Levantamiento en Polonia - Historia

Levantamiento en Polonia - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Después de que Polonia se dividió por segunda vez, los polacos dirigidos por Thaddeus Kosciusko se levantaron contra los rusos. Los polacos lograron una victoria inicial en Raclawice, pero pronto los rusos tomaron ventaja y capturaron Cracovia. Los rusos sitiaron Varsovia, y aunque los polacos defendieron Varsovia brillantemente. En octubre, Kosciusko fue capturado y esto terminó efectivamente con el levantamiento.

Finaliza el levantamiento del gueto de Varsovia

En Polonia, el levantamiento del gueto de Varsovia llega a su fin cuando los soldados nazis toman el control del gueto judío de Varsovia y # x2019, haciendo explotar la última sinagoga que queda y comenzando la deportación masiva del gueto y los habitantes restantes al campo de exterminio de Treblinka.

Poco después de que comenzara la ocupación alemana de Polonia, los nazis obligaron a la ciudad ya los ciudadanos judíos a entrar en un & # x201Cghetto & # x201D rodeado de alambre de púas y guardias armados de las SS. El gueto de Varsovia tenía un área de solo 840 acres, pero pronto mantuvo a casi 500,000 judíos en condiciones deplorables. Las enfermedades y el hambre mataban a miles cada mes y, a partir de julio de 1942, se trasladaba a 6.000 judíos al campo de concentración de Treblinka al día. Aunque los nazis aseguraron a los judíos restantes que sus familiares y amigos serían enviados a campos de trabajo, pronto llegó al gueto la noticia de que la deportación al campo significaba exterminio. Se estableció un grupo de resistencia clandestino en el gueto y la Organización Judía de Combate (ZOB) y se adquirieron armas limitadas a un gran costo.

El 18 de enero de 1943, cuando los nazis entraron en el gueto para preparar un grupo para el traslado, una unidad de la ZOB les tendió una emboscada. La lucha duró varios días y varios soldados alemanes murieron antes de retirarse. El 19 de abril, el líder nazi Heinrich Himmler anunció que el gueto se limpiaría en honor al cumpleaños de Hitler al día siguiente, y más de 1.000 soldados de las SS entraron en los confines con tanques y artillería pesada. Aunque muchos de los 60.000 habitantes judíos restantes del gueto intentaron esconderse en búnkeres secretos, más de 1.000 miembros de la ZOB se enfrentaron a los alemanes con disparos y bombas caseras. Sufriendo bajas moderadas, los alemanes inicialmente se retiraron pero pronto regresaron, y el 24 de abril lanzaron un ataque total contra los judíos de Varsovia. Miles fueron masacrados mientras los alemanes se movían sistemáticamente por el gueto, haciendo volar edificios uno por uno. La ZOB tomó las alcantarillas para continuar la lucha, pero el 8 de mayo su búnker de mando cayó en manos de los alemanes y sus líderes de la resistencia se suicidaron. El 16 de mayo, el gueto estaba firmemente bajo el control nazi y comenzó la deportación masiva de los últimos judíos de Varsovia a Treblinka.


Recordando el levantamiento del gueto de Varsovia

A fines de 1940, más de un año después de la invasión alemana de Polonia, el alto mando nazi comenzó la migración forzada del país y los 3 millones de judíos hacia una serie de guetos urbanos. En Varsovia, la capital del país, más de 400,000 fueron reubicados en una esquina de 1.3 millas cuadradas de la ciudad, donde los rodeaba un muro recién instalado de 10 pies de alto coronado con alambre de púas. A finales de año, el 30 por ciento de la población de Varsovia & # x2019 antes de la guerra ocupaba menos del tres por ciento del territorio de la ciudad & # x2019. Se cortaron todas las comunicaciones con el mundo exterior, se confiscaron las radios, se cortaron las líneas telefónicas y se censuró fuertemente el correo. A los judíos se les prohibió salir del gueto y cualquiera que fuera capturado fuera de sus confines era ejecutado. Las condiciones de vida en el interior eran horribles. Los individuos recibieron raciones de menos de 200 calorías por día, lo que dejó a muchos al borde de la inanición. Al negarle el acceso a sus trabajos anteriores, el desempleo era rampante, y el contrabando de bienes de las partes de Varsovia fuera del gueto era uno de los únicos medios de empleo. Las aguas residuales rara vez se recolectaban y se desbordaban en las calles, y con la mayor parte de la atención médica cortada, no pasó mucho tiempo antes de que una serie de epidemias mortales, incluido el tifus, estallaran en las estrechas y miserables calles. En dos años, casi 100.000 habían muerto, una cuarta parte de la población del gueto.

A pesar de estas dificultades, la comunidad judía intentó mantener cierta apariencia de normalidad, estableciendo nuevas escuelas, bibliotecas, organizaciones sociales que intentaron alimentar, vestir y cuidar a los enfermos e incluso una orquesta sinfónica clandestina. Como en otros guetos & # x2014 y campos de concentración posteriores & # x2014, la vida en el gueto era administrada por un judenrat, o consejo de ancianos, instalado por funcionarios nazis y a menudo cómplice de colaborar con sus ocupantes. En julio de 1942, los líderes del Judenrat de Varsovia fueron informados de una nueva política nazi que sacaría a miles de judíos del gueto para reasentarlos en el Este. Sin saber que la política, oficialmente conocida como Grossaktion Varsovia, en realidad enviaría a estos judíos al campo de exterminio de Treblinka recién terminado, los funcionarios del Judenrat comenzaron a compilar una lista de nombres para los primeros transportes. Ese verano, la palabra comenzó a filtrarse de nuevo al gueto de las verdaderas intenciones de los nazis y # x2019, Adam Czerniak & # xF3w, el jefe del judenrat, se suicidó. Los nazis eligieron el 23 de julio, una festividad judía que conmemora la destrucción del templo en Jerusalén, como el inicio de las deportaciones masivas & # x2014 y para el 21 de septiembre (Yom Kipur) entre 250.000 y 300.000 judíos habían encontrado la muerte en Treblinka o habían sido enviados a campos de trabajo, dejando menos de 60.000 judíos en el gueto.

