsecretario de la marina, Theodore Roosevelt, quien también había seleccionado a Dewey para el mando del Escuadrón Asiático.

A las 5:41 a.m., a una distancia de 5400 yardas del enemigo, el comodoro Dewey se volvió hacia el capitán de su buque insignia, el Olimpia y dijo: "Puede disparar cuando esté listo, Gridley". Dos horas después, la flota española fue diezmada y Dewey ordenó una pausa en la lucha. Se reunió con sus capitanes y pidió a las tripulaciones un segundo desayuno. Los cuatro barcos españoles supervivientes, atrapados en el pequeño puerto de Cavite, se negaron a rendirse y a las 11:15 a.m. se reanudó la lucha. A las 12:30 p.m., se envió una señal desde la cañonera USS Petrel al buque insignia de Dewey: "El enemigo se ha rendido".

La victoria decisiva de Dewey abrió el camino para la ocupación estadounidense de Manila en agosto y la eventual transferencia de Filipinas del control español al estadounidense. En Cuba, las fuerzas españolas también se derrumbaron ante las fuerzas superiores estadounidenses, y el 12 de agosto se firmó un armisticio entre España y Estados Unidos. En diciembre, el Tratado de París puso fin oficialmente a la breve Guerra Hispanoamericana. El otrora orgulloso imperio español fue virtualmente disuelto y Estados Unidos ganó su primer imperio de ultramar. Puerto Rico y Guam fueron cedidos a Estados Unidos, Filipinas se compró por 20 millones de dólares y Cuba se convirtió en un protectorado estadounidense. Los insurgentes filipinos que lucharon contra el dominio español durante la guerra inmediatamente volvieron sus armas contra los nuevos ocupantes, y diez veces más tropas estadounidenses murieron reprimiendo Filipinas que derrotando a España.

LEER MÁS: El Tratado de París pone fin a la guerra hispanoamericana


Estados Unidos destruye la flota española del Pacífico en la batalla de la bahía de Manila - HISTORIA

Las raíces del conflicto se encuentran en la repulsión de Estados Unidos por la despiadada reacción española a la insurrección cubana que comenzó en 1895. El periodismo "amarillo" de los periódicos Hearst y Pulitzer alimentó la fiebre bélica del público estadounidense con historias sensacionalistas sobre las atrocidades españolas. Las emociones alcanzaron un punto de inflamación con el hundimiento del acorazado Maine en el puerto de La Habana el 15 de febrero de 1898.

El Congreso declaró la guerra el 25 de abril. España pidió la paz el 12 de agosto. El conflicto terminó formalmente con el Tratado de París concluido el 10 de diciembre y ratificado por el Congreso el 6 de febrero de 1899. Los principales compromisos en la guerra incluyeron las Batallas de la Bahía de Santiago y Colina de San Juan en Cuba y la Batalla de la Bahía de Manila en Filipinas

El conflicto en el Pacífico fue unilateral. En la declaración de guerra, se ordenó al comodoro Dewey, comandante del Escuadrón Asiático de Estados Unidos con base en Hong Kong, que llevara sus seis barcos a las Filipinas. Llegó a la bahía de Manila el 1 de mayo y encontró la obsoleta flota española anclada en la bahía. Fue una batalla unilateral. Los estadounidenses fueron superados en número, pero los españoles fueron superados en armas y mal preparados. Al final de la batalla, toda la flota española yacía en el fondo del puerto. Dewey perdió ocho heridos y un muerto (debido a un golpe de calor). La victoria despejó el camino para la captura de Manila el 13 de agosto.

El escuadrón procedió entonces al ataque. . . & quot

El comodoro Dewey envió la siguiente descripción de la batalla a su superior poco después de su conclusión:

SIR: Tengo el honor de presentar el siguiente informe de las operaciones del escuadrón bajo mi mando:

El escuadrón salió de Mirs Bay el 27 de abril, inmediatamente después de la llegada del Sr. O. F. Williams, cónsul de los Estados Unidos en Manila, quien trajo información importante y acompaña al escuadrón.

Llegó a la costa de Bolinao en la mañana del 30 de abril y, al no encontrar ningún barco allí, bajó por la costa y llegó a la entrada de la bahía de Manila esa misma tarde. . .

los Bostón y Concordia Fueron enviados a reconocer Puerto Subic, habiendo sido informado de que el enemigo tenía la intención de tomar posición allí. Un registro minucioso del puerto fue realizado por el Bostón y Concordia, pero la flota española no fue encontrada, aunque, por una carta encontrada posteriormente en el arsenal, parece que había sido su intención ir allí.

Se ingresó a Boca Grande, o canal sur, a las 11:30 p.m., vaporizando en columna a una distancia de 8 nudos. Después de que pasó la mitad del escuadrón, una batería en el lado sur del canal abrió fuego, ninguno de los disparos surtió efecto. los Bostón y McCulloch devolvió el fuego.

Una interpretación contemporánea de la batalla

El escuadrón avanzó a través de la bahía a baja velocidad, y llegó a Manila al amanecer, y fue atacado a las 5:15 am por tres baterías en Manila y dos en Cavite y por la flota española anclada en una línea aproximadamente este y oeste a través del desembocadura de la bahía de Bakor, con su izquierda en el agua del banco en la bahía de Canacao

El escuadrón procedió entonces al ataque, el buque insignia Olimpia, bajo mi dirección personal, liderando, seguido a distancia por el Baltimore, Raleigh, Petrel, Concord, y Bostón, en el orden mencionado, cuya formación se mantuvo durante toda la acción: el escuadrón abrió fuego a las 5:41 a.m. Mientras avanzaba hacia el ataque, dos minas explotaron por delante del buque insignia, demasiado lejos para ser efectivas.

El escuadrón mantuvo un fuego continuo y preciso a distancias que variaban de 5,000 a 2,000 yardas, contramarchando en una línea aproximadamente paralela a la de la flota española. El fuego enemigo fue vigoroso, pero generalmente ineficaz.

Al principio del compromiso se lanzaron dos lanzamientos hacia el Olimpia con la aparente intención de utilizar torpedos. Uno fue hundido y el otro inutilizado por nuestro fuego y varado antes de que se presentara la oportunidad de disparar torpedos. A las 7 de la mañana el buque insignia español Reina Chnstina hizo un intento desesperado de salir de la línea y salir para entablar combate a corta distancia, pero fue recibido con un fuego tan irritante que toda la batería del Olimpia concentrada en ella, que apenas pudo regresar al refugio de la punta. Los fuegos iniciados en ella por nuestro caparazón en ese momento no se extinguieron hasta que se hundió.

A las 7:35 a.m., habiendo sido informado erróneamente que solo quedaban 15 rondas por arma para la batería de fuego rápido de 5 pulgadas, dejé de disparar y retiré el escuadrón para consultas y una redistribución de municiones, si era necesario.

Las tres baterías de Manila habían mantenido un fuego continuo desde el comienzo del enfrentamiento, cuyo fuego no fue devuelto por este escuadrón. La primera de estas baterías estaba situada en la cabeza del topo sur a la entrada del río Pasig, la segunda en el bastión sur de la ciudad amurallada de Manila, y la tercera en Malate, aproximadamente media milla más al sur. En este punto envié un mensaje al gobernador general en el sentido de que si las baterías no dejaban de disparar, la ciudad sería bombardeada. Esto tuvo el efecto de silenciarlos.

