24 de abril de 1944

24 de abril de 1944

24 de abril de 1944

Guerra en el mar

Submarino alemán U-311 hundido con todas las manos al suroeste de Irlanda

Diplomacia

El Departamento de Guerra de EE. UU. Anuncia que cree que Japón tendrá que ser invadido

Gran Bretaña

Todos los viajes al extranjero están prohibidos como parte de las precauciones de seguridad antes del Día D

Nueva Guinea

Las tropas australianas entran en Madang



Los planes de posguerra de AFL son una farsa

De Acción Laboral, Vol. 8 No. 17, 24 de abril de 1944, págs. & # 1601 & # 160 & amp & # 1603.
Transcrito y marcado por Einde O & # 8217 Callaghan para el Enciclopedia del trotskismo en línea (ETOL).

La Federación Estadounidense del Trabajo ha emitido una larga declaración que se puede llamar correctamente su Testamento político y económico para la orientación del mundo de la posguerra. El documento establece principios no solo para los Estados Unidos hoy y después de la guerra, sino también estándares económicos y políticos para la construcción de la política internacional, ahora y después de la guerra.

El documento es fundamental y básicamente un pronunciamiento político y debe ser juzgado como tal por los trabajadores tanto dentro como fuera de la AFL. Seguramente será juzgado y aceptado de esta manera por la clase dominante capitalista y el gobierno.

La declaración se divide en cuatro partes. La primera parte es Principios internacionales rectores. La segunda parte es Programa para el establecimiento de & # 8220 una paz duradera. & # 8221 La tercera parte es Principios rectores nacionales y la cuarta parte es Programa Nacional Inmediato.
 

Ecos del pasado

La Federación inicia su plataforma con la declaración de que & # 8220 la guerra es el enemigo. & # 8221 La AFL reconoce que el trabajo & # 8220 no tiene ninguna promesa futura en un mundo que vive bajo la amenaza y la carga del sistema de guerra. la eliminación de la guerra como instrumento de política nacional es una condición esencial para su perpetuación. de nuestra forma de vida democrática. & # 8221 No hay nada especialmente sorprendente aquí, por supuesto. Todo esto se ha dicho antes. Los estadistas de la AFL solo han excavado en el pasado anterior a Hitler en busca de su lenguaje.

Es casi el lenguaje idéntico del Pacto de París (Pacto Briand-Kellogg) firmado el 27 de agosto de 1928. En este pacto, la guerra fue para siempre & # 8220 renunciada como un instrumento de política nacional. & # 8221 Pero estos no son todos los constructores de AFL del bien internacional continuará con la posición de que & # 8220La paz duradera debe basarse en la justicia social e incluir a todos los pueblos. & # 8221 Están totalmente de acuerdo con la política internacional del Sr. Gompers, quien & # 8220 estableció este principio. al final de la Primera Guerra Mundial en la constitución de la Organización Internacional del Trabajo. & # 8221

Además, la AFL está totalmente de acuerdo con la Carta del Atlántico y & # 8220 observa con satisfacción & # 8221 la declaración de Churchill, Stalin y Roosevelt en el sentido de que estos grandes demócratas darán la bienvenida a su bendito círculo. & # 8220todas las naciones. cuyos pueblos de corazón y mente están dedicados, como nuestros propios pueblos, a la eliminación de la tiranía y la esclavitud, la opresión y la intolerancia. & # 8221

No hay indicios de que la Carta del Atlántico sea ahora parte del Pacto Briand-Kellogg, de que a Churchill le resulte difícil cuadrar los supuestos principios de la Carta del Atlántico con su declaración de que & # 8220 No me convertí en Su Majestad & # El Primer Ministro de 8217 asistirá a la liquidación del Imperio Británico & # 8221 que la Rusia estalinista es una prisión y un corral de esclavos, y que ninguno de los gobiernos imperialistas ha expresado ninguna intención de dar la bienvenida a los pueblos coloniales explotados al mundo & # 8220 familia de naciones democráticas. & # 8221 Los politólogos de la AFL declaran que & # 8220la única seguridad frente a la guerra es la organización internacional de la paz & # 8221. Estados Unidos debe participar en esto.

Este país debe & # 8220hacer todo lo que pueda para ayudar a desarrollar un sistema general de seguridad mutua. & # 8221 Las Naciones Unidas deben estar & # 8220 preparadas y equipadas. para prevenir el estallido de la guerra. Esto seguramente requerirá programas de vigilancia y el uso de fuerzas armadas. & # 8221 Hay más acerca de lograr la prosperidad mediante un & # 8220 pueblo libre bajo un régimen de justicia social, & # 8221 la salvaguardia de la libertad de pensamiento & # 8220 en todo el mundo, & # 8221 y la dependencia de la libertad de pensamiento & # 8220 del crecimiento de conciencia pública. & # 8221

Los estadistas de la AFL continúan con sus & # 8221 principios internacionales rectores & # 8221 hasta que uno siente náuseas. Dan la impresión de ser viejos, física y mentalmente decrépitos, que han rebuscado en librerías de segunda mano entre los volúmenes y las ofrendas mohosos y descartados de la época posterior a Versalles y anterior a Hitler. Desenterran todo el lenguaje antiguo, los viejos planes que un capitalismo en decadencia, un imperialismo desenfrenado y la amenaza del fascismo mundial han vuelto no solo ingenuos e impotentes, sino que han llenado hasta desbordar el peligro para la clase trabajadora mundial.

A la luz de la historia actual y la situación mundial actual, estos & # 8220principios & # 8221 y la política internacional de los líderes de la AFL son tan anticuados y oxidados como sus sindicatos artesanales y sus prácticas sindicales reaccionarias en los Estados Unidos.
 

¿Qué pasa con el trabajo mundial?

No hay ningún llamado a la reforma del movimiento obrero del mundo, a la solidaridad del trabajo mundial, a la organización de la clase obrera mundial en líneas de clase, para incluir a los trabajadores alemanes, italianos y japoneses y los esclavos coloniales miserablemente explotados. Estos burócratas intelectualmente en bancarrota e ignorantes solo pueden hablar en términos vagos sobre el mantenimiento de la paz con & # 8220 programas políticos y militares & # 8221 asociados con & # 8220 un programa económico de largo alcance que no será diseñado para beneficiar a ciertas naciones a expensas de otras. & # 8221

¿Qué naciones no se beneficiarán a costa de qué otras naciones? ¿Y cómo puede pasar esto en la mente de Green, Woll & amp Co. cuando dicen en su declaración que las Naciones Unidas deben permanecer preparadas para vigilar al mundo con la fuerza armada? Vigilar el mundo con la fuerza armada no es nada nuevo. Cada nación imperialista ha hecho esto, en un momento u otro, durante más de cien años.

