Mosaico de peces romanos, Tarraco

Mosaico de peces romanos, Tarraco


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


La enciclopedia de sitios clásicos de Princeton Richard Stillwell, William L. MacDonald, Marian Holland McAllister, Stillwell, Richard, MacDonald, William L., McAlister, Marian Holland, Ed.

Ocultar barra de exploración Su posición actual en el texto está marcada en azul. Haga clic en cualquier lugar de la línea para saltar a otra posición:

Este texto es parte de:
Ver texto fragmentado por:
Tabla de contenido:

TARRACO o Kallipolis, Cissa o Cissis (Tarragona) España.

Tras la llegada de Escipión, Tarraco fue la base de las guerras romanas contra cartagineses e íberos. Tiberius Graccus desembarcó en su puerto en 179 a. C. Scipio Emilianus, el destructor de Numancia, desembarcó allí en 134 a. C. En las guerras entre César y Pompeyo, Tarraco fue leal a Pompeyo, pero más tarde, voluntariamente o por necesidad, se unió al partido de César. César fue el primer gran protector de la ciudad. En el 45 a.C. Tarraco recibió una colonia de César (no compuesta por veteranos) y se le dio el título de Colonia Ivlia Vrbs Triumphalis Tarraco las abreviaturas CVT o CVTT aparecen en las monedas de la ciudad entre el 16 y el 22 d.C. Sin embargo, Tarraco recibió su más alto honor y alcanzó su mayor importancia cuando Augusto se retiró a él para recuperarse de la enfermedad contraída durante las guerras cántabra y asturiana (26-25 aC: Dio Cass. 53.25.2). Gracias a él Tarraco se convirtió en la capital de Hispania Citenior (Suet. ago. 26), y dio su nombre a Tarraconensis.

Durante el levantamiento de Galba contra Nerón, los habitantes se pusieron del lado del primero (Suet. Galba 12). Adriano pasó el invierno del año 121 en Tarraco, convocando a una asamblea de representantes de todas las ciudades de la provincia. Septimio Severo gobernó Tarraconenis desde esta ciudad y más tarde, siendo emperador, ordenó que el templo de Augusto fuera restaurado a sus expensas.

Imperial Tarraco floreció hasta 257 cuando, según Aurelius Victor (Caes. 33) y Eutropio (Breviarium 9.8), fue destruida por los francos. Parece haber revivido, sin embargo, ya que el poeta Ausonio en 370 se refiere a ella como una de las principales ciudades de España junto con Emerita y Corduba, aunque esto puede ser desde un punto de vista literario. En 476 fue destruido por el rey Euric. Este fue el final de la Tarraco romana, pero la ciudad continuó y alcanzó gran importancia durante la época visigoda.

Tarraco fue la sede del legatus Augusti pro praetore y el núcleo de la administración de Hispania Tarraconensis, así como uno de los siete conuentus en que se dividía esa provincia. Una vez al año era el lugar de reunión de los 300 municipios de Tarraconensis y, según las inscripciones descubiertas allí, tenía un destacamento completo de la Legio VII Gemina, establecido por Galba en Clunia. La fundación de Tarraco por Roma probablemente se debió a la necesidad de establecer un puesto clave para la posterior conquista de la cuenca media del Ebro. Estrabón la consideraba la ciudad más importante de España (3.4.7) y Mela, en tiempos de Claudio, no duda en afirmar: “urbs erat, en su oris maritimaris opulentissima” (2.6.5).

En la época de Augusto, Tarraco cubría ca. 36 ha y tenía una población de unas 30.000 personas. Hubo muchas alteraciones posteriores a la ciudad y mucha reutilización de material, pero aún quedan considerables restos antiguos, de los cuales los mejor conservados son las murallas. Probablemente tenían originalmente 4 km de largo, 1 km de los cuales sobrevive. Su fecha ha sido objeto de controversia, pero hoy parece claro que contienen rasgos de dos períodos de construcción: el siglo VI. ANTES DE CRISTO. (el Período Ibérico), y el 3d c. B.C., que, además, concuerda con la descripción de Plinio. Sobre una base de construcción ciclópea de enormes bloques toscos, algunos de 3 por 4 m, se conservan algunos tramos de muralla más típicamente romanos construidos con piedras salientes paralelepípedas.

El plano de Tarraco, reconstruido hoy, se compone de tres núcleos: la ciudad alta, con el foro y el templo de Júpiter (ahora la catedral) la ciudad media, con varios edificios imperiales y la ciudad baja cerca del puerto, probablemente el más antiguo. Sabemos por las inscripciones (CIL II, 4071-4451) que, en agradecimiento por los honores que la ciudad recibió de Augusto, le dedicó un altar. El altar fue sustituido en el año 15 de la época augusta por un templo dedicado a Diuus Augustus este templo aparece en monedas con ocho columnas corintias en la fachada, algunos restos de las cuales se conservan en el Museo Arqueológico de la ciudad. Las columnas tenían 1,55 m de diámetro y 12 m de altura. El templo fue construido en el punto más alto de la ciudad y el emperador fue representado como Zeus. SuetonioGalba 12) escribe sobre la existencia de un templo dedicado a Júpiter, y Floro nos dice que Europa fue venerada en el mismo templo. También hay información sobre el culto a Júpiter-Amon e Isis. También son dignos de mención los restos del Palatino, palacio de Augusto y más tarde del gobernador, que contienen algunos añadidos medievales. La ciudad tenía un teatro y un anfiteatro (CIL II, 4280), este último estimado en 93 por 68 m, baños (CIL II, 4112), un foro (CIL II, 4275), una basílica y un circo. En el Museo Arqueológico de Tannagona se encuentran esculturas como una Venus del tipo knidos, un Baco de la escuela de Praxiteles, una cabeza de Alejandro, fragmentos de los templos de Minerva y de Tutela, un mosaico con motivo de Medusa y uno con pez .