Ese verano, incluso antes de que los verdaderos horrores de los planes de los nazis fueran completamente evidentes, se habían formado varios grupos de resistencia clandestina, incluida la Unidad Militar Judía (ZZW) y la Organización de Combate Judía (ZOB). Con una membresía combinada de menos de 1,000 y un pequeño alijo de armas (algunas adquiridas de grupos de resistencia polacos fuera de Varsovia, pero muchas hechas en casa), resolvieron luchar contra cualquier deportación futura. El 18 de enero de 1943, un pequeño escuadrón de líderes de la resistencia fue introducido clandestinamente en un grupo de judíos que esperaban la segunda ronda de deportaciones y abrió fuego contra sus captores nazis. La ZZW y la ZOB perdieron a varios hombres y más de 5.000 judíos fueron deportados, pero los oficiales alemanes, sorprendidos por la resistencia, suspendieron las operaciones antes de tiempo. Esta & # x201Cvictory & # x201D inicial inspiró a cientos de personas a unirse a la revuelta armada & # x2014, aparentemente de la noche a la mañana, se erigió un mundo subterráneo que conectaba las alcantarillas y callejones de la ciudad con búnkeres y puestos de combate rápidamente ensamblados. Liderados por el jefe de ZOB de 24 años, Mordecai Anielewicz, los insurgentes ejecutaron a colaboradores nazis y se prepararon para lo que ahora estaban seguros sería un último impulso alemán para liquidar a todos los judíos que quedaban en el gueto.

El levantamiento del gueto de Varsovia comenzó en serio el 19 de abril, el día antes del comienzo de la Pascua, cuando las unidades de las SS que llegaban para las deportaciones finales fueron recibidas con una emboscada. Los insurgentes prendieron fuego a los tanques alemanes, lanzaron granadas hechas a mano y cócteles Molotov contra las tropas que avanzaban y lograron detener el avance de las SS antes de obligarlas finalmente a retirarse. En una exhibición simbólica, dos jóvenes combatientes judíos izaron la bandera nacional polaca y una bandera creada apresuradamente de uno de los grupos de resistencia desde lo alto de un edificio ocupado. Con la orden de destruir la insurgencia y arrasar el gueto para siempre, más de 2.000 fuerzas irrumpieron en el gueto, incluidas las unidades de las Waffen-SS y la Wehrmacht, soldados polacos no judíos e incluso un grupo de policías judíos. Armados con artillería pesada y vehículos blindados, pasaron los siguientes días destruyendo sistemáticamente partes del gueto, edificio por edificio, expulsando a los combatientes de la resistencia que fueron asesinados o capturados. El caos reinaba en el gueto y la madriguera subterránea, que pronto se llenó de fuego, humo y escombros. Más de 6.000 judíos morirían allí, mientras que en la superficie se desarrollaban decenas de pequeños enfrentamientos. A principios de mayo, estaba claro que el fin del levantamiento era inminente. Varios líderes de la resistencia lograron escapar de la ciudad, pero otros se mantuvieron firmes, incluido el líder de la ZOB, Mordecai Anielewicz. El 8 de mayo, Anielewicz y varios otros murieron en circunstancias turbias & # x2014, no está claro si se suicidaron en masa para evadir la captura o fueron asesinados por las fuerzas alemanas. Los combates esporádicos continuaron durante una semana más, hasta que el último de los insurgentes fue arrestado.

De los más de 50.000 judíos capturados durante el levantamiento, 14.000 fueron ejecutados inmediatamente o asesinados al llegar a Treblinka. Los prisioneros restantes fueron enviados a varios campos de concentración, donde al final de la guerra casi todos los miles estaban muertos, junto con los otros 6 millones de judíos y otros 6 millones de víctimas no judías del Holocausto. Aún así, la resistencia condenada de los judíos de Varsovia y # x2019 inspiró levantamientos similares en otros guetos y campos de concentración. En agosto de 1943, 1.000 reclusos de Treblinka, posiblemente incluidos combatientes recién llegados de Varsovia, protagonizaron una revuelta armada que, aunque finalmente fue aplastada, permitió la fuga de decenas de prisioneros. Un año después, el Ejército Nacional de la resistencia polaca lideró una revuelta aún mayor en los barrios no judíos de la ciudad, que a pesar del escaso apoyo se mantuvo durante más de dos meses contra las tropas alemanas antes de colapsar finalmente.

La valentía de los hombres, mujeres y niños del levantamiento del gueto de Varsovia ha inspirado varios libros, canciones y películas. La película ganadora de un premio de la Academia de 2002, El pianista, cuenta la historia real del músico Wladyslaw Szpilman y la fuga del gueto del músico Wladyslaw Szpilman y fue dirigida por Roman Polanksi, quien había perdido a toda su familia en el Holocausto y él mismo había logrado escapar de él. el gueto de Cracovia. En 2010, un nuevo documental, A Film Unfinished, exploró la historia de una película de propaganda nazi nunca terminada de una versión altamente ficticia de la vida en el gueto en las semanas previas al levantamiento, destinada a convencer al mundo de los nazis & # x2019s & # x201Chumano & # x201D trato a los judíos. Y hoy, Lohamei HaGeta & # x2019ot (& # x201CGhetto Fighters & # x201D), un kibutz en el norte de Israel, permanece en funcionamiento más de 70 años después de que fue fundado por un grupo de sobrevivientes del levantamiento del gueto de Varsovia.

REVISIÓN DE HECHOS: Nos esforzamos por la precisión y la equidad. Pero si ve algo que no se ve bien, ¡haga clic aquí para contactarnos! HISTORIA revisa y actualiza su contenido con regularidad para asegurarse de que sea completo y preciso.


Cómo el levantamiento del gueto de Varsovia inspiró la rebelión en un campo de exterminio nazi

Rudolf Masaryk no tuvo mucho tiempo de vida, pero por ahora estuvo luchando con toda su vida. Mientras estaba en lo alto de un techo en el campo de concentración de Treblinka en llamas, gritó hacia los guardias nazis a los que estaba disparando.

& # x201C ¡Esto es para mi esposa y mi hijo que nunca vieron el mundo! & # x201D gritó.

Horas más tarde, Masaryk murió junto con la mayoría de los otros prisioneros del campo de exterminio de Treblinka que se levantaron contra sus captores nazis en agosto de 1943. Y si la historia de Masaryk & # x2019s parece que podría haber salido del levantamiento del gueto de Varsovia hace unos meses antes, eso & # x2019s no es un error. El levantamiento en el gueto de Varsovia ayudó a inspirar a Treblinka & # x2019s la revuelta menos conocida & # x2014 & # x2014 una valiente resistencia final que, como el levantamiento del gueto de Varsovia, tuvo consecuencias mortales para sus combatientes.

Cuando las noticias de la revuelta del gueto de Varsovia de abril de 1943 se abrieron paso por Europa, inspiraron la resistencia en el Holocausto y el segundo campo más mortífero, Treblinka. Aunque los dos levantamientos no fueron planeados por el mismo grupo de conspiradores, estaban conectados & # x2014 y ambos representan la ola de esperanza y resistencia que se extendió por la Polonia ocupada durante el apogeo del Holocausto.