En su declaración, la AFL se posiciona contra la pobreza mundial. Ellos dijeron eso & # 8220pobreza, desempleo e inseguridad generalizada no son soportables en medio de la abundancia potencial. & # 8221 ¿No soportable para quién? ¿Los millones de hambrientos de Europa? ¿Los millones de siervos coloniales que se retuercen bajo el látigo imperialista? ¿Los trabajadores afectados de los campos de concentración de Hitler & # 8217? ¿Los explotados millones de Japón y China? ¿Los cientos de miles en las fábricas y campos de prisioneros de Stalin & # 8217 & # 8220socialist & # 8221? ¿No soportable para la clase trabajadora en apuros en los Estados Unidos?

Es cierto que su condición actual no es soportable para estos millones. Pero se ven obligados a soportar estas cosas y la AFL no les da ningún rayo de esperanza. No se les dice qué hacer, no se les da un programa para el trabajo mundial como clase, no se les promete ninguna ayuda en la lucha que llevan a cabo hoy.
 

El programa AFL & # 8217s & # 8220 & # 8221

La AFL, sin embargo, tiene un & # 8220programa & # 8221 para la paz internacional y la seguridad económica y política. ¿Qué es? La Carta del Atlántico y la Declaración de las Cuatro Naciones de Roosevelt, Stalin, Churchill y Chiang Kai-shek. No quieren un gobierno mundial, pero las Naciones Unidas van a formar una & # 8220 Organización Internacional General & # 8221. Presumiblemente es esta organización internacional la que funcionará como policías del mundo. Lo que los líderes de la AFL realmente piden es la dominación del mundo, después de la guerra, pero las Naciones Unidas, pero principalmente por los Estados Unidos.

Tienen mentalidad imperialista, exigen la continuación del mundo tal como es y defienden a los imperialistas de las clases dominantes de Inglaterra y Estados Unidos. Además, son imperialistas blancos, que piden la explotación continua de los pueblos coloniales por parte de sus amos actuales. Esto es todo lo que significa & # 8220program & # 8221 y todo lo que puede significar.

Los & # 8220planners & # 8221 de la AFL recuerdan que existe algo como & # 8220livelihood, & # 8221, es decir, los trabajadores deben comer, vestirse y tener una casa para vivir. mundo después de la guerra. Quieren mano de obra en el personal de la UNRRA. A esto lo llaman alivio, & # 8220 caridad, & # 8221 y no creen que la gente de otros países & # 8220o los Estados Unidos se beneficiarían de la caridad continua después de la restauración de las condiciones normales. & # 8221

Este es un sentimiento muy noble, proveniente de estos burócratas bien alimentados y bien remunerados. Está en la mejor tradición de las & # 8220Sixty Families & # 8221, que siempre temieron que & # 8220charity & # 8221 desmoralizara a los trabajadores. Esta declaración también contará con la plena aprobación del MNOAL, cuyos miembros temen que los hotentotes obtengan demasiada leche estadounidense y que no quede suficiente para los bebés de los trabajadores del acero y los excavadores de carbón.

El programa AFL world & # 8220 & # 8221 exige una planificación económica a largo plazo y & # 8220un cierto número de agencias funcionales internacionales. asegurar el desarrollo constante de políticas económicas sólidas en un mundo que responderá cada vez más a los avances de la tecnología. & # 8221 ¿Qué significa esto? ¿Qué son las políticas económicas sólidas? Dado que la AFL está comprometida, tanto como el NAM, con la continuación del capitalismo como una política económica sólida para los EE. UU., Una política económica sólida en la planificación mundial puede significar solo lo mismo. A su vez, esto solo puede significar la continuación de las rivalidades económicas y políticas nacionales que conducen a incursiones imperialistas, saqueos y guerras imperialistas. Así, los líderes sindicales presentan sus & # 8220planes & # 8221 para la paz, la seguridad y la justicia mundiales.
 

Otras propuestas

Hay otras propuestas internacionales que solo podemos mencionar. La Oficina Internacional del Trabajo & # 8220 ha justificado abundantemente su existencia. & # 8221 Debería adoptarse la Corte Permanente de Justicia Internacional (¿dónde han estado estas personas durante los últimos veinte años?) Y para la salvaguarda de los & # 8220 derechos humanos & # 8221 ser un instituto internacional permanente. Se supone que todos estos institutos, tribunales, organizaciones y comisiones funcionarán bajo la protección de las bayonetas y armadas de las victoriosas Naciones Unidas.

Esta es la contribución de la AFL a la política exterior e internacional. Es un documento rancio y mohoso salido de los sótanos de la política imperialista de equilibrio de poder. Ni siquiera se acerca a los vapores vacíos de Woodrow Wilson. Al parecer, no tiene conocimiento de la historia del mundo desde el Tratado de Versalles. No presta la menor atención a los rumores de los movimientos clandestinos de la Europa hitlerizada, a las insistentes demandas de los trabajadores italianos, ni a las luchas antiimperialistas de las masas chinas. No expresa simpatía por los trabajadores calumniados de Alemania y Japón ni por las aspiraciones de los millones de negros de África.

Estos burócratas del movimiento obrero, gordos de sus millones en impuestos per cápita, no saben que el trabajo mundial se ha movido más allá de su día y su tiempo. Gompers está muerto y el gompersismo no es una respuesta a los problemas mundiales de la clase trabajadora: ciertamente no hoy. Los trabajadores de los países ocupados, incluida Italia, leerán esta basura con disgusto y odio.

Ciertamente quieren democracia, libertad, seguridad y paz. Pero saben que estos solo pueden llegar con el desarrollo de su fuerza y ​​su poder organizado en los sindicatos y partidos políticos de los trabajadores. Están comenzando a aprender que la & # 8220 conciencia pública & # 8221 es una conciencia capitalista e imperialista, que la cooperación internacional es la práctica del engaño diplomático y el fraude que la cooperación económica entre naciones es una hermandad de muerte organizada por los fabricantes de armamento, y un saqueo de la gente llana por acuerdos de cártel.
 