En la margen izquierda del río Francoli, cerca de la ciudad, se encontró una necrópolis romano-cristiana de ca. 2000 metros cuadrados, enterrado a unos 1,8 m de profundidad. Data del 3 al 6 c. y contiene alrededor de 2000 tumbas. En el museo de la necrópolis se pueden ver sarcófagos y lápidas de mosaico. Se ha descubierto una basílica sobre los sepulcros de los mártires Fructuoso, Augurius y Eulogius, que murieron bajo Valenian y Gallienus, y la necrópolis ahora se llama San Fructuoso.


Enrollar, enrollar: como se salvaron los mosaicos romanos en Fishbourne Palace

Hace sesenta años, la primera evidencia del Palacio Romano de Fishbourne se reveló debajo de un campo cerca de Chichester. Las excavaciones empezaron a revelar unos mosaicos asombrosos, que tuvieron que ser preservados de una manera inusual de la inminente amenaza de las obras de construcción. Descubrimos más del profesor emérito Sir Barry Cunliffe

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 11 de mayo de 2020 a las 2:35 pm

Este año, hace sesenta años, se realizó uno de los descubrimientos más emocionantes de la arqueología romano-británica. Los obreros que cavaban una zanja para una tubería principal de agua en 1960 en un campo cerca de Chichester encontraron algunos cimientos sólidos en la tierra y las huellas de un mosaico romano. El trabajo se detuvo, y no pasó mucho tiempo antes de que Barry Cunliffe (ahora Sir Barry Cunliffe, profesor emérito de arqueología europea en la Universidad de Oxford), entonces todavía un estudiante de arqueología de licenciatura, estuviera en el lugar con un equipo de excavadores.

Las excavaciones continuaron en Fishbourne durante la década de 1960 cuando se descubrió un sitio notable. Lo que finalmente se desenterró fue una gran villa, construida a fines del siglo I d.C., con cuatro alas que encierran un jardín central y unas 100 habitaciones. El más famoso es que se revelaron más de 20 mosaicos, y el "Cupido en un pavimento de Dolphi" de mediados del siglo II es justamente famoso por su belleza y diseño.

Sin embargo, las primeras etapas de la excavación se llevaron a cabo como una operación de rescate, ya que no estaba claro si se iba a desarrollar el sitio. “En el verano de 1961, habíamos encontrado un mosaico decente en esa etapa. Y fue un momento en el que no estábamos seguros de qué iba a pasar con el sitio. Le habían puesto una tubería de agua. Estaba programado para que lo atravesara lo que se llamó grandiosamente "la carretera principal de Folkestone a Honiton", que habría pasado por encima del mosaico. Así que estaba muy amenazado ”, explica Cunliffe. “Decidimos que aunque íbamos a intentar mover la carretera, no había certeza. Así que al final de esa temporada, 1961, decidimos que lo mejor que podíamos hacer era levantar el mosaico y quitarlo en caso de que no pudiéramos detener la carretera ".

Ese es el contexto de la notable fotografía, que muestra a Cunliffe (debajo del mecanismo rodante) y sus colegas (incluida Margaret Rule, de espaldas a nosotros en la parte delantera, que continuaron trabajando en la elevación del María Rosa y David Phillipson, ahora profesor emérito de arqueología africana en Cambridge, de pie con las sandalias de plástico), enrollando un mosaico romano de 2.000 años sobre una sábana de lino, fuera de peligro.

¿Alguna vez se preguntó cómo se conservan los mosaicos?
Bueno, ¡ya no así! .

Este raro siglo I de color fue el primero en ser encontrado @romanpalace HACE EXACTAMENTE 60 AÑOS. y fue levantado de esta manera bastante, erm, "extrema" (pero efectiva). # mosaicmonday pic.twitter.com/BmZmuDlOtT

- CuratorRob (@ RobertSymmons1) 4 de mayo de 2020

“No sabíamos muy bien cómo hacerlo. Creo que [Mortimer] Wheeler lo había hecho en Verulamium en la década de 1930 pegando una especie de papel marrón en la superficie y cortándolo por debajo en pequeñas losas, levantando las losas y volviéndolas a colocar. Eso está bien y es un sistema perfectamente bueno, pero significa que hay muchas uniones. Las uniones a veces se astillan un poco y así sucesivamente. Entonces, lo que queríamos hacer era reunir toda la pieza en una sin ninguna de las uniones. Así que usamos el mismo método, que era pegar (en este caso, usamos un pegamento nuevo con una base de acetona) y usamos un tejido de lino bastante abierto, creo que en lugar de papel, por lo que fue bastante fácil de adherir. el lino al mosaico ”, recuerda Cunliffe.

“Hicimos algunas pequeñas pruebas y realmente se adhirió muy, muy bien. Así que no hubo ningún problema. Y luego el problema fue: ¿lo cortamos en losas y tomamos las losas y tratamos de proteger los bordes y luego reorganizarlos y así sucesivamente? ¿O lo tomamos de una pieza? Así que desarrollamos este método, que consistía simplemente en enrollarlo sobre un rodillo. Pero lo que no había anticipado fue el peso de la pieza. Y puede ver que el barril de madera contrachapada, una especie de cosa vieja reutilizada, se está doblando un poco. Tuve que meterme debajo para soportar su peso. El problema fue simplemente la superestructura sobre la que lo pusimos. Si hubiéramos tenido tiempo y dinero, habríamos construido algún tipo de estructura metálica. Pero pensamos que no teníamos tiempo: el camino podría haber pasado en meses. Así que solo era cuestión de seguir adelante y arreglárnoslas con lo que teníamos, que era una gran hoja de madera prensada y el tambor de madera. Y toda la mano de obra que pudiéramos utilizar a su alrededor. El proceso de levantamiento probablemente tomó una hora como máximo. Así que fue bastante rápido ".