Ubicada a solo 50 millas al noreste de Varsovia, Treblinka había estado en funcionamiento desde 1941, primero como campo de trabajos forzados y luego como campo de exterminio. En solo tres meses en 1942, alrededor de 265,000 judíos que vivían en el gueto de Varsovia fueron llevados a Treblinka y asesinados en cámaras de gas allí. El levantamiento del gueto de Varsovia se planeó en parte como respuesta a esta ola de transportes y asesinatos.

Judíos que fueron capturados durante el levantamiento del gueto de Varsovia, a punto de ser registrados en busca de armas antes de ser trasladados a Treblinka. & # XA0

Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, cortesía de la Administración de Archivos y Registros Nacionales, College Park

Treblinka era diferente a la mayoría de los otros campos nazis. Su propósito no era esclavizar a judíos y otros en nombre de la máquina de guerra alemana, sino que su propósito era matar. Sin embargo, se mantuvo con vida a unos 1.000 judíos para ejecutar la terrible maquinaria de muerte de Treblinka.

Cuando comenzó el levantamiento del gueto de Varsovia el 19 de abril de 1943, los alemanes estaban huyendo por toda Europa. Una larga serie de derrotas, sobre todo la pérdida de la Batalla de Stalingrado, había debilitado al ejército del Tercer Reich y dejó en claro que los nazis pronto se verían obligados a huir de Polonia. A los presos de Treblinka les preocupaba verse atrapados en una retirada alemana de Polonia y asesinados mientras los nazis intentaban encubrir todo rastro de sus crímenes.

Cuando las noticias sobre el levantamiento del gueto de Varsovia & # x2014 y los prisioneros arrastrados por los nazis & # x2019 en Varsovia & # x2014 llegaban al campo, la esperanza comenzó a surgir. Un pequeño grupo de prisioneros que se llamaban a sí mismos & # x201C El Comité Organizador & # x201D habían estado considerando una rebelión durante más de un año, pero se vieron frustrados cuando Julian Chorazycki, un médico judío que ayudó a administrar una enfermería para oficiales de las SS en Treblinka, fue descubierto con una gran suma de dinero que planeaba usar para comprar armas para una revuelta dentro del campo. En lugar de dar los nombres de sus co-conspiradores, Chorazycki ingirió veneno y murió.

Los conspiradores & # x2019 casi habían desaparecido, por lo que decidieron permanecer ocultos. Mientras tanto, unos 7.000 judíos que habían sido capturados por los nazis durante el levantamiento del gueto de Varsovia fueron llevados a Treblinka y asesinados a su llegada. Los conspiradores, animados por las noticias sobre la resistencia del gueto de Varsovia a los nazis, encontraron un nuevo líder: Berek Lajher, un médico judío y oficial retirado del ejército polaco que fue puesto a cargo de la enfermería de las SS después de la muerte de Chorazycki y # x2019.

Ahora parecía que sería imposible conseguir armas desde fuera del campamento. Los prisioneros fueron aislados, bajo la atenta vigilancia de los guardias nazis y completamente aislados del mundo exterior. Pero el Comité Organizador tenía un as bajo la manga: una huella clandestina de una llave del arsenal del campo.

Tenían otra arma y su determinación. & # x201C [Su] tarea era vengar al menos hasta cierto punto a los millones de personas inocentes ejecutadas & # x201D, testificó Samuel Rajzman, uno de los pocos supervivientes del campo & # x2019, después de la guerra. & # x201C Soñaban con incendiar todo el campo y exterminar al menos las máquinas más crueles al precio de sus propias vidas. & # x201D

Humo del levantamiento de Treblinka, visto desde un trabajador del ferrocarril. & # XA0

El 2 de agosto de 1943 & # x2014 un día sin operaciones de cámara de gas & # x2014 comenzó la rebelión. Los conspiradores aprovecharon los trabajos de construcción cerca del arsenal para colarse y robar 20 granadas de mano, 20 rifles y algunas pistolas. Luego esperaron la señal: un solo disparo.

Su plan casi se arruinó cuando un guardia alemán descubrió que dos de los conspiradores llevaban dinero que planeaban usar una vez que escaparan del campamento. Les quitó la ropa y comenzó a golpearlos. Preocupado de que los hombres revelaran los nombres de los conspiradores, otro prisionero disparó al guardia con una de las armas robadas.

Pensando que la señal había sido disparada, los conspiradores entraron en acción. Se volvieron contra los guardias nazis, lanzando granadas y disparando a los oficiales de las SS. Un hombre asignado habitualmente a esparcir desinfectante por el campamento había usado una manguera para rociar una gran parte del campamento con gasolina. Cuando el caos estalló en todo el campamento, Treblinka estalló en llamas.

Se cree que hasta 300 personas escaparon de Treblinka en el pandemonio que siguió. Cuando el fuego envolvió el campamento, explotó el arsenal y consumió casi todo menos las cámaras de gas, la gente se apresuró a atravesar las cercas de alambre de púas y corrió por sus vidas.

La mayoría de los miembros del Comité Organizador murieron ese día, no antes de matar a unos 40 guardias. Los prisioneros que escaparon fueron perseguidos en gran parte por los nazis, que los persiguieron en coches y caballos. Los fugitivos se escondieron en los bosques cercanos y curaron sus heridas.

El sobreviviente del Holocausto Samuel Willenberg muestra un mapa del campo de exterminio de Treblinka durante una entrevista en su casa en Tel Aviv, Israel, 2010.

Uno de ellos era Samuel Willenberg, quien gritó & # x201CHell ha sido quemado! & # X201D mientras estaba de pie, conmocionado, en un bosque cercano después de escapar. Willenberg murió en 2016 y # x2014, el último superviviente vivo de Treblinka.

Otros no tuvieron tanta suerte. Solo alrededor de 70 de las aproximadamente 300 personas que escaparon de Treblinka sobrevivieron a la guerra. Los demás fueron castigados junto con los que no intentaron huir. Los nazis los obligaron a derribar el resto del campamento y luego los asesinaron a todos.

La revuelta de Treblinka no fue & # x2019t el único levantamiento en el campo de la muerte: una rebelión similar en la cercana Sobibor & # x2014 también inspirada en el levantamiento del gueto de Varsovia & # x2014 condujo a la destrucción y cierre de ese campo & # x2019 también. Estas revueltas no fueron simplemente simbólicas. Los sobrevivientes pudieron proporcionar información crítica sobre los campamentos, desde su distribución hasta quién trabajaba allí y cómo funcionaban, el Tiempos de Israelnotas. Los pocos que sobrevivieron a Treblinka pasaron el resto de sus vidas contando sus historias y reviviendo su trauma para que otros nunca pasen por una experiencia similar.