Planes de la clase trabajadora

Los de la clase trabajadora debemos tener nuestros planes para el mundo de la posguerra. Pero para nosotros, el mundo de la posguerra es parte integral del mundo de hoy y del mundo del pasado. Nuestra primera consideración es el hecho de que existe un abismo infranqueable entre nosotros y los capitalistas de nuestro propio país, y que este mismo abismo infranqueable se extiende entre los trabajadores de todos los demás países capitalistas y sus clases dominantes. La guerra actual no seca ese abismo, no destruye esta barrera entre nosotros como trabajadores y nuestros opresores capitalistas e imperialistas.

Nuestra garantía real contra la inseguridad de la posguerra o el fascismo es la organización de la clase trabajadora & # 8211 como clase & # 8211 en todos los países capitalistas, Alemania, Italia y Japón incluidos & # 8211 en una hermandad internacional de trabajadores, organizada en sindicatos mundiales fuertes y un partido político mundial de la clase trabajadora. Entonces podemos hablar de la & # 8220 conciencia pública & # 8221 porque nosotros, la mayoría de la gente, seremos esa conciencia. Podemos hablar de paz porque nosotros, que no tenemos ningún interés en la guerra, no sumergiremos al mundo en la guerra. Tendremos seguridad porque nosotros, el pueblo, poseeremos y controlaremos los instrumentos de producción que son la base de la seguridad.


Ploesti: el resto de la historia

B-24H Libertadores de la Decimoquinta Fuerza Aérea bombardean la planta de craqueo de petróleo en la refinería Concordia Vega, uno de los muchos objetivos alrededor de Ploesti, el 31 de mayo de 1944.

Además de las 10 refinerías de Ploesti, que producían quizás un tercio del petróleo de Alemania, había una amplia red de objetivos como Giurgiu: instalaciones de almacenamiento, rutas de transporte y puntos de envío.

Los navegantes del 97º Grupo de Bombarderos B-17 comprobaron sus mapas mientras se acercaban al río Danubio desde el norte en la mañana del 23 de junio de 1944. Hasta ahora estaban en curso y a tiempo para su objetivo asignado, la ciudad rumana de Giurgiu. en la frontera con Bulgaria. La Decimoquinta Fuerza Aérea con sede en Italia había lanzado ese día cientos de bombarderos contra objetivos afiliados a Ploesti y otros puntos de producción y envío de petróleo del Eje.

Cerca de 70 millas al sur de Ploesti, las Fortalezas Voladoras presionaron a través de un grueso bombardeo antiaéreo. Durante el bombardeo de Giurgiu, el B-17F Opissonya fue alcanzado por fuego antiaéreo y comenzó a perder altitud, pero el teniente piloto Edwin Anderson estaba decidido a poner su bombardero sobre el objetivo.

El teniente David R. Kingsley se agachó sobre la mira de Norden en OpissonyaLa nariz, buscando el punto de mira. Ignoró los ataques Messerschmitt Me-109 y lanzó sus bombas a través de antiaéreos cada vez más espesos. Para entonces, el B-17 había recibido una paliza: Anderson se desvió del objetivo con un motor fuera y graves daños en la estructura del avión.

Se apretujaron más 109, ansiosos por acabar con el rezagado. Uno de ellos introdujo una bala de 20 mm en el compartimento del artillero de cola e hirió al sargento Michael Sullivan. Incapaz de pedir ayuda por el intercomunicador, Sullivan se arrastró hacia la posición de cintura. Los artilleros lo llevaron al compartimiento de la radio y pidieron ayuda. Ahora que habían dejado caer su cargamento de bombas, Kingsley era la opción obvia para proporcionar primeros auxilios.

Un aviador veterano en su vigésima misión, Kingsley no tenía ni 26 años. Aunque el teniente había abandonado la formación de pilotos, se destacó como bombardero-navegante de doble clasificación. Estaba muy lejos de su casa en Portland, Oregon.

Después de quitarle el arnés del paracaídas y la chaqueta dañados de Sullivan para exponer su hombro destrozado, Kingsley logró frenar el sangrado. Pero el artillero ya había perdido demasiada sangre a 500 millas de la base, Sullivan estaba en estado de shock.

Luego llegaron aún más 109. Durante el transcurso de un tiroteo prolongado, hicieron jirones a la Fortaleza, lo que obligó a Anderson a tocar la campana de rescate. En la confusión resultante, no se pudo encontrar el arnés de la tolva de Sullivan. Kingsley no lo dudó: se quitó el arnés y se lo colocó al artillero. Sullivan más tarde relató: “El teniente Kingsley me tomó en sus brazos y luchó hasta la bahía de bombas, donde me dijo que mantuviera mi mano en el cordón de apertura y dijo que tirara de él cuando estuviera fuera del barco. Antes de saltar, lo miré y la expresión de su rostro era firme y solemne. Debe haber sabido lo que se avecinaba porque no había miedo en sus ojos ".

Colgando de sus toboganes, los tripulantes vieron caer su bombardero a tierra y arder en Bulgaria. Los aviadores pronto fueron hechos prisioneros, y sus captores dijeron más tarde que habían encontrado a un aviador muerto en la cubierta de vuelo aplastada, tal vez después de haber intentado un aterrizaje forzoso. Diez meses después, la familia Kingsley recibió la Medalla de Honor de David.

El 97. ° Grupo perdió tres aviones más ese día, mientras que el Decimoquinto canceló otros cinco bombarderos y cuatro cazas. Fue una entrada más trágica en la prolongada campaña para cerrar el grifo del petróleo balcánico de Adolf Hitler.

Post maremoto

En abril de 1944, la Decimoquinta Fuerza Aérea había comenzado una campaña de cuatro meses para destruir las refinerías de petróleo alrededor de Ploesti. De hecho, el Decimoquinto tenía que ver con el petróleo en ese momento: dado que Rumania se encontraba a 1.300 millas de las bases inglesas de la Octava Fuerza Aérea, el mando del teniente general Nathan Twining se había establecido en los campos que rodean Foggia, en la costa este de Italia, muy dentro de alcance de las refinerías.

El 1 de agosto de 1943, tres meses antes de que se organizara la Decimoquinta, la Octava y Novena Fuerza Aérea
Los B-24D habían volado una misión histórica de bajo nivel contra Ploesti, sufriendo pérdidas espectaculares. La Operación Tidal Wave costó 54 de los 178 Libertadores destruidos o internados en Turquía, una prueba de que Ploesti no sería eliminado de un solo golpe (ver “La verdad sobre Tidal Wave”, marzo de 2012).