A las 11:16 a.m., al encontrar que el informe de escasez de municiones era incorrecto, regresé con el escuadrón al ataque. A estas alturas el buque insignia y casi toda la flota española estaban en llamas, y a las 12:30 p.m. el escuadrón dejó de disparar, las baterías fueron silenciadas y los barcos hundidos, quemados y abandonados.

Comodoro Dewey

A las 12:40 p.m. el escuadrón regresó y ancló frente a Manila, dejando atrás el Petrel para completar la destrucción de los cañoneros más pequeños, que estaban detrás de la punta de Cavite. Este deber fue realizado por el comandante E. P. Wood de la manera más rápida y completa posible.

Los españoles perdieron los siguientes buques:
Hundido - Reina Cristina, Castilla, Don Antonio de Ulloa. Burnt-DonJuan de Austn'a, Isla de Luzon, Isla de Cuba, General Lezo, Marqués del Duero, El Correo, Velasco e Isla de Mindanao (transporte).
Capturado - Rapido y Hércules (remolcadores) y varios pequeños lanzamientos

No puedo obtener relatos completos de los muertos y heridos del enemigo, pero creo que su pérdida es muy grave. los Reina Chnstina solo había 150 muertos, incluido el capitán, y 90 heridos.

Me complace informar que el daño infligido al escuadrón bajo mi mando fue insignificante. No hubo muertos y solo 7 hombres en el escuadrón resultaron muy levemente heridos. Como se verá por los informes de los comandantes adjuntos, varios de los barcos fueron alcanzados e incluso penetrados, pero el daño fue mínimo y el escuadrón está en tan buenas condiciones ahora como antes de la batalla. . . .


Hechos rápidos: Batalla de la bahía de Manila

  • Conflicto:Guerra Hispanoamericana (1898)
  • Fecha: 1 de mayo de 1898
  • Flotas y comandantes

Escuadrón Asiático de Estados Unidos

Escuadrón Pacífico Español

    • Almirante Patricio Montojo y Pasarón
    • 7 cruceros y cañoneras
    • Estados Unidos: 1 muerto (insolación), 9 heridos
    • España: 161 muertos, 210 heridos

    El Capitán de la Armada de los Estados Unidos Charles Gridley y la Batalla de la Bahía de Manila

    Justo después de la medianoche del 1 de mayo de 1898, el USS Olimpia dirigió el Escuadrón Asiático de los Estados Unidos en silencio a través de las tranquilas y cristalinas aguas del Canal de Boca Grande, entre la isla de Corregidor y la costa de Luzón en Filipinas. Estados Unidos estaba en guerra con España y el escuadrón estadounidense se preparaba para atacar una flota española en la bahía de Manila.

    Cuando amaneció el domingo por la mañana horas después, el OlimpiaEl comandante de & # 8216s, capitán Charles Gridley, esperó la orden de disparar su barco & # 8217s cañones. La orden provendría del comandante del escuadrón # 8217, el comodoro George Dewey, quien observaba desde lo alto del Olimpia& # 8216s volando un puente mientras las baterías de la costa disparaban inofensivamente contra la columna de barcos estadounidenses que avanzaban. A las 5:40 a.m. Dewey finalmente saludó a Gridley con las ahora famosas palabras, & # 8216 Puede disparar cuando esté listo, Gridley. & # 8217

    La subsiguiente batalla de la bahía de Manila terminó con la destrucción de la flota española y la rendición de la capital filipina de Manila. Señaló al mundo que Estados Unidos era una potencia naval importante y convirtió a Dewey en un héroe nacional. La crucial batalla naval también aceleró la muerte del Capitán Gridley, enfermo terminal. Aunque considerado uno de los mejores y más brillantes oficiales de la Armada de los Estados Unidos en el momento de su muerte, Gridley probablemente sería olvidado hoy si no fuera & # 8217t para el mando de Dewey & # 8217.

    Charles Vernon Gridley nació en Logansport, Indiana, el 24 de noviembre de 1844. Cuando tenía tres años, su padre trasladó a la familia a Michigan. Trece años después, Charles ganó un nombramiento de ese estado en la Academia Naval de los Estados Unidos, graduándose en 1863.

    La primera asignación de Gridley & # 8217 fue a bordo del balandro de vapor de nueve cañones Oneida durante la Guerra Civil. Como parte de la flota de la Unión comandada por el almirante David Farragut, el Oneida participó en la captura del puerto confederado de Mobile, Alabama, el 5 de agosto de 1864. Fue la única acción que Gridley vio durante los primeros 33 años de su carrera. Pasó el resto de la guerra en tareas de bloqueo.

    Gridley dejó el Oneida en 1866 y posteriormente recibió una serie de asignaciones de rutina, incluido el servicio en la Estación del Atlántico Sur, un período de cuatro años como instructor en la Academia Naval y el mando de dos barcos de entrenamiento. En mayo de 1872 se casó con Harriet Frances Vincent y tuvieron tres hijos.

    El 28 de julio de 1897, Gridley, de 52 años, alcanzó la cima de su carrera cuando recibió el mando del USS Olimpia. Lanzado en 1892, el crucero protegido de 5.870 toneladas llevaba cuatro cañones de 8 pulgadas, diez cañones de 5 pulgadas y catorce cañones de 6 libras y estaba tripulado por una tripulación de 34 oficiales y 440 soldados. Gridley estaba particularmente satisfecho con este nombramiento. No solo fue el Olimpia el buque insignia del Escuadrón Asiático, pero el comandante del escuadrón George Dewey era un amigo cercano. La única circunstancia que estropeó este logro profesional fue un dolor intenso que Gridley había comenzado a experimentar en su costado derecho. El cirujano de la flota no pudo encontrar una causa para el malestar de Gridley o para la pérdida de peso gradual que lo había llevado de unas robustas 200 libras a 115. Se cree que probablemente sufría de cáncer de hígado.

    EL 15 DE FEBRERO DE 1898, el USS Maine estalló en el puerto de La Habana, matando a más de 260 hombres y desencadenando una cadena de hechos que desembocarían en un conflicto armado con España. A medida que la situación internacional se deterioró, el comodoro Dewey, estacionado con su escuadrón asiático en Hong Kong controlado por los británicos, se preocupó cada vez más por la salud de su capitán insignia. Con cada día que pasaba Gridley se debilitaba. Había perdido el apetito y apenas tenía fuerzas para moverse por el Olimpia. Dewey sabía que una vez que se declarara la guerra, se le ordenaría atacar a la Flota del Pacífico española, y no quería que el capitán de su buque insignia se debilitara por una enfermedad.

    El 15 de abril de 1898, el cirujano de la flota declaró a Gridley físicamente inadecuado para el servicio y Dewey, de mala gana, ordenó a su viejo amigo que regresara. Gridley protestó con vehemencia. Le recordó a Dewey que, como capitán del buque insignia, era responsable de preparar al escuadrón para la batalla que se avecinaba. Argumentó que, aunque estaba débil por su enfermedad, estaba completamente familiarizado con el plan de batalla y era capaz de cumplir con sus deberes. Al final, Dewey cedió y Gridley continuó como el Olimpia& # 8216s capitán.