Si está interesado en la historia de Polonia, es muy probable que haya oído hablar de las particiones. Es posible que también haya oído hablar del Levantamiento de noviembre, que comenzó el 29 de noviembre de 1830. Y si profundiza en el tema, leerá que el levantamiento estalló en el Reino de Polonia. Pero espere un segundo: no había Polonia en ese momento. ¿De dónde viene el Reino de Polonia? ¿Y por qué se levantaron los polacos si tenían su propio país? Desafortunadamente, como de costumbre, la historia de Polonia es complicada, así que intentemos llegar al fondo.

¿Cómo eran las particiones en la práctica?

A finales del siglo XVIII, Polonia se dividió en tres partes entre los separadores: Rusia, Prusia y Austria. El período de particiones duró 123 años. Sin embargo, este no fue un período único y unificado: la situación política de las áreas individuales dependía de la partición en la que se encontraran. En términos simples, la menor represión se produjo en la partición austriaca. Por ejemplo, los polacos podrían usar su idioma en la administración y la educación. En la partición prusiana, hubo una política de germanización, y las autoridades bloquearon el cultivo de la lengua y las tradiciones polacas. En la partición rusa, la situación era compleja. En diferentes momentos hubo un enfoque diferente del problema polaco, desde el relativamente liberal hasta el extremadamente restrictivo, destinado a erradicar el polaco.

¿De dónde vino el Reino de Polonia y fue realmente "polaco"?

Durante las particiones, en el área que antes pertenecía a Polonia, se crearon países marionetas, que para algunos polacos fueron una etapa hacia la independencia total. Durante las victorias de Napoleón, se estableció el Ducado de Varsovia (1807-1815), que era formalmente independiente, pero en realidad estaba subordinado al Imperio francés. Para muchos polacos ofreció la esperanza de liberarse del poder extranjero. Por lo tanto, muchos soldados polacos lucharon junto a Napoleón, incluidas las famosas legiones polacas en Italia bajo el mando de Henryk Dąbrowski. De su nombre proviene el himno nacional polaco, el Mazurek Dąbrowskiego.

Después de la derrota de Napoleón, el Congreso de Viena estableció el Reino de Polonia, también llamado Reino del Congreso. En la práctica, dependía del Imperio Ruso, pero se garantizaban muchas libertades: su propia constitución, parlamento, ejército, moneda y escuelas. Fue durante el Reino de Polonia que se creó la Universidad de Varsovia. Sin embargo, el emperador ruso siempre fue el rey y Rusia controló su política exterior. Por lo tanto, fue un período en el que la cultura y la ciencia polacas pudieron desarrollarse, pero el estado no era independiente.

¿Por qué los polacos iniciaron un levantamiento si el Reino de Polonia les garantizaba muchas libertades?

Ninguna libertad podía ocultar el hecho de que el zar ruso seguía siendo el rey de Polonia. Además, el Reino de Polonia fue creado como resultado de un acuerdo entre las potencias de partición y no por decisión soberana de la nación polaca. Como siempre, las opiniones entre los polacos estaban divididas. Algunos pensaron que deberían cooperar con los rusos para usar las libertades que habían ganado por el bien de Polonia y esperar hasta un momento más oportuno en la historia. Sin embargo, muchos polacos no quisieron esperar y decidieron que ya había llegado el momento. ¿Por qué? En primer lugar, las libertades garantizadas en la constitución de 1815 a menudo se violaron. La situación se vio agravada por el comportamiento brutal del virrey del zar y, al mismo tiempo, del hermano del zar, el gran duque Constantino. Además, se formaron una gran cantidad de sociedades secretas y organizaciones patrióticas, que fueron reprimidas por la administración zarista. Los espíritus insurgentes se alimentaron con información sobre levantamientos exitosos en Grecia y Bélgica, y también sobre la revolución de julio en París. Por este motivo, el zar estaba planeando una intervención armada en París y Bélgica con tropas polacas. Por supuesto, los polacos no querían participar.

¿Qué sucedió en el Levantamiento de noviembre? ¿Tenían los polacos alguna posibilidad?

El Levantamiento de noviembre duró casi un año, desde noviembre de 1830 hasta octubre de 1831. Cubrió el Reino de Polonia y Lituania y partes de Ucrania y Bielorrusia. Durante el levantamiento, se produjeron decenas de batallas. Uno de los más famosos fue la batalla no resuelta en Olszynka Grochowska (hoy en Varsovia). El levantamiento estalló en Varsovia en la noche del 29 al 30 de noviembre, hoy conocida como la Noche de noviembre. Desde la perspectiva actual, muchos historiadores creen que el levantamiento tuvo posibilidades de éxito. Desafortunadamente, la insurgencia se dividió en varias facciones: algunos querían un acuerdo con el zar, otros querían que toda la nación se uniera para incluir a los campesinos, mientras que otros estaban en contra de la abolición de la servidumbre, lo que desanimó a los campesinos de apoyar el levantamiento. Los comandantes militares aparentemente experimentados demostraron ser ineptos y no creían en la victoria. Desafortunadamente, los países occidentales también tuvieron una actitud negativa hacia el levantamiento. También debe tenerse en cuenta la ventaja militar de Rusia, ya que es significativa. Todas estas razones llevaron al fracaso del levantamiento.

¿Cuáles fueron las consecuencias para los polacos?

Desafortunadamente, las represiones posteriores al levantamiento de noviembre fueron muy severas. Los que participaron fueron condenados a muerte o enviados a Siberia. El zar abolió las libertades anteriores. El ejército polaco se incorporó al ejército ruso, donde el servicio militar obligatorio duró 25 años. Se liquidaron el parlamento y la administración polacos, y más tarde también el sistema polaco de dinero, pesos y medidas. Polonia también tuvo que pagar un alto tributo. Comenzó la Gran Emigración: muchos artistas y activistas importantes tuvieron que abandonar el país. Fue durante esta emigración después del Levantamiento de noviembre cuando el poeta polaco más famoso, Adam Mickiewicz, escribió la epopeya nacional Pan Tadeusz.

Como de costumbre, las opiniones están divididas. Los polacos sufrieron enormes consecuencias debido al levantamiento, que se sintieron indirectamente hasta la independencia. En 1863 estalló el levantamiento de enero, que también fracasó. Sin embargo, los polacos no perdieron la fe en el sentido de luchar por la independencia. El recuerdo de los levantamientos se alimentó y ayudó a las generaciones futuras a luchar por recuperar la independencia, lo que finalmente sucedió en 1918.


Treblinka

En julio de 1942, Heinrich Himmler, jefe del cuerpo paramilitar nazi conocido como Shutzstaffel (SS), ordenó que los judíos fueran & # x201Restablecidos & # x201D a campos de exterminio. A los judíos se les dijo que los iban a transportar a campos de trabajo; sin embargo, pronto llegó al gueto la noticia de que la deportación a los campos significaba la muerte.

Dos meses después, unos 265.000 judíos habían sido deportados del gueto de Varsovia al campo de exterminio de Treblinka, mientras que más de 20.000 más fueron enviados a un campo de trabajos forzados o asesinados durante el proceso de deportación.