Irónicamente, las primeras refinerías de Ploesti se habían construido con respaldo estadounidense, pero nueve décadas después, Bucarest se alió con Berlín. Además de las 10 refinerías de Ploesti, que producían quizás un tercio del petróleo de Alemania, había una amplia red de objetivos como Giurgiu: instalaciones de almacenamiento, rutas de transporte y puntos de envío. Todos estaban interrelacionados y todos distantes de Italia. Desde Foggia, Ploesti se encontraba a 580 millas al noreste a través del Adriático.

En la primavera de 1944, las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EE. UU. Se dieron cuenta de que no existía un golpe de gracia cuando se trataba de estos sitios industriales. Claramente, se necesitaba una política de "reencendido" para mantenerlos operando por debajo de la capacidad máxima. El general Twining lanzó su primer esfuerzo contra Ploesti el 5 de abril. Tres alas de bomba se dispusieron a atacar los patios de clasificación del ferrocarril, aunque solo dos lograron superar el clima.

Las misiones de clasificación redujeron sustancialmente la producción de Ploesti en abril. El Grupo No. 205 de la Royal Air Force se unió al esfuerzo, con ocho escuadrones volando Vickers Wellingtons, Handley-Page Halifaxes y Consolidated Liberators. Contribuyeron con alrededor del 4 por ciento de las salidas de la campaña, generalmente por la noche, y también extrajeron el Danubio, limitando severamente las exportaciones de petróleo a través de barcazas.

Las primeras seis misiones, hasta el 6 de mayo, se dirigieron a los patios ferroviarios de Ploesti como parte del "plan de transporte" general de los Aliados. Pero como estaba aprendiendo la Octava Fuerza Aérea, los ferrocarriles eran extremadamente difíciles de destruir y podían repararse en un plazo sorprendentemente corto. La misión más grande de Ploesti de esa primera fase involucró a las cinco alas de bombas de Twining, con 485 aviones arrojando unas 1.200 toneladas de artillería el 5 de mayo. Sin embargo, era cuestionable si el daño hecho valió la pena por los 18 bombarderos y tripulaciones perdidos. Incluso con más de 200 cazas de escolta, las defensas del Eje cobraron un precio.

Después de 1.320 salidas y casi 50 aviones perdidos, las prioridades del Decimoquinto cambiaron. Siete de las 10 refinerías que rodeaban la ciudad se encontraban a una milla de los patios ferroviarios, por lo que fue fácil para el comandante aéreo del Mediterráneo, el teniente general Ira C. Eaker, ordenar un cambio de los puntos de mira de los bombardeos. Pasaron casi dos semanas antes de que el Decimoquinto lanzara otra incursión contra Ploesti, esta vez atacando las refinerías mismas. El nuevo enfoque produjo resultados: los reinicios persistentes detuvieron la producción en Ploesti justo antes de que Bucarest capitulara a fines de agosto.

El resumen de la misión 2nd Bomb Group para el 24 de abril ilustra la variedad de oposición que los asaltantes encontraron en Ploesti: “Un ataque de caza de 40 minutos comenzó en el punto inicial. Aproximadamente de 20 a 30 e / a [aviones enemigos], que consistían en Me 109, FW 190 y DW 520, atacaron agresivamente y causaron daños a cinco B-17. El fuego antiaéreo en el objetivo fue tanto seguimiento como bombardeo, lo que resultó en daños a 28 B-17 [de 36] y heridas a un hombre. Flak fue descrito como intenso y preciso ". A los artilleros aliados se les atribuyó el derribo de dos 109 y un Dewoitine D.520.

A mediados de mayo, la Decimoquinta Fuerza Aérea había alcanzado la madurez. Twining desplegó 21 grupos de bombas, siete grupos de combate y un grupo de reconocimiento. Aunque su mando era la mitad del tamaño del “Poderoso Octavo”, seguía siendo una fuerza potente y eficaz.

Los defensores

El respiro de dos semanas en los bombardeos aliados también les dio a los defensores tiempo para adaptarse. El comandante de la defensa aérea era el teniente general de la Luftwaffe Alfred Gerstenberg, que había volado en el avión de Manfred von Richthofen. Jasta 11 en 1917. Ploesti ya contaba con 140 cañones antiaéreos pesados ​​y medianos, además de cientos de armas de menor calibre en caso de otro Tidal Wave. Los cañones pesados ​​y medianos (principalmente de 88 a 128 mm) se duplicaron en número antes de que terminara la campaña, y se agregaron unos 40 globos de bombardeo para contrarrestar la amenaza de bajo nivel. El fuego antiaéreo pesado podría ser extremadamente eficiente, aunque no siempre letal: en una misión de mayo, un grupo informó daños en 33 de sus 36 fortalezas, pero todas regresaron.

Aproximadamente 200 cazas alemanes y rumanos se basaron en Ploesti, principalmente Me-109 y -110 junto con IAR 80 y 81 de motor radial de producción local. La Real Fuerza Aérea de Bulgaria también contribuyó con 109 y D.520. Equipado con alerta y control de radar, el Eje estaba bien preparado para atacar a los bombarderos aliados que se acercaban.

Sin embargo, el arma defensiva más eficaz era la más sencilla. Los rumanos rápidamente se volvieron expertos en el despliegue de generadores de humo en objetivos oscuros. Los estadounidenses calificaron las cortinas de humo como ineficaces en cuatro de las cinco primeras misiones, pero a partir de entonces el humo demostró ser cada vez más exitoso en el enmascaramiento de áreas específicas. El humo fue creado por ácido clorosulfónico alimentado a generadores por aire comprimido. Cuando se informó de la llegada de bombarderos, los rumanos encendieron sus generadores unos 40 minutos antes de la hora prevista de ataque. Había un suministro amplio: 1.900 generadores, cada uno de los cuales producía humo durante más de tres horas, aunque los vientos superficiales podían reducir el tiempo durante el cual la pantalla era efectiva. En consecuencia, el reconocimiento P-38 Lightning y F-5 “Photo Joes” a menudo precedía al flujo de bombarderos, informando la extensión de la cobertura de humo en un área determinada.