    Diez días después llegaron a Hong Kong noticias de que el Escuadrón del Atlántico Norte de Estados Unidos había bloqueado La Habana. El gobernador británico de Hong Kong y # 8217, el general de división Wilsone Black, envió un aviso de que Gran Bretaña había proclamado la neutralidad y que todos los buques de guerra españoles y estadounidenses tenían hasta las 4:00 p.m. ese día para salir del puerto de Hong Kong. A pesar de la posición de su país, Black escribió, & # 8216 Dios sabe, mi querido comodoro, que me rompe el corazón enviarte esta notificación, & # 8217 debajo de su mensaje oficial para Dewey.

    Dewey trasladó su escuadrón a Mirs Bay, China, y allí recibió el mensaje que había estado esperando. El secretario de Marina, John D. Long, cablegrafió: & # 8216 La guerra ha comenzado entre los Estados Unidos y España. Proceda de inmediato a las Islas Filipinas. Iniciar operaciones particularmente contra la flota española. Debes capturar barcos o destruirlos. Haga todo lo posible. & # 8217 Dewey esperó los dos días que le tomó al cónsul estadounidense Oscar F. Williams unirse al escuadrón desde Manila antes de partir hacia Filipinas. Williams trajo la noticia de que el escuadrón español salía de la bahía de Manila hacia la bahía de Subic, más defendible, a 25 millas al norte de Manila.

    El 27 de abril, las cadenas del ancla traquetearon a través de los agujeros de las Olimpia condujo al escuadrón fuera de Mirs Bay. Fue seguida por los cruceros pesados, Baltimore, Raleigh, y Bostón, dos cañoneras & # 8211the Petrel y el Concordia& # 8211 y un cortador del Servicio de Impuestos, el McCulloch. Dos mineros desarmados, el Zafiro y Nanshan, completó la flota. En el puente del Olimpia Gridley ordenó al teniente Carlos Calkins que pusiera rumbo a través del Mar de China Meridional hacia Filipinas.

    Durante el primer día en el mar, Gridley comenzó la lúgubre tarea de preparar su barco para el combate. Los marineros realizaron ejercicios de mosquete y alfanje, lijaron las cubiertas y ataron los mástiles con cadenas de ancla. La tripulación también arrojó por la borda todos los muebles de madera, paneles, libros e incluso pinups para reducir el riesgo de incendio durante la batalla.

    El 29 de abril, Gridley reunió a su tripulación en el alcázar y leyó una proclama que el gobernador general español de Filipinas había emitido cinco días antes. Advirtió a los filipinos que un escuadrón tripulado por extranjeros, sin instrucciones ni disciplina, se prepara para venir a este archipiélago con la rufianesa intención de despojarnos de todo lo que significa vida, honor y libertad. Pretendiendo estar inspirados por un coraje del que son incapaces. . . [ellos] no profanarán los sepulcros de vuestros padres, no complacerán sus pasiones lujuriosas a costa del honor de vuestras esposas & # 8217 e hijas & # 8217. . . prepárate para la lucha. . . . & # 8217 Cualquiera que sea el efecto que las palabras tuvieron en la gente de Filipinas, encendieron la ira de los tripulantes estadounidenses.

    Gridley les recordó a sus hombres que su punto de suministro más cercano era San Francisco, a 7.000 millas al otro lado del Pacífico, por lo que instó a sus artilleros a hacer todo lo posible, apuntar con cuidado y hacer que cada disparo cuente. Cuando terminó, uno de los tripulantes reunidos comenzó a cantar en voz baja & # 8216Star Spangled Banner. & # 8217. Al poco tiempo, todos los miembros del equipo estaban cantando.

    A media tarde del 30 de abril, el escuadrón llegó a la bahía de Subic, solo para enterarse de que la flota española no estaba allí. El almirante Patricio Montojo Y Parsarn, comandante de las fuerzas navales españolas en Filipinas, había llegado a la bahía de Subic solo para descubrir que las defensas allí habían sido descuidadas y habían regresado a la bahía de Manila el 28 de abril. La flota estadounidense se reagrupó y se dirigió al sur en persecución.

    Cuando el Escuadrón Asiático llegó al Canal de Boca Grande en la madrugada del 1 de mayo, OlimpiaLa tripulación de & # 8216 colgó linternas de batalla, preparó los montacargas de municiones y aflojó la sujeción del mar en los cañones del crucero & # 8217. El teniente Corwin Rees se volvió hacia Gridley y dijo: & # 8216Señor, ¡el barco está listo para la acción! & # 8217

    Dewey sabía que la tensión de la larga noche había cobrado un precio terrible en el capitán enfermo de su buque insignia. Se ofreció a disculpar a Gridley de su deber y le instó a que fuera abajo para dormir un poco. Gridley se negó. & # 8216Gracias, comodoro & # 8217 dijo & # 8216pero [el Olimpia] es mi barco y lucharé contra ella. & # 8217 Un asistente de comedor pasó con una humeante lata de café. Gridley tomó una taza y se fue a su puesto de batalla en la torre de mando.

    La batalla de la bahía de Manila comenzó al amanecer y terminó poco después del mediodía. los Olimpia, disparando su torreta delantera, condujo al Escuadrón Asiático a lo largo de la costa en una columna de orden cerrado que se dirigía directamente hacia los barcos españoles. Excepto por el buque insignia Reina Cristina, todos los barcos españoles permanecieron fijos a sus amarres o fondeados.

    Acercándose al enemigo, Gridley balanceó el Olimpia hacia el oeste y corría paralelo a la línea española, agregando el fuego del barco y las baterías del puerto # 8217 al bombardeo. Detrás de él, a intervalos de 200 yardas, el resto del escuadrón formaba una elipse cerrada y seguía cada uno de sus movimientos. los Olimpia Lideró la línea americana en una serie de vueltas en U que, con cada pase, cerraban la distancia entre ellos mismos y los españoles. Un denso humo negro cubrió la bahía mientras los desventurados barcos españoles recibían fuego de cañones alternos de estribor y babor.

    Como el Olimpia se dirigió hacia el este para comenzar su cuarto pase por la línea española, el Reina Cristina, maniobró fuera del humo y se dirigió directamente hacia el barco estadounidense. El buque insignia español estaba a 1200 yardas de Gridley & # 8217s cuando varios impactos forzaron el Reina Cristina para volver cojeando a las aguas del bajío. Fue un esfuerzo valiente pero inútil.

    A las 7:30 a.m. Dewey recibió la noticia de que el Olimpia& # 8216s la munición estaba baja. Preocupado porque el resto del escuadrón estaba en la misma posición, Dewey ordenó a sus barcos que se retiraran y evaluaran la situación. No dispuesto a alarmar a los tripulantes, dio el desayuno como motivo de la retirada. Un artillero reprendió a Dewey & # 8217s jefe de personal, & # 8216, por el amor de Dios & # 8217s, capitán don & # 8217, ¡no nos detengamos ahora! ¡Al diablo con el desayuno! & # 8217

    En la conferencia de capitanes & # 8217 que se convocó, todas las noticias fueron buenas. Los suministros de municiones aún eran abundantes y, aunque el escuadrón había recibido varios impactos, los daños fueron leves. Solo seis estadounidenses habían resultado heridos y no hubo víctimas mortales.

