Montando olas peruanas durante 2000 años en la balsa de totora

Montando olas peruanas durante 2000 años en la balsa de totora


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Viajando por la seca costa norte de Perú, azotada por el viento, junto a un paisaje espectacular, uno encuentra formas interesantes en las que la gente se gana la vida. Fue así como nos topamos con una extraña balsa hecha de cañas que utilizan los pescadores de Huanchaco. Levantó las cejas y el interés. La gran ciudad está ubicada a 8.8 millas (14 km) al noreste de Trujillo y 304 millas (489 km) de la capital Lima, en la carretera Panamericana.

Qué artilugio más curioso, diferente a todo lo que uno podría esperar de la tarea. ¿Y cómo lo llaman? Caballito de Totora ; el nombre se traduce como “Caballito de Totora”. Parece que tenemos tanto un artilugio inusual como una contradicción, porque el caballo, 'caballo' o 'caballito' para caballito en español, no existía antes de la llegada de los europeos a las Américas.

A Caballito. (© Willem Proos / [correo electrónico protegido])

No sabemos cómo se llamaba en el pasado, pero su uso está registrado durante miles de años, en cerámicas de la civilización Moche (100-700 d.C.) y Chimù (850-1470 d.C.), por ejemplo. Los pescadores de ambas culturas adoptaron la misma balsa de juncos para pescar. Las representaciones de la balsa están presentes en cerámica y talladas en paredes de adobe, como se ve en sitios precolombinos como Tùcume.

  • El Sagrado Significado de la Caña: De Casas y Barcos a Rituales, Ceremonias y Portales
  • Perros sin pelo pasan el rato en las antiguas pirámides de Perú
  • Momia peruana llevada al hospital infantil por revelar radiografías

Cultura Caballito Chimù, 850-1470 d.C. (© georgefery.com)

Balsas de juncos tempranos

Las balsas de juncos se encuentran entre los medios de transporte fluviales y costeros más antiguos. Se encontraron restos de balsas en la isla de Failaka en Kuwait, fechadas hace 7000 años. En Egipto, las balsas se construyeron con cañas de papiro ( papiro cyperus ), una familia cercana a los juncos de Huanchaco, que fueron ampliamente cultivados en las riberas del Nilo y su delta, desde 4000 AC.

Las balsas de juncos, junto con las canoas, fueron construidas por tribus ribereñas de indios norteamericanos. Otros tipos locales de juncos utilizados para la construcción de balsas o botes se encuentran en el registro arqueológico de todo el mundo.

El nombre científico de la planta de totora es Schoenoplectus californicus subsp. Tatora. Es utilizado hoy por los indígenas Uru a orillas del lago Titicaca, a 12,707 pies (3873,1 metros) en Bolivia. Sus casas están construidas con y encima de cañaverales de totora como “islas” flotantes.

La balsa también se usa para pescar, en la costa noreste de Perú, como en Huanchaco, donde la caña crece detrás de las dunas de arena al norte de la ciudad, localmente llamado Humedades de Huanchaco. los totora La caña también se encuentra en la Isla de Pascua en el Pacífico Sur, específicamente en el lago del cráter Rano Kao, un volcán extinto.

Con balsas de caña viajaremos

¿Cómo llegó la planta de totora tan lejos de su lugar de nacimiento, junto con el árbol del fruto del pan, también autóctono de la Sudamérica tropical?

Hoy en día, existen pocas dudas con respecto a la extensa historia de viajes oceánicos por parte de grupos de personas de la Polinesia y a lo largo de las costas de las Américas. los totora en el cráter Rano Kao es un testimonio innegable de viajes desde Sudamérica hacia el oeste, a Polinesia. En el valle de Lambayeque en el norte del Perú, la tradición oral Sicán menciona el desembarco, en 850-900 d.C., de una flotilla de grandes balsas (balsa o balsa). totora?), que trajo al primer fundador dinástico de la dinastía Lambayeque, Ñaimlap, su esposa Ceterni y un gran séquito de personas que desembarcaron unas pocas millas costa arriba desde Huanchaco. ¿De dónde vino este grupo de colonos? El historial es incierto; ¿podría ser del Pacífico occidental?

La planta de totora puede alcanzar una longitud de 6,1 metros (20 pies), pero es más común a 3,96-4,57 metros (13-15 pies), que es aproximadamente la longitud promedio de un caballito hecho de dos haces de cañas secas atadas. junto con enredaderas de doble bucle. Hoy en día, se incorporan piezas de poliestireno en cada uno de los paquetes maestros gemelos para mayor flotabilidad, y la cuerda de nailon reemplaza las enredaderas de totora para atar los paquetes. Solo se necesitan un par de horas para que dos pescadores hagan un caballito. , y el material utilizado en su fabricación puede ser reemplazado rápida y económicamente.

Izquierda: Construyendo la balsa. (© J.AshleyNixon) Derecha: Paquetes de balsa. (© georgefery.com)

El peso relativamente ligero de la balsa, alrededor de 45 libras. (20,41 kg), permite llevarlo al hombro de un hombre. Hay una discusión sobre el caballito : es un bote o una balsa? La distinción entre los dos es que un bote generalmente se impermeabiliza con algún tipo de alquitrán, mientras que la balsa no; entonces, ¡nuestro icónico caballito es una balsa! ¿Quizás podría considerarse un precursor de la tabla de surf y remo de hoy? Ese es otro argumento.

Hablando de surf, la gente local practica surf principalmente por la tarde, ya que Huanchaco es conocido como un destino por su constante y limpia oleaje. La ciudad es conocida por sus tres playas de surf, sus caballitos y sus ceviche tipo huanchaco . Para no perderse, las ruinas precolombinas de la ciudad precolombina más grande de Sudamérica, Chan Chan, se encuentran en la desembocadura del Valle Moche, a pocos kilómetros de Trujillo.