Los bombarderos estadounidenses adoptaron dos nuevos métodos para hacer frente al humo. El bombardeo ciego empleó un radar H2X en un avión pionero, coordinando la imagen del radar con la mira de la bomba. El bombardeo compensado utilizó el rumbo conocido de un punto de mira y la distancia del objetivo, fuera de la cortina de humo. Ambos podrían ser efectivos, pero ninguno sustituyó al bombardeo visual directo con el Norden. La Decimoquinta Fuerza Aérea concluyó que el humo hacía que "el bombardeo visual normal fuera virtualmente imposible".

Entre los defensores de la Real Fuerza Aérea Rumana, sin duda la personalidad destacada fue el Capitán Constantin Cantacuzino, un noble carismático y deportista. Campeón nacional de acrobacia aérea, fácilmente llegó a los 109 y consideró el combate aéreo como el deporte definitivo. Al final de la guerra, se le atribuyeron 47 victorias, volando contra los soviéticos y estadounidenses, y más tarde contra sus antiguos aliados alemanes.

Luego estaba el teniente Ion Dobran, que reclamó 10 aviones aliados y fue derribado tres veces. Mirando hacia atrás en 2002, reflexionó: “No podíamos esperar a conocer a los estadounidenses [pero] la diferencia numérica era enorme. Por ejemplo, enfrentamos 15 contra 100 y algo así. La protección inmediata [del bombardero] fue asegurada por los Lightning, y los Mustangs volaron más alto, como una reserva estratégica, que podría intervenir donde fuera necesario. También bombardearon carreteras y vías férreas para atraer a los combatientes enemigos ”.

Para contrarrestar la creciente presión de la creciente Octava Fuerza Aérea, pronto se desplazaron más cazas de la Luftwaffe hacia el norte. A principios del verano, solo dos Gruppen de Jagdgeschwader 77 proporcionó la mayor parte de los cazas de la Luftwaffe en Italia y los Balcanes, y el desgaste afectó a los que el Decimoquinto recibió P-51. El 24 de abril III Gruppe había perdido a su comandante, el capitán Emil Omert, ganador de la Cruz de Caballero de 70 victorias, quien fue derribado por Mustangs.

Relámpagos sobre Ploesti

Frustrados con los resultados de los bombardeos convencionales, los comandantes de la Decimoquinta Fuerza Aérea decidieron enviar P-38 para bombardear en picado la refinería Romana Americana. El 10 de junio, el 1.er Grupo de Combate escoltó al 82.º Grupo Lightning armado con bombas en una de las misiones de combate más largas hasta el momento, un viaje de ida y vuelta de 1.300 millas. El ingreso esta vez sería a bajo nivel, en un intento de sorprender a los defensores de la refinería antes de que pudieran encender sus generadores de humo.

Nada salió según lo planeado.

En medio de los 48 escoltas ese día estaba el segundo teniente Herbert Hatch de Minnesotan. Distraído por los Dornier Do-217, el líder de vuelo de Hatch se había vuelto hacia la `` carne fácil '' cuando se derrumbó el techo. El sexto grupo de combate rumano había mezclado 23 IAR 81C, que los estadounidenses confundieron con los Focke-Wulf Fw-190.

"Miré hacia mi izquierda y había una bandada completa de Fw-190 que se dirigían desde las 10 en punto", dijo Hatch. “Todos rompimos con fuerza a nuestra izquierda para enfrentarlos de frente y, cuando me volví, un 190 solitario se cruzó frente a mí. Estaba tan cerca que todo lo que podía ver en mi vista era el vientre de su fuselaje y las raíces de las alas. No estaba a más de 75 yardas de distancia. Abrí fuego con mis cuatro calibres .50 y el cañón de 20 mm y casi lo hice volar por la mitad ... Dispararle me hizo girar más hacia la derecha y miré hacia las 2 en punto y había otros cuatro 190 ".

En ese momento, la pelea se convirtió en hachís. El Minnesotan y su compañero tomaron la ofensiva, disparando cada vez que un caza enemigo cruzaba sus narices. Hatch vio tres P-38 derribados pero, girando y trepando, abatió a cuatro enemigos más. Estuvo tan cerca de una de sus víctimas que perdió 3 pulgadas de su timón izquierdo.

"Miré hacia las 2 en punto y vi que otro venía directamente hacia mí", recordó Hatch. “Era demasiado tarde para que me volviera. Simplemente cerré los ojos y me encorvé en mi cabina. Pensé que había comprado la granja, pero me echó de menos sin ni siquiera hacer un agujero en mi barco ". Hatch luego se lanzó sobre otro bandido y se escapó unas cuantas rondas antes de quedarse seco.

De los 16 escuadrones de caza de Lightnings of Hatch que participaron en la misión, solo ocho regresaron. En total, de los 96 aviones de los dos grupos, perdieron 24 debido a interceptores y cañones AA. El sexto grupo de combate rumano anotó 23 Lightning en la confusa pelea de perros, dos de los cuales fueron acreditados a su comandante, el capitán Dan Vizanty, por la pérdida de cuatro IAR. Sería el último gran éxito para el ágil pero envejecido luchador rumano.

Con suficiente advertencia, los rumanos produjeron humo sobre dos de los tres objetivos del Grupo 82. Las fotos de reconocimiento posteriores al ataque mostraron daños visibles en la refinería, aunque continuó produciendo petróleo.

Otra medalla de honor

El 9 de julio, unas 220 salidas de bombardeo tuvieron como objetivo dos refinerías, incluido el complejo Xenia asignado al 98º Grupo de Bombardeo. El B-24G del teniente Donald D. Pucket fue golpeado por fuego antiaéreo inmediatamente después de que las bombas se alejaran, con un tripulante muerto y otros seis heridos. Se apagaron dos de los motores del Liberator y se cortaron los cables de control. Pucket ordenó a los tripulantes sanos que aligeraran el barco, arrojando cualquier objeto suelto por la borda mientras descendía hacia el oeste.

Cuando Pucket posteriormente ordenó un rescate, cinco hombres se prepararon para saltar y se dirigieron a la bahía de bombas. Pero otros tres no pudieron o no quisieron abandonar el avión. Haciendo caso omiso de la insistencia de los voladores ambulatorios, Pucket calculó que no tenía tiempo suficiente para arrastrar a los otros tres a la bahía y echarlos. Cuando los cinco ilesos saltaron al espacio, regresó a la cabina, tratando de controlar al bombardero en llamas que descendía.

El Libertador se estrelló contra la ladera de una montaña y explotó con el impacto. La viuda de Pucket, que recibió su Medalla de Honor casi un año después, comentó: "La acción de Don al quedarse con sus tripulantes heridos y el B-24 lisiado fue lo que era tradicional y se esperaba del capitán del barco".