    Poco después de las 11:00 a.m. el Escuadrón Asiático se reagrupó para renovar su asalto a la flota española. Solo las baterías de la costa y un pequeño crucero, Don Antonio de Ulloa, seguían disparando. A las 12:30 p.m. los Ulloa se había hundido y Montojo se rindió. Dewey había ejecutado sus órdenes a la perfección. Los estadounidenses habían hundido o destruido siete buques de guerra. Los españoles habían sufrido 381 muertos los estadounidenses, ninguno. La batalla, sin embargo, cobraría una vida estadounidense un mes después.

    El calor abrasador y la mala ventilación en el OlimpiaLa torre de mando de & # 8216, combinada con la tensión de la batalla, había resultado demasiado para Gridley. En algún momento durante el día golpeó su costado en el borde de la mesa de cartas, y cuando la batalla terminó, Gridley tuvo que ser sacado de su puesto. Nunca se levantó de su lecho de enfermo, y Benjamin Lamberton lo reemplazó como capitán de la Olimpia.

    El 5 de junio, el capitán Charles Vernon Gridley murió en el puerto de Kobe, Japón, de camino a casa a bordo del transatlántico. copto. Cuatro días después, su ataúd fue llevado por las calles de Yokohama en una impresionante procesión fúnebre, acompañado por una guardia de honor de la Infantería de Marina Imperial Japonesa. Todos los barcos extranjeros en el puerto izaron sus banderas a media asta.

    Las cenizas de Gridley & # 8217 fueron devueltas a los Estados Unidos y enterradas en el Cementerio Nacional Lakeside en Erie, Pensilvania, donde se colocaron en su tumba cuatro armas enviadas por la Armada de los Estados Unidos desde el Arsenal español en Cavite en la Bahía de Manila. En marzo de 1918, la marina otorgó otro honor a la Olimpia& # 8216s difunto capitán cuando su hija Ruth ayudó a lanzar un nuevo destructor, el USS Gridley.

    Con las palabras inmortales, & # 8216 puede disparar cuando esté listo, Gridley, & # 8217, el comodoro George Dewey honró a su viejo amigo permitiéndole liderar el escuadrón estadounidense y la carga # 8217 contra los españoles. Pero el comando hizo más que preparar el escenario para la batalla del 1 de mayo de 1898. Esas ocho palabras le aseguraron al capitán moribundo un lugar en la historia de Estados Unidos.

    Este artículo fue escrito por Richard Harris y publicado originalmente en la edición de febrero de 1998 de Historia americana Revista. Para obtener más artículos excelentes, suscríbase a Historia americana revista hoy!


    Batalla de la bahía de Manila

    La Batalla de la Bahía de Manila es uno de los eventos más importantes de la Guerra Hispanoamericana. Sus secuelas supervisaron el fin del dominio español sobre Filipinas. Aunque Filipinas era independiente de España, el fin de la Guerra Hispanoamericana a través del Tratado de París vendió Filipinas a Estados Unidos.

    Los orígenes de la Guerra Hispanoamericana se remontan a Cuba en 1895, donde los ciudadanos comenzaron a rebelarse contra el opresivo dominio español. Los medios estadounidenses retrataron gráficamente las acciones de España para reprimir la rebelión, que provocó la opinión pública.

    En enero de 1898, Estados Unidos tomó medidas para proteger a los ciudadanos estadounidenses enviando un acorazado al puerto de La Habana a medida que aumentaba la violencia en la ciudad. Sin embargo, el acorazado USS Maine se arruinó en una explosión el 15 de febrero, matando a 260 tripulantes estadounidenses. No hubo ninguna evidencia directa de que España haya causado la explosión, pero gran parte del Congreso y el público estadounidense creían que España era la culpable.

    El Congreso de los Estados Unidos comenzó los preparativos para la guerra en abril de 1898, exigiendo la retirada de España de Cuba y autorizando al entonces presidente de los Estados Unidos, William McKinley, a usar la fuerza. El presidente McKinley pidió 125.000 voluntarios para luchar contra España. España emitió una declaración de guerra al día siguiente, mientras que Estados Unidos declaró la guerra el 25 de abril.

    El comodoro estadounidense George Dewey, que se convirtió en el primer oficial naval estadounidense en ascender al rango de almirante en la Armada en 1903, estaba al mando del Escuadrón Asiático de los Estados Unidos ubicado en las aguas del norte de Hong Kong. Se ordenó al comodoro estadounidense George Dewey que capturara o destruyera la flota española del Pacífico que se sabía que estaba ubicada en las aguas costeras de Filipinas, que todavía estaba bajo el control de España durante ese tiempo.

    El 30 de abril, la flota de Dewey # 8217 llegó a Luzón, la principal isla de Filipinas. El escuadrón logró escabullirse más allá de los cañones defensivos de la isla Corregidor y entrar en la bahía de Manila, ayudado por la cobertura de la oscuridad. Después del amanecer, la flota española ya había sido localizada por la flota estadounidense. Fueron sumamente superados en comparación con la flota estadounidense, que estaba mejor armada y bien dotada de personal. Dewey inició la batalla, que duró dos horas. La mayor parte de la flota española fue destruida después de eso. Dewey ordenó una pausa en la lucha después de eso y se reunió con sus capitanes. También desayunaron con el resto de la tripulación. La pequeña cantidad de barcos españoles supervivientes se negó a rendirse a pesar de estar atrapados en un pequeño puerto en Cavite. La lucha se reanudó y la flota estadounidense finalmente ganó, lo que obligó a la flota española a rendirse. Las pérdidas españolas se estimaron en más de 370 soldados, mientras que las bajas estadounidenses fueron considerablemente menores en alrededor de 10.

    La Batalla de la Bahía de Manila fue una gran victoria para los Estados Unidos y lograron ganar el resto de la Guerra Hispanoamericana, que puso fin al dominio colonial español en las Américas y el Pacífico Occidental (aunque Estados Unidos terminó adquiriendo algunos de esos territorios, como Filipinas).

    La victoria de Dewey en nombre de los Estados Unidos permitió al país obtener el control sobre Filipinas desde España. Estados Unidos ocupó Manila en agosto. En Cuba, los ejércitos españoles tampoco pudieron derrotar a Estados Unidos, y el 12 de agosto se firmó un armisticio entre España y Estados Unidos.


    El otrora orgulloso imperio español fue virtualmente disuelto y Estados Unidos ganó su primer imperio de ultramar. Puerto Rico y Guam fueron cedidos a Estados Unidos, Filipinas se compró por $ 20 millones y Cuba se convirtió en un protectorado estadounidense.