A continuación, se le dio al mosaico un cepillo y una aspiradora, y se guardó durante varios años hasta que pudo ser reemplazado por una empresa de especialistas en mosaicos, se colocó sobre una nueva superficie de hormigón y se separó de la sábana de lino. Un año después de que se tomó la foto, el sitio fue asegurado porque fue comprado por Ivan Margary para el Sussex Archaeological Trust, por lo que esta fue la única vez que se levantó un mosaico de esta manera.

¿Aprendió Cunliffe mucho sobre la construcción de mosaicos siendo tan cercano y personal con uno? “La pregunta que se hace sobre los mosaicos es: ¿se prefabricaron en un taller en secciones, y luego se sacaron en secciones y se colocaron, que probablemente es cómo se hicieron algunos de los paneles más elaborados? Pero supongo, ya sabes, para estos mosaicos muy elaborados con figuras en los paneles, las figuras bien podrían haber sido hechas en el taller y sacadas de la misma manera [como enrollaron este mosaico], por lo que posiblemente hechas al revés o hecho en una bandeja de arena o algo así, y luego algo se pegó a la superficie, y luego se llevó todo al sitio y se colocó donde lo deseaba en un poco de mortero. Luego se arrancó la tela y se pudo hacer el mosaico a su alrededor. Así es como uno sospecha que se hicieron los más elaborados ".

Los mosaicos ahora se exhiben espléndidamente en Fishbourne Roman Palace bajo un gran marco cubierto, con pasarelas elevadas para que pueda verlos bien desde arriba. Según el Dr. Robert Symmons, actual conservador de Fishbourne Roman Palace, “Cunliffe fue un verdadero pionero, y él es en gran medida responsable del hecho de que los visitantes del Palacio hoy puedan ver las que siguen siendo las colecciones más grandes de en el lugar Mosaicos romanos exhibidos en Gran Bretaña. Los mosaicos en Fishbourne continuaron levantándose hasta la década de 1980, para su conservación. Hoy en día se tiende a evitar una intervención tan dramática, con preferencia para centrarse en el seguimiento y control de las condiciones ambientales. Sin embargo, cabe señalar que el mosaico que se levanta en la fotografía sigue siendo uno de los más estables a la vista, un testimonio de la eficacia de la técnica que utilizó Cunliffe para levantarlo ".


Gourmets de Garum

Al igual que los diferentes tipos de vino o quesos de hoy, el garum venía en todo tipo de diferentes grados y precios, según el tipo de pescado utilizado para prepararlo y la concentración del líquido. El producto más débil solía estar destinado a cocinas más modestas, pero en el último Imperio Romano, las fábricas de Armórica (la actual Bretaña en Francia) producían garum barato para satisfacer la enorme demanda del ejército.

Mientras tanto, los ricos buscaban garum de alta gama. Plinio el Viejo ensalza una variedad gourmet en particular conocida como garum sociorum, que se produjo en las afueras de Carthago Nova (la actual Cartagena en el sur de España). Alabando a los cielos este producto a base de caballa, Pliny puso su fragancia a la par con los mejores ungüentos o perfumes.


Dentón y lábrido

Un mosaico de la isla de Mitilene muestra a dos pescadores sentados en un barco. Un niño con una capa marrón filas detrás de ellos. Un hombre barbudo en la parte delantera del barco está a punto de matar un pulpo con su tridente. Viste una túnica verde con mangas cortas. Un “nudo” apuntando hacia arriba en la parte posterior de ambas figuras podría ser una señal de que han atado una tela grande (focale) sobre la ropa interior (túnica) para protegerlas de la intemperie.



Contenido

Se dice que Baiae lleva el nombre de Baius (griego: Βαῖος, Baîos), el timonel del barco de Odiseo en Homero Odisea, quien supuestamente fue enterrado cerca. [2] El adyacente "Golfo de Baian" (latín: Sinus Baianus) lleva el nombre de la ciudad. Ahora forma la parte occidental del golfo de Pozzuoli. [2]

El asentamiento también se mencionó en 178 a. C. con el nombre Aquae Cumanae ("Aguas de Cumas"). [3]

Baiae se construyó en la península de Cumaean en Phlegraean Fields, un área volcánica activa. Quizás se desarrolló originalmente como el puerto de Cumas.

Baiae estuvo particularmente de moda hacia el final de la República Romana. Marius, Lucullus y Pompey lo frecuentaban. [4] Julio César tenía una villa allí, y gran parte de la ciudad se convirtió en propiedad imperial bajo Augusto. [ cita necesaria ] Nerón hizo construir una villa notable a mediados del siglo I y Adriano murió en su villa en el año 138 d. C. [5] También era un lugar favorito del emperador Septimio Severo. [4] Los centros turísticos a veces capitalizaban sus asociaciones imperiales: Suetonio menciona en su historia que la capa, el broche y la bulla de oro que le dio al joven Tiberio la hija de Pompeyo, Pompeia Magna, todavía estaban en exhibición alrededor del año 120 d. C.