Se estima que entre 55.000 y 60.000 judíos permanecieron en el gueto de Varsovia, y pequeños grupos de estos supervivientes formaron unidades de autodefensa clandestinas como la Organización Judía de Combate, o ZOB, que logró introducir de contrabando un suministro limitado de armas de los polacos antinazis.

El 18 de enero de 1943, cuando los nazis entraron en el gueto para preparar a un grupo para su traslado a un campamento, una unidad de la ZOB les tendió una emboscada. La lucha duró varios días antes de que los alemanes se retiraran. Posteriormente, los nazis suspendieron las deportaciones del gueto de Varsovia durante los próximos meses.

¿Sabías? El 2 de agosto de 1943, unos 1.000 prisioneros judíos en Treblinka se apoderaron de las armas del campo y de la armería de los apóstoles y organizaron una revuelta. Sin embargo, varios cientos de presos escaparon, muchos fueron capturados y ejecutados.


Historia de Polonia & # 8211 Levantamiento de Wielkopolska de 1918

Desde 1795 & # 8211 cuando fue dividido por Romanov Rusia, Hohenzollern Prussia y Habsburg Austria & # 8211 Polonia había estado fuera del mapa y dejó de existir como un país independiente. Poznań disfrutó de una breve libertad cuando las tropas conquistadoras de Napoleón liberaron gran parte de Polonia durante su marcha hacia el este en 1806, pero el desastre militar de Napoleón en las llanuras de Rusia resultó en el Congreso de Viena de 1815, que vio a Poznań entregado de nuevo a manos prusianas, donde permanecería durante más de un año. siglo.

A fines de 1918, con Europa tambaleándose después de la Gran Guerra, con la Alemania imperial derrotada y con Rusia sumida en el caos revolucionario, el fervor patriótico polaco volvió a aflorar. Los habitantes mayoritariamente polacos de Poznań podían sentir que su independencia estaba cerca, pero quedaba un punto crucial: la intransigencia alemana para renunciar a la región de Wielkopolska. Los planes de Woodrow Wilson para una Polonia independiente no habían logrado establecer sus límites y, aunque Varsovia ya estaba en manos de un gobierno polaco, Poznań todavía estaba gobernada desde Berlín. Desde la abdicación del Kaiser el 9 de noviembre de 1918, los polacos de Poznań habían estado planeando un levantamiento. Los polacos tomaron por la fuerza cargos en el gobierno local y la industria y se inició la cuenta regresiva para la guerra total.

Después de semanas de tensión, la mecha finalmente se encendió el 27 de diciembre. Los relatos históricos difieren sobre cómo comenzó el Levantamiento, algunas fuentes afirman que fue el tiroteo de Franciszek Ratajczak y Antoni Andrzejewski en las escaleras de la jefatura de policía lo que inició la lucha inicial, pero la mayoría apunta a un discurso conmovedor de un famoso pianista y un gran patriota, Ignacy Jan Paderewski, en el balcón del Hotel Bazar.

Mientras Paderewski se dirigía a una densa multitud polaca reunida debajo del balcón del hotel Bazar, pasó una contramanifestación alemana y en unos momentos se hicieron los disparos y comenzó el Levantamiento de Wielkopolska. Los historiadores no están de acuerdo en qué lado inició las hostilidades, pero de cualquier manera no hubo vuelta atrás en el tiempo. En cuestión de horas, las fuerzas polacas habían capturado la estación de tren de Poznań y la oficina de correos, mientras que otras ciudades de la región se unieron a ellos en rebelión.

Bajo el cargo temporal de Stanisław Taczak, las fuerzas polacas obtuvieron rápidos éxitos contra las tropas alemanas que estaban agotadas por cuatro años de guerra mundial. Pronto los polacos liberaron a los vecinos Kórnik y Mogilno, pero los fuertes contraataques enemigos sugirieron una determinación alemana cada vez más rígida. La lucha continuó y en enero la situación estaba fuera de control. Para salvar a la región de Wielkopolska de la anarquía total, el gobierno provisional (Naczelna Rada Ludowa) se hizo cargo de todos los asuntos civiles y militares, reclutando a todos los polacos nacidos entre 1897 y 1899 en el servicio militar. Haciendo sus juramentos de lealtad, las tropas de Wielkopolska continuaron marchando en batallas cada vez más feroces contra sus contrapartes alemanas.

Afortunadamente, la paz estaba a la vuelta de la esquina debido en gran parte a la intervención francesa. El 14 de febrero de 1919 vio el comienzo de las conversaciones de paz internacionales y en dos días la delegación francesa había persuadido a sus homólogos alemanes de firmar una extensión del armisticio aliado-alemán & # 8211, esta vez incluyendo el frente de Wielkopolska. Los combates esporádicos continuaron durante los siguientes días, pero a todos los efectos, Poznań, y con ella la mayor parte de la región de Wielkopolska, fue liberada del dominio alemán.

En agosto de 1919, la provincia de Wielkopolska se incorporó a la República de Polonia.

Powstanie Wielkopolskie & # 8211 1918

Źródło: Wojewódzka Biblioteka Publiczna i Centrum Animacji Kultury w Poznaniu

Po upadku Powstania Styczniowego w regionie działały dwie organizacje paramilitarne, których członkowie swoje zajęcia wykorzystywali do przygotowań zbrojnych: Towarzystwo Gimnastyczne „Sokół skautjing. Pod koniec XIX w. wyrosło już nowe pokolenie, wychowane patriotycznie, nie obciążone doświadczeniami klęski, gotowe do czynnej walki o wolność.

Coraz wyraźniejsza klęska Niemiec na froncie zachodnim I wojny światowej ożywiła konspiratorów wielkopolskich. Na podstawie skautingu powstała tajna Polska Organizacja Wojskowa Zaboru Pruskiego. Po wybuchu rewolucji w Niemczech w listopadzie 1918 r. cały region został pokryty siecią rad robotniczych i żołnierskich, przystąpiono też do tworzenia Straży Ludowej oraz Służby Straży i Bezpieczeństwa. W pierwszych dniach grudnia 1918 r. w Poznaniu obradował Sejm Dzielnicowy, który wyłonił Naczelną Radę Ludową.

Hacer wybuchu walk w Poznaniu doszło 27 XII 1918 r., W wyniku gwałtownego wzrostu nastrojów patriotycznych po przyjeździe w poprzednim dniu polskiego muzyka i patrioty, Ignacego Jana Paderewskiego. Spontaniczne, początkowo chaotyczne walki stopniowo ujmowano w ramy organizacyjne. Miasto zostało opanowane przez powstańców, podobne wydarzenia miały miejsce także w terenie. Dowódcą oddziałów powstańczych został mjr Stanisław Taczak. Determinacja i pomysłowość polskich żołnierzy oraz zaskoczenie strony niemieckiej sprawiły, że w ciągu pierwszych dwóch tygodni stycznia 1919 r. región de niemal cały znalazł się w rękach powstańczych.