    Los brazos del sello consisten en un escudo prehispánico, dividido horizontalmente en campos rojos y azules. La mitad superior, en rojo, representa el apodo de la ciudad, & # 8220Pearl of the Orient & # 8221, mientras que la mitad inferior, azul, está cargada con un león marino que sobrepasa las olas del río Pasig y la bahía de Manila & # 8230.

    Sello de Manila
    Versiones mas antiguas) 1950


    Contenido

    El acorazado de la Armada de los Estados Unidos Maine fue hundido misteriosamente en el puerto de La Habana el 15 de febrero de 1898 & # 91lower-alpha 2 & # 93 presiones políticas del Partido Demócrata empujaron a la administración del presidente republicano William McKinley a una guerra que él había querido evitar. & # 913 & # 93 España prometió varias veces que reformaría el gobierno de Cuba, pero nunca cumplió. Estados Unidos envió un ultimátum a España exigiendo que entregara el control de Cuba el 20 de abril. Tras el envío del ultimátum, Madrid declaró la guerra el 23 de abril y Washington respondió con su propia declaración dos días después. & # 914 & # 93

    El tema principal fue la independencia de Cuba, la guerra de diez semanas se libró tanto en el Caribe como en el Pacífico. Después de la declaración de guerra, la Marina de los Estados Unidos bloqueó puertos como La Habana y Cárdenas. Los españoles intentaron levantar los bloqueos en Cárdenas y Matanzas, y finalmente lo lograron después de fallar una vez en Cárdenas. & # 916 & # 93 El comodoro Dewey destruyó con éxito la Flota del Pacífico española en la Bahía de Manila el 1 de mayo, pero no consiguió desembarcar tropas. & # 917 & # 93 La Marina también bloqueó Puerto Rico y bombardeó San Juan, pero los españoles intentaron levantar este bloqueo, teniendo éxito en el segundo intento en junio. & # 918 & # 93 Los marines estadounidenses también cortaron líneas telegráficas bajo la bahía de Cienfuegos, pero sufrieron grandes pérdidas por el fuego español. & # 919 & # 93 Estados Unidos también capturó el puerto de la Bahía de Guantánamo después de una batalla de cuatro días, que terminó el 10 de junio. & # 9110 & # 93

    Las fuerzas expedicionarias estadounidenses desembarcaron en Cuba el 22 de junio y se enfrentaron con éxito en Las Guasimas dos días después. & # 9111 & # 93 Mientras tanto, la isla deshabitada de Guam fue "capturada" por los estadounidenses, lo que consistió en izar la bandera estadounidense. & # 9112 & # 93 Estados Unidos también intentó desembarcar fuerzas cerca de Trinidad, pero fueron rechazados por las fuerzas españolas. & # 9113 & # 93 Las fuerzas estadounidenses capturaron San Juan Heights, que dominaba Santiago de Cuba, después de dos batallas en San Juan Hill y Kettle Hill, & # 9114 & # 93 que fue precedida por una batalla más pequeña en el flanco derecho de San Juan Hill en El Caney. & # 9115 & # 93 Los españoles también intentaron levantar el bloqueo en el puerto de Manzanillo dos veces, pero fracasaron en ambas ocasiones. & # 9116 & # 93 La flota española también intentó escapar del puerto de Santiago, pero fue destruida por cañoneras estadounidenses y cruceros blindados. & # 9117 & # 93 Después de esta victoria, las fuerzas estadounidenses sitiaron Santiago de Cuba durante 14 días, hasta que las fuerzas españolas se rindieron, pero luego hubo varias escaramuzas. & # 9118 & # 93 Los españoles lograron cortar el bloqueo de Estados Unidos en Manzanillo, & # 9116 & # 93, pero los estadounidenses hundieron dos barcos españoles en la bahía de Nipe. & # 9119 & # 93 Los estadounidenses también intentaron aterrizar en Mani-Mani, que estaba al oeste de La Habana, pero fueron rechazados por los españoles. & # 9120 & # 93

    El 23 de julio, los estadounidenses desembarcaron cerca del puerto de Ponce en Puerto Rico. Dos días después, hubo una pequeña escaramuza en Yauco, que fue ganada por los estadounidenses. Los españoles se retiraron e intentaron destruir las líneas de ferrocarril a Ponce, pero no lo lograron. & # 9121 & # 93 El 5 de agosto, las fuerzas estadounidenses marcharon hacia la ciudad de Guayama, pero los españoles desertaron de la ciudad varias horas antes. & # 9122 & # 93 Del 8 al 9 de agosto, un batallón estadounidense capturó la montaña en Coamo, Puerto Rico en el camino al puerto de Ponce. & # 9123 & # 93 Al mismo tiempo, hubo una batalla inconclusa en Fajardo, que llevó a la captura y deserción de un faro. & # 9124 & # 93 Un día después, los estadounidenses capturaron Silva Heights. Los estadounidenses también desembarcaron cerca de Mayagüez y capturaron la ciudad sin resistencia. & # 915 & # 93 En la batalla de Asomante, las fuerzas estadounidenses tomaron Asomante y capturaron a muchos prisioneros españoles. & # 9125 & # 93 Al mismo tiempo, las fuerzas estadounidenses también capturaron Manila. Estas dos batallas llevaron a un acuerdo de armisticio, que rápidamente condujo al Tratado de París, que puso fin a la Guerra Hispanoamericana. & # 9126 & # 93


    Estados Unidos destruye la flota española del Pacífico en la batalla de la bahía de Manila - HISTORIA

    Visite nuestra página de inicio para obtener más información sobre la guerra hispanoamericana Haga clic aquí para ver una lista de la tripulación de 1898
    Haga clic aquí para obtener una carta de William Crouse, licitador de agua de CONCORD

    GENERAL:

    ANTECEDENTES:

    El buque participó en revisiones navales internacionales en Norfolk y Nueva York en marzo y abril de 1893, antes de partir hacia el Lejano Oriente para unirse al Escuadrón Asiático. Llegó a Hong Kong el 30 de octubre de 1893. El 29 de mayo de 1894, U.S.S. CONCORD llegó a Unalaska, donde comenzó a navegar por el Pacífico Norte para mantener un tratado entre los Estados Unidos y Gran Bretaña para proteger a los lobos marinos. También recopiló información hidrográfica para corregir las cartas del mar de Bering y realizó observaciones científicas sobre lobos finos.

    Después de reincorporarse al Escuadrón Asiático en septiembre de 1894, regresó a San Francisco, llegando el 3 de mayo de 1896, donde fue puesta fuera de servicio para reparaciones. Las reparaciones tardaron casi un año, desde el 27 de mayo de 1896 hasta el 22 de mayo de 1897. Desde julio hasta finales de noviembre de 1897, navegó al vapor en aguas de Alaska.

    Al recibir la orden de ponerse al mando del Escuadrón Asiático, el comodoro Dewey descubrió que el Escuadrón ni siquiera tenía una asignación de municiones en tiempos de paz, y la guerra parecía acercarse. Después de que le dijeron que no había barcos mercantes disponibles para llevar la carga peligrosa al escuadrón, Dewey se enteró de que CONCORD estaba siendo equipado en Mare Island en preparación para ser enviado al Escuadrón Asiático. Dewey presionó para que llevara una carga de las municiones necesarias. Él personalmente visitó el barco, inculcando a su comandante la necesidad de llevar la mayor cantidad de municiones posible. Algunas provisiones del barco no se compraron hasta que el barco llegó al Lejano Oriente para dejar espacio adicional para las municiones. Este esfuerzo resultó ser muy importante ya que, cuando se hizo evidente que la guerra no se evitaría, ya era demasiado tarde para enviar las municiones. El barco zarpó hacia el Lejano Oriente el 8 de enero de 1898.