Según Suetonio, en el año 39 d.C., Baiae fue el lugar de una maniobra del excéntrico emperador Calígula para responder a la predicción del astrólogo Trasilo de que "no tenía más posibilidades de convertirse en emperador que de montar a caballo por el golfo de Baiae". Calígula ordenó que se construyera un puente de pontones de 3 millas de largo con barcos incautados de la zona, unidos y cargados con arena, que se extendía desde Baiae hasta el puerto vecino de Puteoli. Vestido con un manto de oro, luego lo cruzó sobre un caballo. [6] Cassius Dio's Historia romana También incluye el evento, con el detalle de que el emperador ordenó que se erigieran a intervalos a lo largo del puente lugares de descanso y habitaciones con agua potable. [7] Todavía en el siglo XVIII, se mostraban fragmentos dispersos a los turistas como el "Puente de Calígula". [8] Malloch ha argumentado que el relato de Suetonio probablemente estuvo influido por su prejuicio contra Calígula, afirma que "el acto de tender un puente sobre la bahía de Nápoles fue un medio excelente y seguro para sentar las bases de las fuerzas armadas [de Calígula]". gloria." [9]

Baiae era conocida por el estilo de vida hedonista de sus residentes e invitados. En el 56 a. C., la destacada socialité Clodia fue condenada por la defensa en el juicio de Marcus Caelius Rufus por vivir como una ramera en Roma y en el "concurrido centro turístico de Baiae", disfrutando de fiestas en la playa y largas sesiones de bebida. Una elegía de Sexto Properio escrita en la época de Augusto la describe como una "guarida de libertinaje y vicio". En el siglo I, "Baiae y Vice" formó una de las epístolas morales escritas por Séneca el Joven, la describió como un "vórtice de lujo" y un "puerto de vicio" donde las niñas iban a jugar a ser niñas, a las ancianas como niñas y algunos hombres como niñas según un meneo del siglo I a. C. [ cita necesaria ]

Nunca alcanzó el estatus municipal, siendo administrado en su totalidad por la cercana Cumas. [4]

Desde el año 36 a. C., Baiae incluyó Portus Julius, la base de la flota occidental de la Armada Romana antes de que fuera abandonada debido a la acumulación de sedimentos del lago Lucrinus (desde el cual un canal corto conducía al lago Avernus) para los dos puertos en Cape Misenum 4 millas. (6,4 km) al sur.

Baiae fue saqueada durante las invasiones bárbaras [4] y nuevamente por asaltantes musulmanes en el siglo VIII. Estaba desierto debido a la malaria recurrente en 1500, [ cita necesaria ] pero Pedro de Toledo erigió un castillo, el Castello di Baia, en el siglo 16. [4]

El sitio había revelado ocasionalmente esculturas romanas. La Afrodita de Baiae, una variante de la Venus de Medici, supuestamente fue excavada allí en algún momento antes de 1803, cuando el anticuario inglés Thomas Hope comenzó a exhibirla en su galería de Duchess Street en Londres. [10]

Los importantes restos arqueológicos fueron excavados intensamente a partir de 1941, revelando capas de edificios, villas y complejos termales pertenecientes a períodos desde la era republicana tardía, la augusta, la adriana hasta el imperio tardío.

El descenso del suelo por debajo del nivel del mar, debido al bradiseísmo, parece haber ocurrido en dos fases: entre los siglos III y V, todavía en la era imperial tardía, seguida de una inmersión más sustancial un siglo después. La parte inferior de Baiae fue sumergida en gran parte por el mar en el siglo VIII. [11]

Se descubrió un alijo de moldes de yeso de esculturas helenísticas en el sótano de las Termas de Sosandra en Baiae, que ahora se exhiben en el museo arqueológico de la ciudad. [12] La colección incluye partes de varias esculturas famosas, incluida la de Atenas. Harmodius y Aristogeiton y la Atenea de Velletri. Sugiere que el área tenía un taller que producía en masa copias de mármol o bronce del arte griego para el mercado italiano. [13]


Contenido

El sitio en sí fue descubierto accidentalmente en 1805, durante la construcción de una nueva casa en los terrenos de las antiguas ruinas romanas. [2] Los trabajadores descubrieron un pavimento de 13 pies de ancho, así como fragmentos de columnas. En los años siguientes, los habitantes locales que vivían muy cerca del sitio desenterraron restos adicionales, como fragmentos de cerámica y porciones de mosaicos. Sin embargo, los lugareños no pudieron concebir el hecho de que los hallazgos eran parte de una estructura desconocida más grande que permanecía debajo de la superficie. [3] No fue hasta 1960, que Aubrey Barrett, un ingeniero que trabajaba para Portsmouth Water Company, descubrió los cimientos de un "edificio de mampostería" ubicado al norte de la carretera principal mientras cavaba una zanja para una tubería principal de agua. [4]

Este redescubrimiento de la estructura antigua llamó la atención de la Sociedad Arqueológica de Sussex y desencadenó la primera serie de excavaciones, dirigidas por el arqueólogo Barry Cunliffe y su equipo en 1961. [5] Los hallazgos de Cunliffe de sus excavaciones proporcionan la parte más significativa de la información asociada. con el sitio. [4] En los años posteriores a las excavaciones iniciales dirigidas por Cunliffe, se llevaron a cabo una serie de excavaciones adicionales, cada una de las cuales se centró en desenterrar varias otras áreas del sitio antiguo. [4]

Para sorpresa de arqueólogos e historiadores por igual, cada etapa de las excavaciones reveló detalles previamente desconocidos que rodean la vasta y compleja historia del sitio. [4] Por ejemplo, de 1995 a 1999, los arqueólogos John Manley y David Rudkin realizaron excavaciones que se centraron en las porciones del sur del sitio, que expusieron evidencia significativa de actividad humana antes de la conquista romana en 43 EC. [6] En el transcurso de cinco años, el equipo de arqueólogos de Manley descubrió casi doce mil artefactos, incluidas herramientas de pedernal que se cree que datan del período Mesolítico (alrededor de 5000-4000 a. C.) y podrían indicar la presencia de un cazador y recolectar asentamiento cerca de la ubicación actual del palacio de Fishbourne. [6] Aunque, la evidencia más intrigante y significativa de la actividad humana prerromana en el sitio proviene de una zanja que contiene casi setecientos fragmentos de cerámica y una taza que se remonta a un período de la Edad del Hierro Tardía. [6] Los hallazgos hechos por Manley y su equipo desafían las suposiciones anteriores de Cunliffe al sugerir la probable presencia de actividad humana significativa en Fishbourne antes del 43 EC.