Cuando llegó el verano, también lo hicieron los resultados del bombardeo persistente, pero las defensas del Eje siguieron siendo formidables. El bombardero B-24 Quentin Petersen, del 454º Grupo de Bombardeo, recordó que en la sesión informativa del 17 de agosto, “¡Se abrió el telón del mapa para gemir cuando se vio que íbamos a Ploesti nuevamente! [El Teniente] Coronel [James] Gunn discutió esta larga misión para atacar la refinería de petróleo de Astra… ”. Al acercarse al objetivo ese día, Petersen's Lib fue víctima de AA: “Lo siguiente que supe fue que fuimos alcanzados por la primera antiaérea que vimos ese día. Dos de nuestros motores fueron destruidos. Piezas y tripulación de los cinco aviones líderes pasaron junto a nuestra nave. Reconociendo que habían alcanzado algunas bombas, solté la nuestra. Con nuestros sistemas de oxígeno e hidráulico disparados, descendimos a una altitud respirable, evaluamos los daños y partimos hacia casa solos, habiéndonos quedado muy atrás y abandonados por todos los demás aviones que quedaban de la formación original ".

Incapaz de regresar a Italia en dos motores, el teniente John McAullife giró hacia el suroeste, con la esperanza de llegar a partisanos amigos en Yugoslavia. El condenado Libertador llegó hasta Grecia, donde la tripulación abandonó el barco. Petersen recordó:

Las tripulaciones de combate no recibieron entrenamiento en paracaídas. ¡Ninguno de nosotros había saltado jamás! Todos habían escuchado historias de tripulaciones a las que se les había ordenado que se retiraran, pero, debido a un miembro de la tripulación "congelado", nadie saltó y todos se quedaron en la aeronave y murieron cuando se estrelló. John McAullife, comandante de la aeronave, y yo habíamos discutido este tema en muchos bares y estuvimos de acuerdo en que, dado que el bombardero tenía poco que hacer durante la mayor parte de la misión, bajo estas circunstancias mi trabajo sería llamar la atención de todos y saltar para que no habría ningún "rechazo" a su orden. Abrí con la manivela las puertas de la bahía de bombas (recuerde, no queda energía hidráulica), coloqué mis zapatos en mi chaqueta A-2 y la cerré con cremallera para evitar que se sacudieran cuando se abriera el paracaídas. Llamé la atención de todos y salí de la pasarela de la bahía de bombas al espacio.

Petersen se dislocó una cadera en el salto. Después de que los alemanes recogieron a los aviadores, un interrogador de la Luftwaffe le prestó al aviador herido su propio catre para la primera noche de cautiverio del yanqui.

Dos días después, la campaña de Ploesti llegó a su fin. El 23 de agosto, Bucarest se inclinó ante lo inevitable, rompiendo su alianza con Alemania y poniéndose del lado de los Aliados. The four-month-long campaign had seen the launch of 5,675 bombing sorties, including the P-38 attack, with nearly 14,000 tons of ordnance dropped. The sustained effort cost 282 U.S. and 38 British aircraft, but proved that persistent strikes could ruin a major industrial complex. In the end, Ploesti’s burned and battered refineries were producing just a dribble: a 90 percent reduction in petroleum intended for the Wehrmacht. Reich armaments head Albert Speer and Luftwaffe Field Marshal Erhard Milch later told Allied interrogators that the bombing campaign would have been more effective if the oil plan had been pursued earlier.

Meanwhile, a final drama played out in that contested region. In late August Captain Cantacuzino, the leading Romanian ace, cooperated with the senior American POW in an effort to prevent Allied airmen from being moved by the Germans or “rescued” by the Soviets. Lieutenant Colonel Gunn, who had been shot down during the August 17 mission and was being held in Bucharest, wedged himself into an Me-109 and the mismatched twosome flew to Italy. Cantacuzino then offered to lead rescue aircraft to a field near Bucharest, beginning a POW airlift to Foggia. After an American “borrowed” his 109 and ground looped it, Cantacuzino got a quick checkout in a P-51B, in which he performed an eye-watering aerobatic demonstration. He then guided 38 B-17s to the field, enabling 1,161 fliers to be returned to safety—a fitting end to the drawn-out saga that was Ploesti.

Arizona-based aviation writer Barrett Tillman is the author of more than 45 books and 500 magazine articles. His latest book, due in May 2014, is tentatively titled The Forgotten Fifteenth: The Daring Airmen Who Crippled Hitler’s Oil Supply. For further reading, he recommends Fortress Ploesti: The Campaign to Destroy Hitler’s Oil, by Jay Stout.


455th Bomb Group

A B-24 Liberator (serial number 44-50468) of the 455th Bomb Group, 15th Air Force which crashed landed on its nose as a result of a freak accident on take off, 1945. Handwritten caption on reverse: 'Extraordinary take off crash, Italy.'

B-24H-10-CF 41-29264 SKY WOLF w/ air crew 15th AF 455th BG, 740th BS, Italy B

41-29264 B-24H-10-CF SKY WOLF ground accident with Heaven Can Wait, 455th BG, Italy

B24H-10- CF 'Sky Wolf' of 455th BG, 15th AF 41-29264 Purcell Crew #418

part one of Jimmy H Smith's World War two adventure with the 741st bomb squadron of the 455th Bomb Group.

part two of Jimmy H Smith's World War two adventure with the 741st bomb squadron of the 455th Bomb Group.

S/Sgt Kenneth Griffith, 742BS, 455BG, 15AF.

Captain Gilbert Cole, 741st Bomber Squadron, Killed in Action.

The group was activated July 1943 with four essentially stand-alone bomb squadrons: 740th, 741st, 742nd, and 743rd. After a somewhat nomadic training regimen with dilapidated equipment, the pieces of the group came together at Langley, VA in October 1943. They were issued G and H models of the Consolidated B-24 Liberator.

They departed Langley in December 1943 and flew to Tunisia by way of Brazil, arriving in January 1944. They remained in Tunisia until completion of their airfield at San Giovanni, Italy, about five miles west of Cerignola and 20 miles southwest of Foggia. The group moved to San Giovanni in February 1944 and flew its first combat mission (Anzio) on 16 February 1943 as part of the 304th Bomb Wing, Fifteenth Air Force. The group flew its last mission (Linz, Austria) 15 months later on 25 April 1945. The mission scheduled for the following day was cancelled and the group began preparations to return home. Probably no one was sorry.