    Después de reconocer la bahía de Subic con el USS BOSTON en busca de la flota española, CONCORD entró en la bahía de Manila con la flota de Dewey en las primeras horas de la mañana del 1 de mayo de 1898. Al pasar por la isla El Fraile en la entrada de la bahía, la batería de la isla abrió fuego. en el escuadrón. U.S.S. CONCORD, junto con BOSTON, RALEIGH y McCULLOCH respondieron al fuego.

    A las 5:05 a.m., la batería terrestre española cerca de Manila abrió sus puertas al Escuadrón a una distancia de siete millas. BOSTON y CONCORD respondieron al fuego, sin prestar atención a la advertencia de Dewey de conservar municiones. Durante la batalla, CONCORD siguió a U.S.S. PETREL en la línea de batalla, atacando a la flota española, que fue totalmente destruida. Al concluir la batalla, se envió a CONCORD para acabar con el transporte español MINDANAO que había quedado varado. El buque fue incendiado y su cargamento de suministros destruido.

    En los días que siguieron, CONCORD desembarcó tropas en Corregidor para desarmar la artillería española allí. Los grupos de desembarco regresaron con los tapones de cierre de los cañones españoles. Además, cuando McCULLOCH fue enviado a Hong Kong para presentar el informe de Dewey sobre la batalla de la bahía de Manila con Washington, CONCORD, en compañía de BOSTON, la escoltó más allá de la entrada al puerto, ya que todavía se sabía que había cañoneras españolas en el área. A mediados de junio, cuando circularon los informes de un posible ataque con torpedos contra el escuadrón, el escuadrón se dispuso a defenderse y CONCORD registró las aguas frente a Manila en las primeras horas de la mañana. No ocurrió ningún ataque.

    En julio, CONCORD y RALEIGH fueron enviados a Subic Bay donde, según informes, los alemanes estaban ayudando a los españoles contra los insurgentes. Si hubo tal acción, cesó ya que la presencia de los buques estadounidenses hizo que el buque de guerra alemán IRENE abandonara la bahía. Más tarde, durante el ataque final a Manila en agosto, CONCORD estuvo estacionado frente al río Pasig.

    Después de la caída de Manila, CONCORD se fue para asumir otras funciones en el Lejano Oriente, pero regresó en diciembre para ayudar a sofocar la Insurrección. Sus deberes incluían patrullar la costa, bombardear los puestos de avanzada de la guerrilla y ayudar en las operaciones con el ejército. A excepción de un viaje a Guam para entregar suministros, CONCORD permaneció en Filipinas hasta junio de 1901.

    Salió de Filipinas y se dirigió a San Francisco, llegando en septiembre de 1901, después de pasar algún tiempo en aguas de Alaska. Navegó brevemente desde México antes de ser puesta fuera de servicio en Mare Island el 26 de febrero de 1902.

    El buque se volvió a poner en servicio el 15 de junio de 1903, y operó hacia el norte como Alaska, hacia el sur hasta Panamá y hacia el este hasta Hawai antes de volver a ser dado de baja en Bremerton, Washington, el 4 de agosto de 1904. CONCORD volvió a ponerse en servicio el 16 de septiembre de 1905. navegando hacia Filipinas, donde permaneció hasta marzo de 1906. Desde allí, fue a China, sirviendo como barco de estación en Shanghai y Cantón, y en la Patrulla del Río Yangtze hasta 1908. El 2 de enero de 1909 comenzó sus deberes como barco de la estación en Guam, cargo que ocupó hasta septiembre, momento en el que partió rumbo a Puget Sound, Washington, y llegó el 11 de octubre de 1909.

    CONCORD fue dado de baja el 4 de noviembre de 1909 y fue asignado como barco cuartel para la Milicia Naval de Washington en Seattle. El 15 de junio de 1914, fue transferida al Departamento del Tesoro, donde se desempeñó como estación de cuarentena para la Guardia Costera en Astoria, Oregon. U.S.S. CONCORD regresó a la Marina de los Estados Unidos el 19 de marzo de 1929 y se vendió el 28 de junio de 1929.

    Dos de las armas de seis pulgadas de CONCORD se pueden ver hoy en un parque cerca de Seattle, el zoológico Woodland Park de Washington.

    VENTAJAS DESVENTAJAS:

    TÉCNICAS:


    Nota: 152 mm son 6 "57 mm son 6 pdr. Y 47 mm son 3 pdr. .

    Clasificación:
    Lancha de patrulla PG-3
    Acostado:
    Mayo de 1888
    Lanzado:
    8 de marzo de 1890
    Oficial:
    14 de febrero de 1891
    Plataforma:
    Goleta de tres mástiles
    Armamento:
    Seis pistolas de retrocarga de 6 pulgadas


    Dos cañones de fuego rápido de 6 libras


    Dos cañones de tiro rápido de 3 libras


    Dos cañones giratorios Hotchkiss de 37 mm


    Dos ametralladoras Gatling


    Una pieza de campo (para grupos de aterrizaje).
    Contratista:
    N. F. Palmer & amp Company, Chester, PA.
    Largo:
    230 pies
    Haz:
    36 pies
    Borrador:
    14 pies
    Calado máximo a plena carga:
    16.7 pies
    Desplazamiento
    1710 toneladas
    Complemento:
    13 oficiales y 181 hombres alistados bajo el mando del comandante Asa Walker
    Tipo de motor:
    Motores horizontales de triple expansión, 3405 CV. 2 ejes.
    Velocidad:
    16,8 nudos
    Capacidad del búnker de carbón:
    403 toneladas
    Suministro normal de carbón:
    200 toneladas
    Armadura:
    Unarmored, 3/8 inch steel on slopes and flats.
    Cost:
    Cost: $490,000 (for hull and machinery).
    Bibliografía:

    (As a service to our readers, clicking on title in red will take you to that book on Amazon.com)

    Dewey, George, Autobiography of George Dewey (Annapolis: Naval Institute Press, 1987, originally published in 1913 by Charles Scribner's Sons, New York) ISBN 0-87021-028-9.

    Harris, Brayton, Lt. Cmdr., U.S.N.R., The Age of the Battleship, (New York: Franklin Watts, Inc., 1965)

    Humes, Tim (info. on the guns at Seattle, Washington)

    Naval History Department, Department of the Navy, Diccionario de buques de combate navales estadounidenses, (Washington DC: Government Printing Office, 1959).


    (1899-1902)

    This was America's first true colonial war as a world power. After defeating Spain in Cuba and in the Philippines in 1898, the U.S. purchased the Philippines, Puerto Rico and several other islands from the Spanish. However, the Filipinos had been fighting a bloody revolution against Spain since 1896, and had no intention of becoming a colony of another imperialist power. In February of 1899, fighting broke out between the occupying American Army and the Filipino forces.