El sitio de la villa romana excavada era tan grande que se conoció como Fishbourne Roman Palace. En tamaño, es aproximadamente equivalente a la Casa Dorada de Nerón en Roma o a la Villa Romana del Casale cerca de Piazza Armerina en Sicilia, y en el plano refleja de cerca la organización básica del palacio del emperador Domiciano, la Domus Flavia, terminado en 92 EC. sobre el monte Palatino en Roma. Fishbourne es, con mucho, la residencia romana más grande conocida al norte de los Alpes. Con aproximadamente 500,000 pies cuadrados, tiene una huella más grande que el Palacio de Buckingham.

La ubicación de Fishbourne, en las proximidades de Chichester (Noviomagus reginorum), a menudo se considera cuando se habla de la opulenta riqueza representada en Fishbourne, así como de la solidificación para el reclamo de Cogidubnus como propietario de la villa. La ciudad de Chichester estaba en el corazón de la tribu dominante Atrebates, pero su temprana introducción al imperialismo romano creó una relación pseudo-amistosa entre los romanos y los Atrebates. Los pueblos tribales de la zona fueron posteriormente llamados Regnii después de haber sido gobernado por reyes clientes romanos durante tanto tiempo. [7] Un artículo de investigación escrito por David Tomalin sugiere que el palacio de Fishbourne posiblemente haya sido designado como "sede del señorío", lo que significa que puede haber tenido una mayor autoridad financiera y social en comparación con otros palacios o villas en su vecindad. [8] Además, la proximidad del palacio al canal Fishbourne, que proporcionaba a los barcos acceso al mar, significaba que potencialmente podría haber tenido su propio puerto que recibiera barcos comerciales en algún momento. [8]

Los primeros edificios en el sitio fueron graneros, de más de 33 m de largo, aparentemente una base de suministro para el ejército romano construido en la primera parte de la conquista en 43 EC. Más tarde, se construyeron dos edificios residenciales con entramado de madera, uno con pisos de arcilla y mortero y paredes de yeso que parece haber sido una casa de cierta comodidad. [9]

Estos edificios fueron demolidos alrededor del 60 d.C. y reemplazados cerca por una elaborada y sustancial villa de paredes de piedra, o proto-palacio, alrededor del 65 d.C., que incluía un patio con jardín con columnatas y una suite de baño, junto con otros dos edificios, y utilizando material tomado de los edificios anteriores. Estaba decorado con pinturas murales, molduras de estuco y opus sectile Paneles de mármol policromados. La cabeza de tamaño natural de un joven tallada en mármol, encontrada durante las excavaciones en 1964, e identificada como una imagen de Nerón de 13 años creada en, o poco después, su adopción formal por el emperador Claudio en el 50 d.C. [10] probablemente se originó del proto-palacio. En este período temprano tuvieron que emplearse artesanos extranjeros, probablemente italianos. Este edificio no era único en esta área, ya que la villa de Angmering era similar en muchos aspectos y sugiere que varios aristócratas que viven en el área deben haber utilizado la misma mano de obra.

El palacio de tamaño completo con cuatro alas residenciales que rodean un patio con jardín formal de 250 por 320 pies (75 por 100 metros) fue construido alrededor del 75-80 EC y tardó alrededor de 5 años en completarse, incorporando el proto-palacio en su sur. esquina este. [11] La nivelación masiva del vasto sitio alcanzó hasta 5 pies (1,5 metros) en algunos lugares. Los jardines estaban rodeados de columnatas en forma de peristilo.

Las alas norte y este consistían en suites de habitaciones construidas alrededor de patios, con una entrada monumental en el medio del ala este. En la esquina noreste había un enorme salón de actos con pasillos. El ala oeste contenía salas de estado, una gran sala de recepción ceremonial y una galería. El ala sur probablemente contenía los apartamentos privados del propietario, aunque el ala norte tiene los mosaicos visibles más elaborados. El palacio incluía hasta 50 excelentes pisos de mosaico, calefacción central por suelo radiante y una casa de baños integral. Se demostró que el jardín contenía plantas elaboradas de camas con formas para setos y árboles con suministros de agua para fuentes. Además, el ala sur daba a una vasta terraza artificial dispuesta como un jardín rectangular que se extendía 300 pies hacia el mar donde había un muro de muelle. Este jardín fue plantado como un paisaje "natural" con árboles y arbustos, y con un estanque y un arroyo. También tenía columnatas en al menos un lado.

La decoración del palacio fue elaborada, incluyendo pinturas murales, molduras de estuco y opus sectile, ejemplos de paneles de mármol policromados en el museo. Al igual que en el proto-palacio, los artesanos extranjeros tuvieron que emplearse en este período temprano. El palacio sobrevivió al propietario original y fue remodelado ampliamente a principios del siglo II, y tal vez subdividido en dos o más villas separadas con la adición de baños. suite en el ala norte. Un nuevo y notable mosaico de Medusa también se colocó sobre uno anterior en el centro del ala norte alrededor del año 100 d.C.

A mediados del siglo II d.C., un mayor rediseño adicional incluyó la demolición de la reciente suite de baños y el extremo este del ala norte, probablemente debido al hundimiento del relleno anterior subyacente. Se construyeron nuevos baños en el jardín y el peristilo frente al ala este y un muro que cruzaba el jardín encerraba la mitad norte. El ala norte también se modificó ampliamente en planta, con 4 nuevos mosaicos policromados, incluido el mosaico de Cupido, que data aproximadamente del año 160 d.C. En ocasiones, se realizaron más remodelaciones a fines del siglo III. Las alteraciones finales estaban incompletas cuando el ala norte fue destruida en un incendio c. 270 d.C.