The group had only two commanders during combat operations. Col. Kenneth A. Cool commanded from July 1943-September 1944. Col. William I. Snowden then commanded until May 1945. Both survived the war but both are now deceased.

The 455th flew 252 combat missions over France, Italy, Germany, Poland, Hungary, Austria, and the Balkans. They dropped 13, 249 tons of munitions with the following approximate targeting breakout

Authorized personnel strength was over 4,000 personnel. The group lost 118 aircraft, 31 directly to fighters, 36 directly to flak, and 51 from all other causes combined. The figure for combined causes includes causes such as collisions, ditchings, and crashes attributable to fighter or flak damage. As time passed, the fighter opposition decreased but the Germans concentrated their anti-aircraft guns around the fewer remaining targets, so the threat from flak remained intense. They suffered 147 KIA, 268 MIA, 179 POW, and 169 wounded in action. On the other hand, the group is credited with 119 enemy aircraft destroyed and another 78 probables. Only about 40% of the original crews returned.

Most members would probably agree on the two toughest missions. The Group hit the ball bearing plant at Steyer, Austria on 2 April 1944. They lost 4 of 40 aircraft—40 comrades. In addition to successful target damage, they were credited with 27 enemy aircraft destroyed and 17 probables. It was their first heavy loss in two months of combat. The other consensus mission was the Moosbierbaum oil refinery at Vienna, Austria on 26 June 1944. Thirty-six planes took off with only 26 returning. Six of the ten losses were from a single squadron. Several of those crews were on their 50th mission.

The 455th BG received a Distinguished Unit Citation for a mission on 2 April 1944 when the group contributed to Fifteenth AF’s campaign against enemy industry by attacking a ball-bearing plant at Steyr. They lost 4 of 40 aircraft—40 comrades. In addition to successful target damage, they were credited with 27 enemy aircraft destroyed and 17 probables. It was their first heavy loss in two months of combat.

Although meeting severe fighter opposition and losing several of its bombers on 26 June 1944, the group proceeded to attack an oil refinery at Moosbierbaum, receiving another DUC for this performance. Thirty-six planes took off with only 26 returning. Six of the ten losses were from a single squadron. Several of those crews were on their 50th mission.


Bomb Census London: An East End Raid Over Walthamstow And Leyton

By 1944 Luftwaffe raids on England were becoming less frequent, but this map, dating from April 1944, shows bombs dropped during a single raid in the early hours of April 18/19 1944 over Leyton and Walthamstow in London’s East End.

This bomb census map makes an interesting comparison with the central London bombing map, hastily compiled during the height of the Blitz.

Different kinds of bomb and their locations are shown with a line leading to an annotation on the map margin.

Rather than the quickly applied felt pen blotches of 1941 we now have carefully and meticlously annotated bomb locations - with some indication as to the size and type of bomb dropped.

The difference in detail may be down to the ways different agencies and ARP stations approached bomb census plotting, but it may equally be an indicator of the sporadic nature of Luftwaffe bombing raids as the war progressed.

The map shows when and where the first bombs dropped. At 1.00am the Luftwaffe bombers were over Leyton and five minutes later they were over Walthamstow. © National Archives

Another explanation may be found in the fact that the Leyton/Walthamstow map plots the bombs dropped during a single raid whilst the central London map gives a general overview of a two-week period.

When plotting the street locations a full round dot is used to show phosphorous or ‘incendiary’ bombs, whilst unexploded bombs are indicated using a hollow circle.

High explosive bombs are marked with a red triangle. The annotation AB is also shown in the margin – perhaps this refers to an 'aerial bomb' or an 'air burst'?

Although bomb locations were plotted using military maps rather than standard Ordnance Survey, by taking a walk with a modern OS Map or A-Z it is possible to find the locations of the bomb sites plotted on the maps.

In residential areas look out for differences in architecture and building materials - these may indicate where a house or building has been rebuilt after bomb damage. Some former residential areas of the East End are now parkland or squares - the bomb damage being so severe that rebuilding work was never undertaken.

Visit the main 24 Hour Museum VE Day index page to find out about Their Past Your Future Events and to explore World War Two-related resources - including trails, features, news and reviews.


Production

The bulk of the production started in February 1944, with around 2,252 delivered until the end of the year, perhaps 50% being of the new IS-2 1944 model. There was a subtle difference concerning the nose, between the one manufactured by Chelyabinsk (rounded cast) in August 1944, and the UZTM nose which had a flat lower bow plate. But as soon as they were put into service, alarming reports claimed that the limited ammo provision always meant supply had to be carried by following trucks, and the low rate of fire was almost half that of the T-34/85, while the latter had greater muzzle velocity.

KV-13 prototype front view

A new gun was urgently needed. Plus, other reports showed that even the new armor-piercing shell BR-471 failed to penetrate the frontal armor of a Panther at less than 700 m (765 yards). Only the RP-471 HE rounds had a better chance in jamming the enemy turret, because the tremendous blast torn away the turret ring. Same effects could be devastating on the tracks. However, the situation tended to change in time because of the degrading quality of German steel armor plates, devoid of Manganese, as it was in short supply. The high carbon steel used instead was much more fragile.
The anti-aircraft DSHK heavy-machine gun was introduced on the final production IS-1. Its performances were relatively similar to the cal.50 in terms of penetration, rate of fire and reliability. The massive pintle mount was located just at the rear of the commander cupola, which itself could turn, acting as a ring mount.


Omaha Beach was one of the areas where the Allies suffered the most casualties. The geography of the area played a role in the high number of casualties at Omaha Beach. High cliffs that lined the beach characterized the geography of the Omaha Beach landing target. Many American forces lost their lives because the Germans had gun positions on these high cliffs.

The saddest D-Day facts are the number of people who were injured, and the number of people who died, as a result of the invasion of Normandy. Due to the position of the German forces and the defenses they had built, the Allies suffered over 10,000 casualties, with over 4,000 people confirmed dead.


Pinned Down and Wounded at Suicide Creek

What I remember most about my service is the day I got shot. It was on 2 January in 1944. The 3d Battalion, 7th Marines — in which I was a member of L Company, 2d Platoon — and the 3d Battalion, 5th Marines were to do a sweep in front of the lines at Cape Gloucester on New Britain.