    "I am not afraid, and am always ready to do my duty, but I would like some one to tell me what we are fighting for."-- Arthur H. Vickers, Sergeant in the First Nebraska Regiment

    "Talk about war being 'hell,' this war beats the hottest estimate ever made of that locality. Caloocan was supposed to contain seventeen thousand inhabitants. The Twentieth Kansas swept through it, and now Caloocan contains not one living native. Of the buildings, the battered walls of the great church and dismal prison alone remain. The village of Maypaja, where our first fight occurred on the night of the fourth, had five thousand people on that day, -- now not one stone remains upon top of another. You can only faintly imagine this terrible scene of desolation. War is worse than hell."-- Captain Elliott, of the Kansas Regiment, February 27th

    *Quotes are from "Soldier's Letters. " , part of an anti-imperialism website formerly operated and edited by the late Jim Zwick.

    NAME OF CONFLICT: The Philippine-American War

    BEGAN: February 4, 1899

    ENDED: July 4, 1902 (This is the "official" end of the war, as proclaimed by U.S. President Theodore Roosevelt. Fighting continued on several islands for years to come.)

    TYPE(S) OF CONFLICT: Inter-State (From the Philippine perspective) and Colonial (From the American perspective).

    PREDECESSOR: The Philippine Revolution of 1896 (1896-1898), The Spanish-American War (1898)

    CONCURRENT: The Boxer Rebellion (1900)

    SUCCESSOR: The Moro Wars (1902-1913?)

    After centuries as a Spanish colony, a revolution led in part by Emilio Aguinaldo broke out in 1896 in the Philippine Islands. After fighting a savage guerilla war for two and a half years, the Filipinos suddenly found themselves in a seemingly advantageous position as allies of the United States. In 1898, Spain fought a losing war with the United States in which her colonies of Cuba, Puerto Rico, and Guam were overrun with relative ease by the U.S. Army and her Atlantic Fleet devastated outside of Santiago, Cuba. Similarly, Spain's Pacific Fleet was wiped out in the Battle of Manila Bay, and American troops landed on the outskirts of the capitol city.

    Following the surrender of the Spanish colonial government in the Philippines to American military forces in August,1898, tensions developed between U.S. and Filipino forces near Manila. The American government decided to keep the Philippines as a colony, thereby denying independence to the Filipino people. Aguinaldo and his army of nearly 80,000 veteran troops realized that their "allies" in the Spanish War would soon become foes.

    DESCRIPTION OF CONFLICT:

    As early 1899, U.S. and Filipino forces faced off as a tense situation became worse. American forces held the capitol of Manila, while Aguinaldo's army occupied a trench-line surrounding the city. On the evening of February 4, 1899, Private William Grayson of the Nebraska Volunteers fired the first shot in what would turn out to be a very bloody war. Grayson shot at a group of Filipinos approaching his position, provoking an armed response. Shooting soon spread up and down the ten-mile U.S.-Filipino lines, causing hundreds of casualties. Upon the outbreak of hostilities, U.S. troops, supported by shelling from Admiral Dewey's fleet, quickly overwhelmed the Filipino positions while inflicting thousands of casualties. Within days, American forces spread outward from Manila, using superior firepower, mobile artillery and command of the sea to full effect.

    By November of 1899, Aguinaldo and his forces had been pushed further and further into central Luzon (the main Philippine island) and he realized he could not fight the Americans with conventional military units. At this point, he ordered his followers to turn to guerilla tactics to combat the American army. From this point on, the war became a savage, no-holds-barred guerilla conflict made up of ambushes, massacres and retribution. Both sides engaged in wanton violence and slaughter. Villages were destroyed, civilians murdered, prisoners tortured and mutilated along with a host of other atrocities. Many American officers and non-coms had served in the Indian Wars, and thus applied the old belief that "the only good Indian was a dead Indian" to their relations with the Filipinos. This attitude of course was reciprocated by the native forces.

    Emilio Aguinaldo was captured in March, 1902, and organized opposition from his followers soon faded. Despite the official end to hostilities proclaimed on July 4, 1902, individual tribes in Luzon and the Muslim Moros of the southern islands launched further uprisings for another decade or so.

    Something new and historical: Want to learn how to drive a tank? Check out these tank driving experiences .

    CONSEQUENCES OF THE PHILIPPINE-AMERICAN WAR:

    1. Independence for the Philippines was delayed until 1946.

    2. The United States acquired an overseas colony which served as a base for U.S. business and military interests in the Asia/Pacific region.

    3. Following the conclusion of major hostilities, the U.S. did it's best to "Americanize" the Philippines. Through successful civilian administration, the Islands were modernized and the nation prepared for eventual independence. The Philippines became an independent nation on July 4, 1946.

    NOSOTROS.-- 4,234 dead and 2,818 wounded.

    Filipinas-- 20,000 military dead and 200,000 civilian dead. (approximate numbers). Some historians place the numbers of civilian dead at 500,000 or higher.

    UNIQUE FACTS OR TRENDS:

    1. This was the first major land campaign fought by the U.S. outside of the Western Hemisphere.

    2. The Philippine-American War can be considered America's first "Imperialistic" conflict.

    1. In Our Image: America's Empire In The Philippines. 1989, by Stanley Karnow. pp. 75-195.

    2. The Wars of America. 1981, by Robert Leckie. pp. 563-574.

    LINKS

    To other sites on this conflict:

    Philippine-American War --Summary of the Philippine-American War (1899-1902), from Veltisezar Bautista's book, The Filipino American.

    Philippine Scouts Heritage Society --The site is intended to help support the mission of preserving the history, heritage and legacy of the Philippine Scouts for present and future generations.

    Small Wars Manual's Strategical and Psychological Principles in Philippine Counterinsurgency --consideration of Small Wars psychological principles looking at the Philippine War experience.

    Filipino Lessons For America Strategy In Iraq ----An analysis comparing warfare in the Philippines to the war in Iraq.

    The Saga of David Fagen: Black Rebel in the Philippine Insurrection --The story of an African-American soldier who joined the Filipino forces opposing the United States.

    The Philippine History Page: The Filipino Perspective --A Brief History of the Philippines from a Filipino Perspective.

    The Spanish-American War Centennial Site -- A very ambitious site delving into all aspects of the Spanish American War, including the issues of Cuba, Philippines, Puerto Rico, Guam, and the U.S. home front. Definitely worth looking at!

    Medal of Honor Recipients for the Philippine Insurrection -- From the U.S. Army website. A listing of American military personnel who won the Medal of Honor in the Philippine War.

    Named Campaigns of the Philippine Insurrection --A listing of U.S. Army campaigns in the Philippine War. From the U.S. Army website.

    Soldier's Letters: Materials for the History of a War of Criminal Aggression --Part of a very good website dealing with the issue of Anti-Imperialism.

    The Swish of the Kris -- This site offers the text of a history book written long ago detailing the Moros of the Southern Philippine islands. The Moros fought both the Spanish and the Americans as well as the modern Manila government.