Dueño del Palacio Editar

La teoría aceptada, propuesta por primera vez por Barry Cunliffe, es que la primera fase del palacio fue la residencia de Tiberius Claudius Togidubnus (o Cogidubnus), un cacique local pro-romano que fue instalado como rey de varios territorios después de la primera etapa. de la conquista. Togidubnus es conocido por una referencia a su lealtad en el libro de Tácito. Agricola, [12] y de una inscripción que conmemora un templo dedicado a Neptuno y Minerva que se encuentra en las cercanías de Chichester. [13] Además, alrededor del 60 EC, Togidubnus recibió el título prominente de legatos Augusti, que normalmente se limita a los estadistas y aristócratas de Roma. Cunliffe correlaciona este evento con la construcción de una gran extensión de mampostería del palacio en el año 70 d.C., que era adecuada para un individuo de tan alto estatus para apoyar su teoría. [3]

Otra teoría es que fue construido para otro nativo, Sallustius Lucullus, un gobernador romano de Gran Bretaña de finales del siglo I que pudo haber sido el hijo del príncipe británico Adminius. [14] Se han encontrado dos inscripciones que registran la presencia de Lucullus en la cercana Chichester y la re-datación, por Miles Russell, del palacio a principios de los 90 EC, encajaría mucho más con seguridad con tal interpretación. Si el palacio fue diseñado para Lúculo, es posible que solo haya estado en uso durante unos pocos años, ya que el historiador romano Suetonio registra que Lúculo fue ejecutado por el emperador delirante Domiciano en el año 93 EC o poco después. [15]

Teorías adicionales sugieren que el propietario del palacio era Verica, un cliente británico rey del Imperio Romano en los años anteriores a la invasión claudiana, o incluso un tal Tiberius Claudius Catuarus, cuyo anillo de sello de oro fue descubierto [16] cerca en 1995. [17 ]

Existe una abrumadora cantidad de evidencia de que el ala norte fue completamente destruida en un incendio alrededor del año 270 d.C. Por ejemplo, algunos de los escombros del techo derrumbado, así como sus tejas y accesorios derretidos se esparcieron en la planta baja, mientras que algunas de las puertas quemadas permanecieron en pie. [4] También hay evidencia de calor extremo que se puede encontrar en las baldosas, que se decoloraron. El fuego no consumió el ala este del palacio, aunque luego se tomó la decisión de demoler los baños ubicados en dicha ala alrededor del 290 d.C. [4]

No está claro si el incendio fue accidental o intencional, sin embargo, su destrucción se correlacionó con un período de inestabilidad. Durante este período, el control de Roma sobre Gran Bretaña fue impugnado por un ex comandante militar romano llamado Carausio, que se rebeló contra la hegemonía romana y se declaró a sí mismo gobernante de la Isla alrededor del año 280 d.C. A su vez, es posible que la destrucción del palacio fuera parte de un período más generalizado de perturbación causado por la revuelta, aunque este escenario no es seguro. [2]

Todos los objetos y muebles dentro del palacio fueron completamente destruidos y lo único que quedó en pie fueron los muros del palacio. [4] El daño fue demasiado grande para repararlo, y el palacio fue abandonado y luego desmantelado. Además, el aumento del nivel del agua y las subsiguientes inundaciones en el área circundante también pueden haber influido en la decisión de no restaurar el

estructura. [4] En el transcurso de los años siguientes, los habitantes locales de Chichester asaltaron el sitio en busca de las piedras de construcción, razón por la cual los cimientos de piedra pulida de las paredes son la única parte de la estructura antigua que queda hoy.

El sitio del palacio se usó más tarde como cementerio durante el período sajón temprano, que se hizo evidente con el descubrimiento de cuatro cadáveres dentro de los cimientos de las ruinas antiguas. Durante el período medieval, el palacio se encontraba debajo de varios pies de suelo edificado y fue olvidado hasta su redescubrimiento en el siglo XIX. [4]

Edición heredada

La Sociedad Arqueológica de Sussex erigió un museo sobre el palacio excavado para proteger y preservar algunos de los restos. en el lugar. [18] El museo incorpora la mayoría de los restos visibles, incluida un ala del palacio. Los jardines se replantaron con plantas auténticas de la época romana, como rosas, lirios, romero, varios árboles frutales y setos en caja. [4] A team of volunteers and professional archaeologists are involved in a continuing research archaeological excavation on the site of nearby, possible military buildings as well as a harbour area located on the southern portion of the Fishbourne site. The latest excavation season was conducted in 2002. [4]

The Fishbourne Roman Palace Museum was closed to the public in March 2020 as a result of the COVID-19 pandemic. The Sussex Archaeological Society lost an estimated £1 million in income from visitors, and in June began a fundraising appeal so that it could continue maintaining Fishbourne Roman Palace along with other properties. [19]


NEW ARTICLES

Christian missionaries have taught people in Papua, New Guinea who had many gods before their conversion to recite the Hebrew Shema announcing only ONE GOD. Watch the video below.

GERMANICUS’ BAKERY

IN TRAJAN’S MARKET

BEST BREAD IN ROME!!

1. There were only 8 people in Noah’s Ark. T/F

2. Jonah was in the belly of the “whale” 4 days. T/F

3. The meaning in Hebrew of the word “day” always means a 24 hour period of time. T/F

4. All the names for our week days come from Roman and Norse/Anglo-Saxon gods. T/F

5. Jesus sent out 70 Disciples to preach His Good News.
T/F


Contenido

The House of the Faun was built in the 2nd century BC during the Samnite period (180 BC). [2] There is evidence, most notably in the eastern walls of the tetrastyle atrium, that after the great earthquake in AD 62, the House of the Faun was rebuilt and/or repaired [3] and the building was used again until the eruption of Mount Vesuvius. Although the eruption was devastating, the layers of ash covering the city preserved artworks, like the mosaics of the House of the Faun, which would have otherwise been likely destroyed or decayed due to the passage of time.