W połowie stycznia do Poznania przybył gen. Józef Dowbor-Muśnicki, który oddziały powstańcze przeformował w regularne wojsko. Wtedy jednak trzeba było walczyć o zachowanie zdobytych terenów. Ciężkie walki toczyły się zwłaszcza pod Szubinem, Rawiczem i Zbąszyniem. Łącznie poległo ok. 2000 uczestników powstania.

W dniu 16 II 1919 r. w Trewirze zawarto rozejm kończący walki powstańcze w Wielkopolsce. W wyniku postanowień traktatu pokojowego, zawartego w kilka miesięcy później w Wersalu, obszar zdobyty przez powstańców został przyłączony do odrodzonej Rzeczypospolitej. Zanim jednak do tego doszło, przez kilka kolejnych miesięcy region funkcjonował jak oddzielne, niezależne państwo, z własnym rządem, wojskiem i gospodarką.

Powodzenie powstania było wynikiem umiejętnego wykorzystania sprzyjających okoliczności, a także wychowania kilku pokoleń w duchu połączenia patriotyzmu z pracą organiczną.

Żołnierze z Wielkopolski w latach 1919-20 dzielnie uczestniczyli w odsieczy Lwowa, w walkach na froncie litewsko-białoruskim, a później w wojnie polsko-bolszewickiej.


Polish History – 186 years ago the November uprising

On the night of 29th of November, 1830 the November Uprising had started in Warsaw. It was a fight for Polish independence directed against the Russian occupiers. For ten months 140 thousand soldiers have fought the greatest military power in Europe with varied degree of success. Begun on a November night the uprising was the largest effort in the Polish armed liberation struggles of the nineteenth century.

The outbreak of the November Uprising was preceded by the creation in 1828 of a secret conspiracy headed by Lt. Piotr Wysocki at the School of Infantry in Warsaw. The creation of the organization was a consequence of the deteriorating political situation in the Polish Kingdom. The conspiracy, numbering about 200 members and having additional links to the local student community, began preparing for an armed uprising. The conspirators intended to take control of the capital and immediately transfer the power to the politicians trusted by inhabitants of the city. This was the reason why the Wysocki conspiracy did not create any clear socio-political program and made no plans to take power once the uprising has started.

The year 1830 brought in Warsaw large increases in food prices and higher unemployment causing an increased radicalization of Polish workers and craftsmen and leading to minor riots and even strikes in the capital. This situation affected the attitude of the conspirators. They started to count on the support of Warsaw civilians at the start of the fighting.

The events that took place in Europe also had an impact on the increase of tension in the Polish Kingdom and, consequently, on the outbreak of the uprising. In July a revolution broke out in France. In August the Belgians began fighting for their independence from the Netherlands. These insurrections, as contrary to the findings of the Congress of Vienna, led Tsar Nicholas I to start preparations for armed intervention against Belgium and possibly France.

The announcement on the 19th of November of the increased combat readiness order for the Russian army and the Polish troops (under the Russian command) strongly influenced the leaders of the Wysocki conspiracy. They decided to take immediate action to start the uprising. This reaction was caused not only by the apprehension of the fight along the Russians against the French and the Belgians. According to historians, the conspirators guessed that the proposed war expedition was a smokescreen for introduction into the Polish Kingdom of troops from Russia to pacify the country, to abolish the constitution, and to liquidate the Polish Army. In addition, some members of the conspiracy knew that the police has detected some of their cells and they may soon be arrested.

The uprising was scheduled for November the 29th at 6pm. The start of the “November Night” was thus described by lieutenant Piotr Wysocki: “About six o’clock a mark for simultaneous commencement of hostilities was given by burning of the Solec brewery in the vicinity of the Russian cavalry barracks. The Polish troops moved from their barracks to the indicated positions. I hurried to the barracks of the cadets. In the hall a tactics lecture was taking place. Running into the hall I called out to the brave young people: “Poles! This is the hour of revenge! Today we will die or win! Let’s go! Let your breasts be the Thermopylae for your enemies!” Hearing this speech and my booming voice “To arms! To arms! ” the youth grabbed their rifles, loaded them and like lightning rushed after their commander. There were a hundred and sixty of us.”

On the night of 29th of November the conspirators failed to implement all their plans. A group of conspirators led by Ludwik Nabielak and Seweryn Goszczyński attacked the Belvedere, the residence of the Grand Duke Constantine, but failed to capture him. Some of the conspirators did not see the signal of the brewery burning signal and therefore did not take the action or did so belatedly. Instead the fire alerted the Russian troops. At that time there were 6.5 thousand Russian and 9.8 thousand Polish soldiers stationed in Warsaw.

The cadets from the Lazienki Barracks after a short battle with numerically superior Russian troops had to break through toward the Three Crosses Square. Walking along the Nowy Swiat and Krakowskie Przedmieście streets which were inhabited by the rich bourgeoisie and the aristocracy they allegedly shouted, “To arms, Poles!” But their response was merely closing of doors and shutters. The senior Polish officers encountered by the conspirators refused to participate in the “youthful brawl” and did not want to take control of the uprising. Some of them paid for their opposition with death. On that November night six Polish generals died at the hands of the conspirators : Maurycy Hauke, Stanislaw Trębicki, Stanislaw Potocki, Ignacy Blumer, Tomasz Siemiątkowski and Józef Nowicki along with several other senior Polish officers.

Lt. Wysocki was still counting on attracting to the uprising the Old City residents and therefore kept moving the insurgents towards the Arsenal. He also hoped that the junior officers belonging to the conspiracy manage to bring over most of the units of the Polish Army. Some of the regular Polish troops actually supported the uprising but many Polish units were confused and either took a neutral position or remained under the command of the Russian Grand Duke Constantine.
The turning point was taking over of Warsaw Arsenal by the people of Warsaw. This came about at 9pm with the participation of soldiers of the 4th Infantry Regiment. After midnight, the Polish Army units supporting the insurrection together with the armed civilians took over the area of the Old City, the Arsenal and the Powisle area, also controlling the Vistula bridges and the Praga suburb on the other side of the Vistula.

In turn, the Russian troops and the Polish units faithful to the Grand Duke Constantine were in the north around Broni Plaza and in the south around the Ujazdowskie Avenue where they were commanded by the Grand Duke himself. The neutral Polish units were standing on the squares: Bankowy, Saski, and Krasinski.