    Historia [editar | editar fuente]

    Korean Expedition [ edit | editar fuente]

    In May 1871, Rear Admiral John Rodgers went to Korea, commanding an expedition of five Asiatic Squadron vessels, the screw frigate USS Colorado, the screw sloops-of-war USS Alaska and USS Benicia, the sidewheel gunboat USS Monocacy, and the screw tug USS Palos. The objective of the operation was to ascertain the fate of the merchant ship SS General Sherman, establish trade relations, and receive an assurance from the Joseon government that shipwrecked American sailors would be safely treated should they become stranded in Korea.

    Officers and men of USS Colorado during the Korean Expedition in 1871.

    On 1 June 1871, while Rear Admiral Rodgers was negotiating in Inchon, one of the Selee River forts opened fire on Palos as she traversed the Gangwha Straits. In the following engagement, Palos y Monocacy bombarded the fort until it was silenced and on 10 June 1871, the expedition attacked in force. Five of the six hostile forts were captured and destroyed, over 200 Koreans were killed and dozens of cannons were captured. Although the Americans won a military victory, the Koreans refused to sign a trade treaty until 1882.

    Spanish–American War [ edit | editar fuente]

    USS charlestón taking possession of Guam in June 1898 during the Spanish–American War.

    On 27 April 1898, the squadron, composed of the protected cruisers USS Olimpia (the flagship of the squadron ' s commander, Commodore George Dewey), USS Baltimore, USS & # 160Raleigh, and USS Bostón, the gunboats USS Petrel and USS Concordia, and the United States Revenue Cutter Service cutter USS McCulloch, sailed from Mirs Bay, China, to the Philippine Islands to participate in the Spanish–American War. In the Battle of Manila Bay on 1 May 1898, the squadron destroyed the Spanish fleet in the Philippines, and effectively took control of Manila Bay. Eight Spanish ships were sunk and over 150 killed while the Americans suffered only slight damage. Vessels of the squadron also fought the Spanish in the battle to capture Manila. Naval gunfire on the Spaniards' left flank helped American troops take the city without severe losses. The Philippines became an American possession.

    On 20 June 1898, the Asiatic Squadron protected cruiser USS charlestón captured Guam from the Spanish without resistance, beginning the American possession of the island.

    Philippine–American War [ edit | editar fuente]

    The Asiatic Squadron participated in the Philippine–American War from 1899 until its disbandment in 1902. American naval forces operated by sending landing parties ashore and by providing them with naval gunfire support. From 1899 to 1902, the squadron conducted several missions against the Filipinos.

    Dewey ' s squadron engaged in naval operation against the Filipinos during and after the 1898 Battle of Manila against the Spanish. At the beginning of the Philippine–American War in February 1899, several American warships supported the occupation of the Philippine Islands. At the same time, the monitor USS Monadnock, the protected cruisers charlestón, and the gunboats Concordia, USS & # 160Callao, y Laguna de Bay bombarded Filipino positions during the Battle of Caloocan. Over 300 Filipinos were killed in action and three times as many wounded, with many of the casualties attributed to accurate naval gunfire. USS Petrel y USS Bostón shelled Panay Island on 11 February 1899, and, on 22 February 1899, a landing party from Petrel occupied Cebu. In October 1899, Petrel Unido Callao in supporting American troops in the Battle of Neveleta by bombarding Filipino troop concentrations at Neveleta before a shore party made its assault.

    USS Concordia off San Francisco, in the 1890s.

    Many of the captured Spanish gunboats used in the Philippine–American War were manned by United States Army troops and operated together with United States Navy forces. In mid-April 1899, General Henry Lawton led an expedition of 1,500 men in several cascoes and three gunboats to a place near Santa Cruz to find another former Spanish gunboat which was being used by the Filipinos during the ensuing Battle of Santa Cruz, the American force captured six steam launches along with two cascoes, and later took the Filipino gunboat, which the Filipinos reportedly had disarmed so that they could use her guns on land, without a fight.

    Baltimore y Petrel served at the Battle of Iloilo, in which about 1,000 Filipinos were defeated when the two warships bombarded the fort there and sent United States Marines and sailors ashore. Only minor skirmishing occurred on land because the Filipinos retreated and burned the town as they left.

    On 7 May 1899, Laguna de Bay and another gunboat bombarded Sexmoan and routed the Filipinos there. Later that day, the gunboats fought at Gaugua, where they bombarded Filipino positions in the town and sent men ashore to fight on the ground. Again the Filipinos retreated and set several buildings on fire as they went.

    In June 1899, American gunboats silenced an artillery piece during the Battle of Zapote River, which ended with an American victory.

    In the summer of 1899, American gunboats started patrolling Subic Bay. During a routine patrol, the collier USS Zafiro entered Subic Bay and came under fire from a shore battery protecting Olongapo. Zafiro withdrew to Cavite and reported the incident to headquarters. In response, charlestón engaged the battery. On 23 September 1899, charlestón, Concordia, the monitor USS Monterey, y Zafiro steamed into Subic Bay and destroyed the battery in the Battle of Olongapo. Then, a company of U.S. Marines and sailors landed and took control.

    charlestón grounded on an uncharted reef off Camiguin Island on 2 November 1899. She sustained heavy damage, and her crew abandoned ship and escaped to the nearby island where they made camp. charlestón ' s launch was sent out for help and, after ten days of being marooned, the American sailors were rescued by the gunboat USS Helena.

    On 7 November 1899, Helena bombarded San Fabian in Lingayen Gulf and covered the landing of 2,500 American troops there.

    Asiatic Squadron gunboats took part in the Battle of Mabitac in June 1900, where they bombarded Filipino forces while U.S. Army troops attacked their fortifications. In a bloody frontal assault the American troops were repulsed and the Filipinos won the battle.

    In November 1900, the Asiatic Squadron auxiliary cruiser USS Yosemite was heavily damaged in a typhoon while in Apra Harbor, Guam. Due to damage to her screw, her crew scuttled her. They were picked up later by the collier USS  Justin.

    The gunboat USS Vicksburg assisted land forces in capturing the Filipino rebel Emilio Aguinaldo in March 1901 at Palawan Island. Later the gunboat USS Isla de Luzon supported the operation which led to the capture of the Filipino general Vicente Lukbán on Samar in November 1901.

    Boxer Rebellion [ edit | editar fuente]

    During the Boxer Rebellion, the Asiatic Squadron participated in the China Relief Expedition in 1900. At the time, Peking was home to many foreigners who were under siege by Boxer rebels. An international force including U.S. Marines and U.S. Navy sailors of the Asiatic Squadron slowly fought their way to take control of Tientsin away from the Boxers in order to relieve the siege of the international legations at Peking.

    Asiatic Fleet [ edit | editar fuente]

    In 1902, the Asiatic Squadron was upgraded in status, becoming the United States Asiatic Fleet. Except for a period from early 1907 until 28 January 1910 when it was downgraded to the status of First Squadron, United States Pacific Fleet, the Asiatic Fleet replaced the Asiatic Squadron in defending American interests in East Asia from 1902 until February 1942.


    Ver el vídeo: Resumen de la guerra hispano-estadounidense