The House of the Faun was named for the bronze statue of the dancing faun located, originally, on the lip of the impluvium, a basin for catching rainwater it has been moved to the centre of the impluvium, as seen in the adjacent picture. Fauns are spirits of untamed woodland, which literate and Hellenized Romans often connected to Pan and Greek satyrs, or wild followers of the Greek god of wine and drama, Dionysus. It is a purely decorative sculpture of a high order: "the pose is light and graceful," Kenneth Clark observed, [4] the modeling well understood, the general sense of movement admirably sustained," though he missed in its suavity the stimulus of sharper contrasts to be found in Renaissance nudes.

Archaeologists discovered an inscription bearing the cognomen Saturninus, suggesting that the dwelling was owned by the important gens, or clan, Satria a ring bearing the family name Cassius was also found, indicating that someone of the Cassii family married into the gens Satria and lived in the House of the Faun. [5]

The House of the Faun was initially excavated in 1830 by the German archeological institute.

The House of the Faun contained the Alexander Mosaic, depicting the Battle of Issus in 333 BC between Alexander the Great and Darius III of Persia. This mosaic may be inspired by or copied from a Greek painting finished in the late fourth century BC, [1] probably by the artist Philoxenus of Eretria. [6] Unlike most Pompeian pavements of the late second and early first centuries, this mosaic is made of tesserae, and not the more common opus signinum, or other kinds of stone chips set in mortar. [7]

los Alexander Mosaic is complemented by other floor mosaics with Nilotic scenes and theatrical masks. [1] Other notable works of art from the House of Faun include an erotic Satyr and Nymph and the fish mosaic, a piece closely resembling other mosaics in Pompeii. [7]

The House of the Faun covers nearly 3000 square metres and occupies an entire city block, or insula. The house is based upon two magnificent colonnaded gardens or peristyles, one Ionic and the other Doric. It also has two atriums, the Tuscan and the peristyle atrium. [3] The focus of the decoration of the house, the Alexander mosaic, is placed on the central visual axis between the first and second peristyles, in a room referred to as an exedra. Mosaics on the floors of the peristyles evoke the flora and fauna of the Nile. The wall frescoes above these pavements are the largest surviving example of the false marble panelling characteristic of the First Pompeian Style.

Like many ancient Roman houses, the House of the Faun had tabernae, or storefront shops, and a highly sophisticated building plan, which details the many rooms. The entrance is decorated by the Latin message “HAVE”, a greeting both for meeting and parting. [8]

Like other wealthy aristocrats of the Roman Republic, the owners of the House of the Faun installed a private bath system, or balneum, in the house. The baths were located in the domestic wing to the right of the entrance, and along with the kitchen was heated by a large furnace. [1] The servants’ quarters were dark and cramped, and there was not much furniture. [9] The house features beautiful peristyle gardens, the second of which was created as a stage to host recitations, mimes, and pantomimes. Additionally, the house contained an entrance passage, a number of bedrooms (cubicula), dining rooms (triclinia) for both the summer and winter, a reception room (oecus), and an office (tablinum). [1]

Today visitors can still explore the remains of the House of the Faun in modern Pompeii, along Via di Nola. Although most of the original artworks have been relocated to the National Archaeological Museum, Naples, the most famous pieces, like the Dancing Faun and the Alexander Mosaic, have been recreated to give tourists a clearer picture of what the house was originally like. [10] Pietro Giovanni Guzzo, one of Pompeii's past archaeological superintendents, explained, “I want visitors to have the impression that they are entering the same luxurious house in which the ancient Pompeian owners lived before it was destroyed by the eruption of Mount Vesuvius in AD 79.” [10]


Contenido

The byzantine mosaic art originated in the Greek tradition of road-building, since Greek roads were often made using small pebbles organized into patterns. By the Hellenistic Period, floor and wall art made of natural pebbles was common in both domestic and public spaces. Later, as the Roman Empire expanded and became the dominant cultural force in the Mediterranean and Near East, Roman artists were heavily influenced by the Greek art they encountered and began installing mosaics in public buildings and private homes throughout the empire. They also added small clay or glass pieces called tesserae, a material that were also being in use during the Hellenistic period creating more colorful and finely-detailed images. [7]

In 330CE, the emperor Constantine moved the empire's capital from Rome to Byzantium (modern-day Istanbul), renaming it Constantinople after himself. Historians generally use this date for the beginning of the Byzantine Empire and divide Byzantine art into three historical periods: early (c. 330–750), middle (c. 850–1204) and late (c. 1261–1453). [1]

Constantine's conversion to Christianity lead to extensive building of Christian basilicas in the late 4th century, in which floor, wall, and ceiling mosaics were adopted for Christian uses. The earliest examples of Christian basilicas have not survived, but the mosaics of Santa Constanza and Santa Pudenziana, both from the 4th century, still exist. In another great Constantinian basilica, the Church of the Nativity in Bethlehem, the original mosaic floor with typical Roman geometric motifs is partially preserved.