During the night the insurgents took over the Leszno quarter and the Bankowy and Saski squares. Next morning they had in their hands the entire city except the Broni Plaza and the Ujazdowskie Avenue. At that time Grand Duke Constantine decided against recapturing the capital and withdrew his faithful troops to Wierzbno.

On the 30th of November Warsaw was free but its inhabitants – divided. The most important question then was whether to take an open war with Russia or to seek a compromise with her.

The people of Warsaw argued for war. However, because of the lack of the government by the insurgents the Polish conservative politicians seized power. Their attempts to negotiate with the Grand Duke Constantine, undertaken by the Administrative Council which did not believe in the success of the uprising, have been torpedoed by the Patriotic Club composed of mainly of the intellectuals headed by Joachim Lelewel and Maurice Mochnacki.

As a result of pressure from the Club on December 3, 1830 the Provisional Government was proclaimed, headed by Prince Adam Jerzy Czartoryski and including Lelewel. Negotiations with Grand Duke Constantine were completed by the agreement the Polish units under his command would return to Warsaw while the duke himself together with the Russian troops will leave towards the border.

Thirty years after the end of the November Uprising an anniversary of its outbreak was an opportunity to organize a huge manifestation of the patriotic inhabitants of Warsaw. There they sang a song composed by Alojzy Feliński in honor of Tsar Alexander I, changing its words to “Our free homeland deign to return to us, Oh Lord.” The manifestation was associated with an increase of anti-Russian attitudes which resulted in the outbreak of yet another insurrection, the January Uprising of 1863.

186 lat temu wybuchło powstanie listopadowe

W nocy z 29 na 30 listopada 1830 r. w Warszawie rozpoczęło się powstanie listopadowe – zryw niepodległościowy skierowany przeciwko rosyjskiemu zaborcy. Przez 10 miesięcy 140 tys. ludzi prowadziło walkę z największą potęgą militarną Europy, odnosząc w niej poważne, lecz przejściowe sukcesy. Rozpoczęte w listopadową noc powstanie narodowe było największym wysiłkiem zbrojnym w polskich walkach wyzwoleńczych XIX wieku.

Wybuch powstania listopadowego poprzedziło utworzenie w 1828 roku tajnego sprzysiężenia w Szkole Podchorążych Piechoty w Warszawie, na czele którego stanął ppor. Piotr Wysocki. Powstanie organizacji było konsekwencją pogarszającej się sytuacji politycznej w Królestwie Polskim. Sprzysiężenie, liczące ok. 200 członków i mające kontakty ze środowiskiem studenckim, rozpoczęło przygotowywania do wystąpienia zbrojnego. Spiskowcy zamierzali opanować stolicę i oddać władzę w ręce polityków cieszących się zaufaniem społecznym. Dlatego też sprzysiężenie Wysockiego nie stworzyło wyraźnego programu społeczno-politycznego, ani nie przygotowało władz przyszłego powstania.

W nocy z 29 na 30 listopada spiskowcom nie udało się zrealizować wszystkich zamierzeń. Grupie spiskowców atakującej Belweder z Ludwikiem Nabielakiem i Sewerynem Goszczyńskim na czele nie powiodła się próba pojmania wielkiego księcia Konstantego

Rok 1830 przyniósł w Królestwie Polskim radykalizację nastrojów wśród robotników i rzemieślników, wynikającą m.in. ze wzrostu cen żywności i pojawiającego się bezrobocia. W stolicy dochodziło do drobnych rozruchów, a nawet strajków. Ta sytuacja wpłynęła na postawę spiskowców. Zaczęli oni liczyć na wsparcie warszawiaków w chwili rozpoczęcia walk.

Na wzrost napięcia w Królestwie Polskim, a w rezultacie również na wybuch powstania, duży wpływ miały także wydarzenia rozgrywające się w Europie. W lipcu wybuchła rewolucja we Francji, a w sierpniu Belgowie rozpoczęli walkę o niepodległość, której celem było oderwanie się od Holandii. Te wystąpienia, jako sprzeczne z ustaleniami Kongresu Wiedeńskiego, skłoniły cara Mikołaja I do rozpoczęcia przygotowań do zbrojnej interwencji przeciwko Belgii i ewentualnie Francji.

Ogłoszenie 19 i 20 listopada 1830 roku rozkazu stawiającego w stan pogotowia armię rosyjską i Wojsko Polskie zasadniczo wpłynęło na decyzję przywódców tajnej organizacji Wysockiego o podjęciu natychmiastowych działań w celu rozpoczęcia powstania. Reakcja ta wywołana była nie tylko obawą przed wspólną walką z żołnierzami rosyjskimi przeciwko Francuzom i Belgom. Zdaniem historyków spiskowcy domyślali się, że projektowana wyprawa wojenna stanowiła zasłonę dymną przed wprowadzeniem do Królestwa oddziałów rosyjskich celem pacyfikacji kraju, zniesieniu konstytucji i likwidacji Wojska Polskiego. Ponadto część członków sprzysiężenia zdawała sobie sprawę, że policja wykryła niektóre jego ogniwa i wkrótce nastąpić mogą aresztowania.

Wybuch powstania wyznaczono na 29 listopada na godz. 18. Początek nocy listopadowej tak opisywał ppor. Piotr Wysocki: “O godzinie szóstej dano znak jednoczesnego rozpoczęcia wszystkich działań wojennych przez zapalenie browaru na Solcu w bliskości koszar jazdy rosyjskiej. Wojska polskie ruszyły z koszar do wskazanych stanowisk. Ja pośpieszyłem do koszar podchorążych. W salonie podchorążych odbywała się wtenczas lekcja taktyki. Wbiegłszy do sali, zawołałem na dzielną młodzież: +Polacy! Wybiła godzina zemsty. Dziś umrzeć lub zwyciężyć potrzeba! Idźmy, a piersi wasze niech będą Termopilami dla wrogów!+. Na tę mowę i z dala grzmiący głos: +Do broni! Do broni!+, młodzież porwała karabiny, nabiła je i pędem błyskawicy skoczyła za dowódcą. Było nas stu sześćdziesięciu kilku!”.

W nocy z 29 na 30 listopada spiskowcom nie udało się zrealizować wszystkich zamierzeń. Grupie spiskowców atakującej Belweder z Ludwikiem Nabielakiem i Sewerynem Goszczyńskim na czele nie powiodła się próba pojmania wielkiego księcia Konstantego. Część konspiratorów nie widząc umówionego sygnału do rozpoczęcia walki, jakim było podpalenie browaru na Solcu, nie przystąpiła do działania lub uczyniła to z opóźnieniem. Pożar natomiast zaalarmował oddziały rosyjskie. W tym czasie w Warszawie stacjonowało 6,5 tys. żołnierzy rosyjskich i 9,8 tys. polskich.