We'd been on patrols out there a number of times, had the perimeter set up, and were to clear the front of 1st and 2d battalions of the 7th. I was a scout. We advanced about a half-mile or a mile. Out in front, we approached a creek flowing perpendicular to our line of advance and into the perimeter. As we got near, the other scout and I saw that the ground was very level until we reached the edge of the declivity that led down to the creek.

The creek itself was probably 10 to 15 feet wide. We didn't know at the time the Japanese had dug their pillboxes into the side of the bank, on the opposite side, just below the lip. We could see several Japanese soldiers. We didn't know whether they were decoys or what, but they seemed oblivious to our approach.

We checked with the squad leader, who said, "Open fire!" So we opened up on them. Within a minute or less, all hell breaks loose.

The machine-gun squad supporting us was not set up when we moved off the lip and down the creek bank. The slope was probably about 45 degrees. I was on my haunches when all of a sudden the gun immediately opposite me, about 35 yards off, started firing. He started off to my left and got immediate hits. At that point, they hit the gunnery sergeant off to my left. Then they started searching back toward me and the guys to my right.

The first bullet hit me in the left elbow. It felt like a sledgehammer. Probably fortunately, it pulled me somewhat to the left. The next round hit me in the right shoulder and lodged in my chest at about the tenth rib. They were hitting men all over. Our machine gun never got set up. Both BAR (Browning automatic rifle) men in our squad were killed. Our battalion commander lost control of the situation. The 2d and 3d platoons of L Company were pinned down, and we lost, dead and wounded, probably 60 percent. In a matter of about five minutes, our squad alone had five killed and six wounded, one of whom subsequently died.

I was lying downhill on the creek bank, and I didn't know whether I had a left arm below the elbow, because it was twisted around and numb. I knew the shoulder wound did no nerve damage because I could see the bullet hole. So I lay there a while.

We tried to get corpsmen to come up, but they couldn't. So finally, I started to get up, and I didn't know how to do it. I tried to turn myself around, but not being able to use your arms makes it even more difficult to get on your knees.

So I was thrashing around, trying to get at least pointed uphill, when the Japanese see the movement. They open fire again, and this time they hit me through the left buttocks and shoot off the left side of my heel. It feels like a whip hitting me.

That was the only time I got angry. I'd been pretty cool up until then, trying to figure how to get out. We knew they didn't take prisoners, but I was wondering why they were shooting at a wounded man. They were within easy voice range of us, so I shouted some epithets at them.

Then I lay there probably two hours. I noticed it was getting dark, but it was only about noon. I began to wonder if I was dying. To my right, I saw Private Floyd Martin behind a log. I yelled, "Martin, can you get my helmet out of my eyes ? I can't see."

He said, "I'm afraid I can't do it, but I'll see if I can reach you with my rifle." He reached over with his rifle and was able to use the barrel to knock my helmet upward. So then I could see and watch. The Japanese fire the same way we do, probably one tracer to three ball, so I can tell where the gun immediately opposite me is firing.

Another gun was to my right, not immediately in front of me. The guy with the gun immediately opposite me, in the pillbox, evidently sees some Marines moving off to my right and starts firing at them.

At a time like that, you don't realize you can get superhuman strength. I was able in some way to turn myself at least partially sideways, so I could get a little roll. I got myself up and walked on my knees to where the bank leveled off. Off to my right I could see the machine-gun squad, who never got set up. If they're not all dead, they're all dying by that time. The Japanese gunner sees me, but he can't get his gun low enough to hit me.

I'm next lying on my back after falling. I could see the tracers, which looked like they were very close to hitting me. By this time, our platoon leader was killed trying to get people out. Some men were going to get medals that day, and it's questionable whether others should. Lieutenant Thomas J. O'Leary, a New York Irishman, was the commander of the weapons platoon. He and a corpsman named Hartman got a lot of guys out. But they don't get any medals.

So the two came up to me. They had to lie flat and push with their feet, because they couldn't crawl that's how low the tracers were. Hartman inched around and gave me a shot of morphine. O'Leary said to me — because I'm lying with my head toward them — "We cannot get on our knees. Can you stand it if we pull you by your dungarees ? " I said, "Yes, any way to get me out of here." So they had to move using only their toes, as they're lying perfectly flat, and pull me probably 30 yards before they were able to get on their knees and move me to a battalion aid station, about 300 yards back.

There, they put me on a stretcher and — just like you see them doing in the stills from World War II or in Vietnam — they stuck a rifle with its bayonet in the ground and from it hung a plasma bottle to combat shock.

Stretcher bearers later hauled me probably a half-mile. Japanese mortars fire, and the bearers dropped me. They finally got me to a jeep, which they needed because of the mud. Gloucester has the heaviest rainfall average in the world: 400 inches in the rainy season.

I stayed in the regimental aide station for 2 .5 days. By that time shock set in and I have very little memory of it. They were not able to get planes to the strips, so they evacuated us on an LST (tank landing ship). The LST has probably the worst smell I ever smelled in my life. Some of about 250 guys hadn't had a bandage changed in 2 .5 or 3 days, like me. Nothing stinks like blood.


Treaty Deliveries

The graph of Estimated Deliveries on the United States International Boundary and Water Commission’s webpage shows the volume of water Mexico has delivered during the current 5-year cycle.

Mexico has had multiple years where they have not met their Treaty requirements. The history of Treaty deliveries can be seen on the graph provided by United States International Boundary and Water Commission.

Current estimated ownership can be seen on a weekly basis through the Reservoir Storage Report.


Can America Return to a Gold Standard?

How would a return to the gold standard affect the U.S. economy? First, it would constrict the government's ability to manage the economy. The Fed would no longer be able to reduce the money supply by raising interest rates in times of inflation. Nor could it increase the money supply by lowering rates in times of recession. In fact, this is why many advocate a return to the gold standard. It would enforce fiscal discipline, balance the budget, and limit government intervention. The Cato Institute’s policy analysis, ”The Gold Standard: An Analysis of Some Recent Proposals,” presents an evaluation of methods for returning to the gold standard.  

A fixed money supply, dependent on gold reserves, would limit economic growth. Many businesses would not get funded because of a lack of capital. Furthermore, the United States could not unilaterally convert to a gold standard if the rest of the world didn't. If it did, everyone in the world could demand that the United States redeem their dollars with gold. American reserves would be quickly depleted. Defense of the United States’ supply of gold helped cause the Great Depression. The Great Depression ended when Franklin D. Roosevelt launched the New Deal.  


Ver el vídeo: No puedo creer que ESTO pasará el 24 de abril