The reign of Justinian I in the 6th century coincided with the first golden age of the Byzantine Empire. [8] In 537, he completed the construction of a new patriarchal cathedral in the capital city of Constantinople that would be the global center of the Orthodox Church: the Hagia Sofia. At the time, it was the world's largest building and considered the epitome of Byzantine architecture. [9] The cathedral was decorated throughout with what were undoubtedly some of the most incredible figurative mosaics of this time period, but unfortunately these were all destroyed during the Iconoclasms that followed. The oldest mosaics that exist today in the Hagia Sofia date from the 10th through the 12th centuries, not this earlier period. [10]

After Rome was sacked, Ravenna became the capital of the Western Roman Empire from 402 until 476, when the empire collapsed after being conquered by Theodoric the Great and the Ostrogoths. While Ravenna was under Gothic control, Arian patrons had embarked upon a notable building program of chapels and baptisteries in Ravenna. In 535, the city was conquered by Justinian I, who created the Exarchate of Ravenna, effectively making Ravenna the seat of Byzantine power on the Italian Peninsula. Orthodox bishops under Justinian continued and expanded the construction of basilicas to the adjacent port city of Classe, commissioning some of the finest mosaics anywhere in the world. Surviving monuments, some of which predate Exarchate, include the Basilica of San Vitale, the Archiepiscopal Chapel, the Arian Baptistry, the Neonian Baptistry, the Mausoleum of Galla Placidia, the Basilica Sant’Apollinare Nuovo, the Mausoleum of Theodoric and the Basilica of Sant'Apollinare in Classe. All eight of these monuments have been inscribed on the UNESCO World Heritage list as superb examples of early Christian mosaic art. [11]

Although it might be the most famous, Ravenna is by no means the only place where early Byzantine Mosaics are well-preserved today. The city of Thessaloniki in Greece was the second most important city in the empire in terms of both wealth and size, [12] and like Ravenna its early Christian monuments have been designated UNESCO World Heritage sites. Masterpieces of early mosaic art in Thessaloniki include the Church of Hosios David, the Hagios Demetrios, and the Rotunda. [13]

In addition, archeological discoveries in the 19th and 20th centuries unearthed many Early Byzantine mosaics in the Middle East, including the Madaba Map in Jordan as well as other examples in Egypt, Lebanon, Syria, Israel, and Palestine.

The events that mark the division between early and middle Byzantine art are called the Iconoclastic Controversies, which took place from 726–842. This period is defined by a deep skepticism towards icons in fact, Emperor Leo III placed an outright ban on the creation of religious images, and authorities within the Orthodox Church encouraged the widespread destruction of religious art, including mosaics. As a result, the iconoclastic period drastically reduced the number of surviving examples of Byzantine art from the early period, especially large religious mosaics. [14]

Following the Iconoclasm, Byzantine artists were able to resume creating religious images, which people accepted not as idols to be worshiped, but as symbolic and ceremonial elements of religious ritual spaces. [5] The first part of this period, from 867–1056, is sometimes called the Macedonian Renaissance and is seen as the second golden age of the Byzantine Empire. [15] Churches throughout the empire, and especially the Hagia Sophia in Constantinople, were redecorated with some of the finest examples of Byzantine art ever created. For instance, the monasteries at Hosios Loukas, Daphni, and Nea Moni of Chios have all been recognized as UNESCO World Heritage Sites, [16] and they contain some of the most magnificent Byzantine mosaics from this period. [2]

Until the disastrous sack of Constantinople in 1204 at the hands of the Fourth Crusader Army, Byzantium was seen by many in Europe as the last light of civilization due to its inherited legacy of Rome and continued cultural sophistication. So during the 10th and 11th centuries, even states that were at odds with the Byzantine Empire imitated Byzantine style and sought out Greek artists to create religious mosaic cycles. For instance, the Norman King Roger II of Sicily was actively hostile to Byzantium, but he imported Greek craftspeople to create the mosaics for Cefalù Cathedral. [5] Similarly, the earliest surviving mosaics in St. Mark's Basilica in Venice were probably created by artists who had left Constantinople in the mid-11th century and also worked at Torcello Cathedral. [17]

Like other mosaics, Byzantine mosaics are made of small pieces of glass, stone, ceramic, or other material, which are called tesserae. [18] During the Byzantine period, craftsmen expanded the materials that could be turned into tesserae, beginning to include gold leaf and precious stones, and perfected their construction. Before the tesserae could be laid, a careful foundation was prepared with multiple layers, the last of which was a fine mix of crushed lime and brick powder. On this moist surface, artists drew images and used tools like strings, compasses, and calipers to outline geometric shapes before the tesserae were carefully cemented into position to create the final image. [4]

In Byzantine religious art, unlike the Classical Greek and Roman art that preceded it, symbolism became more important than realism. Instead of concentrating on making the most realistic images possible, mosaic artists of this time wanted to create idealized and sometimes exaggerated images of what existed inside the soul of a person. In addition, when used in a religious space, the overall effect created by a sea of glittering, brightly-colored and gilded tesserae took precedence over literal realism. The goal of the artist was to create an overall feeling of awe, of being in a spiritual realm, [4] or even the sense of being in the presence of God. [6] Details were not supposed to distract from the main themes. [19]

However, not all Byzantine mosaics were religious in nature. In fact, mosaic art was commonly used to decorate the floors and walls of public and private spaces with geometric patterns and secular figurative subjects. [2]

Some Western art historians have dismissed or overlooked Byzantine art in general. For example, the deeply influential painter and historian Giorgio Vasari defined the Renaissance as a rejection of "that clumsy Greek style" ("quella greca goffa maniera"). [20] However, Byzantine artists and their mosaics in particular were highly influential on the rapidly expanding Islamic decorative arts, on Keivan Rus', [5] and modern and contemporary artists across the world. [6]

Islamic art began in the 7th century with artists and craftsmen mostly trained in Byzantine styles, and though figurative content was greatly reduced, Byzantine decorative styles remained a great influence on Islamic art.

As Eastern Orthodox Christianity spread northward and eastward, the Byzantine empire became economically and culturally tied to Kievan Rus'. In the late 10th century, Vladimir the Great introduced Christianity with his own baptism and, by decree, extended it to all inhabitants of Kiev. By the 1040s, Byzantine mosaic artists were working in the Hagia Sophia at Kiev, leaving a lasting legacy not only on Russian decorative arts but also medieval painting. [5]


Ver el vídeo: Acueducto romano de Les Ferreres o Pont del Diable Tarragona - Roman aqueduct in Tarragona