Podchorążowie z Łazienek po krótkich walkach z przeważającymi liczebnie oddziałami rosyjskimi musieli przebijać się w stronę pl. Trzech Krzyży. Idąc przez Nowy Świat i Krakowskie Przedmieście zamieszkane przez bogate mieszczaństwo i arystokrację wznosili okrzyki “Do broni, Polacy!”, jednak reakcją na ich wezwania było jedynie zamykanie bram i okiennic. Napotykani przez spiskowców wyżsi oficerowie polscy odmawiali udziału w “młodzieńczej awanturze” i nie chcieli stanąć na czele powstania. Część z nich za swój sprzeciw zapłaciła śmiercią. W Noc Listopadową zginęło z rąk spiskowców sześciu polskich generałów: Maurycy Hauke, Stanisław Trębicki, Stanisław Potocki, Ignacy Blumer, Tomasz Siemiątkowski i Józef Nowicki oraz kilku innych polskich oficerów.

Piotr Wysocki wciąż jednak liczył na pozyskanie mieszkańców Starego Miasta, dlatego kierował się w stronę Arsenału. Miał także nadzieję, że oficerowie należący do sprzysiężenia zdołają przeciągnąć na stronę powstania większość oddziałów Wojska Polskiego. Część regularnych oddziałów polskich rzeczywiście opowiedziała się za powstaniem, jednak wiele polskich jednostek było zdezorientowanych i albo zajęło stanowisko neutralne albo pozostało pod komendą ks. Konstantego.
Momentem zwrotnym Nocy Listopadowej stało się zdobycie przez warszawski lud Arsenału. Nastąpiło to ok. godz. 21 przy współudziale żołnierzy 4. pułku piechoty. Po północy jednostki Wojska Polskiego popierające insurekcję razem z uzbrojonym ludem opanowały rejon Starego Miasta, Arsenału i Powiśla, kontrolując także mosty oraz Pragę.

Momentem zwrotnym Nocy Listopadowej stało się zdobycie przez warszawski lud Arsenału. Nastąpiło to ok. godz. 21 przy współudziale żołnierzy 4. pułku piechoty. Po północy jednostki Wojska Polskiego popierające insurekcję razem z uzbrojonym ludem opanowały rejon Starego Miasta, Arsenału i Powiśla, kontrolując także mosty oraz Pragę.

Z kolei oddziały rosyjskie i jednostki polskie wierne wielkiemu księciu Konstantemu znajdowały się na północy w okolicach pl. Broni oraz na południu w al. Ujazdowskich, gdzie dowodził sam ks. Konstanty. Neutralne jednostki polskie stały na placach: Bankowym, Saskim i Krasińskich.

W ciągu nocy powstańcy opanowywali kolejno: Leszno oraz place Bankowy i Saski. Ok. godz. 8 rano w ich rękach znajdowało się już całe miasto z wyjątkiem pl. Broni i al. Ujazdowskich. Wielki książę Konstanty nie zdecydował się na szturmowanie stolicy i wycofał wierne sobie oddziały do Wierzbna.

30 listopada Warszawa była wolna, ale jej społeczeństwo – podzielone. Najważniejszym wówczas pytaniem było, czy podejmować otwartą walkę z Rosją, czy też szukać z nią kompromisu.
Warszawski lud opowiadał się za walką. Jednak wobec braku rządu powstańczego władzę przejęli konserwatyści. Próby negocjacji z ks. Konstantym, podjęte przez Radę Administracyjną, która nie wierzyła w powodzenie powstania i liczyła na porozumienie z księciem, zostały storpedowane przez klub patriotyczny złożony głównie z inteligencji, na czele którego stanął Joachim Lelewel, a jednym z najaktywniejszych członków był Maurycy Mochnacki.

Na skutek nacisków klubu 3 grudnia 1830 roku powołano Rząd Tymczasowy, na czele którego stanął ks. Adam Jerzy Czartoryski, a w jego skład wszedł m.in. Lelewel. Rokowania z ks. Konstantym zakończono ustaleniem, iż znajdujące się przy nim jednostki polskie wrócą do Warszawy, natomiast sam książę razem z wojskami rosyjskimi odejdzie w stronę granicy.

30 lat po zakończeniu powstania rocznica jego wybuchu stała się okazją do organizacji wielkiej manifestacji patriotycznej mieszkańców Warszawy. Odśpiewano wówczas pieśń skomponowaną przez Alojzego Felińskiego na cześć cara Aleksandra I, zmieniając jej refren na: “Ojczyznę wolną racz nam wrócić Panie”. Manifestacja była jednym z wielu wystąpień, związanych ze wzrostem postaw antyrosyjskich, których wynikiem był wybuch w 1863 roku Powstania Styczniowego. (PAP)


The Holocaust: The Systematic Persecution Of Jews

The Holocaust, 1939-1945, was the “systematic persecution” of 6 million Jews. “By 1945, 2 out of every 3 european Jews were killed.” (“Introduction to the Holocaust”) Jews had always been hated and were blamed for many terrible things like the “Black Death” that killed thousands. Jews were scapegoats but they were also lied about. Propaganda spread about the Jewish. In 1900, people believed Jews would dominate the world “using their money and intelligence” to manipulate trusting civilians.&hellip


The 1956 Uprising

The Poznań Riots, or the '1956 Uprising' (because PL loves its Uprisings), was the first recognised strike and street demonstration in Communist Poland. Although brutally suppressed, this show of the people’s strength remains an intense source of pride for the local community, and though it would be another 33 years until the people of Poland would enjoy complete freedom from the Kremlin, the uprising led to a significant liberalisation of Soviet policy in Poland, and would act as a prelude to the 1980 Lenin Shipyard Strikes in Gdańsk that saw the birth of the Solidarity movimiento.

The death of comrade Stalin in 1953 provoked a certain degree of optimism among Poles, promising an end to the social and political terror associated with the Soviet Union’s hegemony of Central and Eastern Europe. Hopes were short-lived, however, as Nikita Khruschev’s address to the 20th Convention of the USSR’s Communist Party in 1956 spoke of strengthening socialism’s grip on the East, and of the dangers of individualism. Simmering with discontent the Polish media helped stir local discord and on June 28th strikes broke out in Poznań’s factories – first in the Stalin brick factory (later the ‘Hipolita Cegielskiego Factory’), before spreading to the city’s other major industrial plants. An estimated 100,000 workers descended on the Municipal National Council (now the Zamek building), chanting slogans like ‘Bread and Freedom’ and ‘Out with Bolshevism,’ while demanding lower prices, higher wages and a reduction in work quotas.

Tanks on the then 'Stalin Square', now named 'Plac Micikiewicza'. Photo: NAC. los 1956 Uprising Monument en Pl. Mickiewicza (then Stalin Square).

Ver el vídeo: levantamiento de polonia clase de historia