Hacia el mar. (© J. AshleyNixon)

Características icónicas de una balsa de totora

El cuerpo del caballito de totora se compone de cuatro partes. Los dos paquetes de fuera de borda son los más largos y se llaman bastones madres o "mástiles madre", mientras que las otras dos partes más pequeñas se llaman bastones hijos o "hijo de palos". Cada bastón o mástil individual se trenza muy apretadamente con enredaderas de totora a mano, luego se ata con fuerza como un solo cuerpo en la forma de la balsa. La depresión entre los largueros se llama "caja", donde se almacenan los peces y las redes.

La proa curvada hacia arriba de la balsa, en forma de colmillo de elefante, también está fuertemente atada y poderosamente curvada a mano. Como en el pasado, el diseño de la balsa está hecho para superar las olas y las olas del océano, no para montarlas. La balsa cabalga maravillosamente sobre el oleaje del Pacífico gracias a su proa curva, un diseño precolombino que ayuda a atravesar el oleaje y llegar a aguas más profundas donde se encuentran peces más grandes.

Un pescador no entra en la balsa porque no hay dentro. Por lo general, viajan sentados o de rodillas en la popa trasera semiplana rectangular o montados a horcajadas sobre la balsa con las piernas colgando por la borda. En el mar evitarán tener los pies fuera, ya que los leones marinos de la zona pueden verse tentados.

Cuando consigan una captura grande, guardarán el pescado en bolsas plásticas con las redes, en el “cajón” mientras cabalgan sobre el cuerpo del caballito. Para la propulsión, el jinete lleva un tallo de bambú de unos 8 a 9 pies de largo (2,44 a 2,74 metros) dividido por la mitad en su longitud, de 7 a 9 pulgadas (17,78 a 22,86 cm) de ancho, que es la paleta; también ayuda al pescador a mantener el equilibrio lateral al cruzar las olas.

Regresa con la captura. (© georgefery.com)

Dada la limitación de su embarcación, los pescadores no pueden alejarse mucho de la costa. Arrojan sus redes entre dos o más caballitos a unas 2 a 4 millas (3,22-6,44 km) de la costa. Las redes se pesan y se sujetan mediante flotadores. Después de colocar las redes, van por caminos separados, y cada pescador arroja trampas para la langosta.

¡La captura!

En un buen día, la captura puede ser de hasta 80 libras. (36,29 kg), pero la mayoría de las veces la captura no supera las 25-35 libras. (11,34-15,89 kg). Además de dos o tres langostas quizás, la mezcla de pescado puede incluir sardinas, salmonetes, lubina, calamares y otros. El peso de la captura está limitado por la estructura de la embarcación además del peso del jinete.

Las aguas están repletas de peces y los pescadores buscan peces de tamaño mediano a grande que se venden rápidamente al llegar a hoteles y restaurantes. Compradores comerciales y privados están esperando en la playa… a veces junto con una manada de pelícanos en los bajíos, ya que ¿quién sabe qué puede dejar caer de la balsa?

Lo que no se venda en la playa se cargará en un carrito de mano para venderlo a los pequeños restaurantes de la ciudad. Es una manera difícil de ganarse la vida y la generación más joven la ve como una ocupación de “anciano”.

No hace mucho tiempo las balsas se veían a lo largo de la costa, ahora solo se encuentran en algunos lugares entre los que se encuentra Huanchaco, que se cree que es el lugar más tradicional para la balsa de totora, con alrededor de 25-30 pescadores de tiempo completo.

Como regla general, un pescador tiene dos o más caballitos porque las cañas absorben agua y después de unas tres semanas, uno debe permanecer en la orilla para secarse, apoyado contra barras transversales de madera en la playa, mientras que otro se hace a la mar.

  • Los coleccionistas de cabezas recientemente descubiertos en el antiguo Perú podrían no ser tan únicos
  • Antiguas ciudades piramidales de Perú: un catálogo de rápido declive
  • Perdido durante 2700 años: la tumba de los sacerdotes jaguares serpiente descubierta en Perú

Balsas de juncos de totora secándose. (© flickr.com)

Los caballitos no pueden competir

¿Los caballitos se desvanecen en la puesta de sol? En agosto de 2014 un artículo en el Diario Huanchaco escrito por William Neuman y Andrea Zarate resumió la situación: sí. Hay una serie de factores entre los que se encuentra un largo rompeolas construido para el tráfico portuario que alteró las corrientes en la bahía.

Esto ha resultado en una degradación ambiental significativa que dañó las extensiones de juncos de totora y estrechó la playa. Había más de 200 tratados en 2011, pero menos de 110 en la actualidad. Por importante que parezca, sigue siendo un factor menor.

El factor principal es la llegada hace unos años de embarcaciones asequibles de fibra de vidrio y aluminio que son más seguras, pueden ir más lejos y transportar más peces; los caballitos no pueden competir. Hoy en día, los pescadores obtienen una parte importante de sus ingresos dando paseos en su caballito a un flujo constante de turistas. Los hombres más jóvenes se convertirán en instructores de surf en los suyos.

Lamentablemente, la generación joven puede obtener un mejor rendimiento financiero por su trabajo en las industrias de hostelería o pesca industrial, entre otras ocupaciones. Parece que los caballitos, en un futuro no muy lejano, quedarán relegados a turistas o museos. Inexorablemente, su uso práctico se desvanece con cada puesta de sol.

El uso práctico de los caballitos se desvanece con cada puesta de sol. (© mapio.net)


Ver el vídeo: Caballitos de totora: pesca ancestral